Novedades

Wado De Pedro llegó a Israel junto a otros ministros y gobernadores para una misión comercial y política

El ministro del Interior verá a dirigentes del Estado hebreo y recorrerá proyectos vinculados al desarrollo hídrico del país; lo recibió la embajadora en Buenos Aires, Galit Ronen

Tomar distancia física de la feroz interna que sacude al oficialismo y en la que intenta, a su modo, hacer equilibrio. Afianzar la relación con Israel, aliado histórico de Estados Unidos, la superpotencia con la que se sucedieron los cruces pero a la que el Gobierno que intenta conquistar en las últimas semanas. Mostrarse una vez más como un camporista “amigable” ante políticos, inversores y empresarios, de cara también a una nunca negada candidatura presidencial el año próximo.

Con esas estrategias en mente llegó en la noche del viernes a esta bella y moderna ciudad a orillas del mar Mediterráneo el ministro del Interior, Eduardo de Pedro, a la cabeza de una importante delegación de siete gobernadores, ministros y funcionarios, en una misión comercial que tiene como principal objetivo explorar los proyectos que Israel tiene en marcha con relación con la desalinización, el uso y la utilización del agua en terrenos desérticos como lo es gran parte del territorio israelí.

Llegaron en vuelo de línea vía Frankfurt junto a De Pedro los gobernadores peronistas de Entre Ríos, Gustavo Bordet; de Catamarca, Raúl Jalil, de Formosa, Gildo Insfrán, de Santa Cruz, Alicia Kirchner y de San Juan, Sergio Uñac. Por la oposición llegó el mandatario radical de Mendoza, Rodolfo Suárez, y la gobernadora de Río Negro, Arabela Carreras, además de la incorporación de Jorge Neme, vicejefe de gabinete y hombre de confianza del jefe de gabinete, Juan Manzur. Llegado además junto al ministro de Ciencia, Daniel Filmus, los esperaba el ministro de Agro, Julián Domínguez, quien monitoreó desde aquí la tensa relación con el campo que llevó a cano este sábado una nueva y nutrida protesta en plaza de Mayo.

“Durante más de 70 años, Israel ha estado a la vanguardia de la tecnología del agua, desarrollando algunas de las soluciones de agua más poderosas del planeta (desalinización, riego por goteo, medición inteligente, etc.), dicen desde la organización de la misión, que contó con el aval de la embajada de Israel en Buenos Aires y que fue motorizado por los gobernadores y el hombre de De Pedro en el Consejo Federal de Inversiones, Ignacio Lamothe.

“Este viaje surge como iniciativa de los gobernadores y gobernadoras a la hora de pensar la Argentina del futuro, de cómo aumentamos la producción en Argentina”, dijo De Pedro en una declaración a la prensa, en la noche del sábado, junto a varios gobernadores y la embajadora de Israel en el país, Galit Ronen. “Esta es una visita sin precedentes, con gusto compartimos lo que aprendimos en nuestra historia con la Argentina”, dijo la embajadora en otro guiño hacia el Gobierno.

La agenda tendrá que cominzó este domingo, por supuesto, mucho tiempo destinado a esa área, con visitas a la empresa estatal de agua Mekorot, plantas de filtrado en Eshkol (una de las más grandes del mundo), el proyecto Menashe que permite capturar a través de canales aguas para agricultura y un kibutz (granja colectiva) como Magal, que contiene una empresa dedicada también al riego

Pero habrá espacio para la política. Ya hoy domingo, luego de la visita al Museo del Holocausto (Yad Va Shem) de Jerusalén, al que llegó el presidente Alberto Fernández en su primera visita a Israel en enero de 2020, la delegación será recibida por el vicedirector para América latina de la cancillería, Jonathan Peled, que en la noche del viernes dio la bienvenida virtual a la delegación, a su llegada al aeropuerto Ben Gurión. También mañana, en Jerusalén, De Pedro y la delegación se encontrarán con el canciller Yair Lapid, hombre fuerte del gobierno del primer ministro Naftali Bennet, sacudido por tensiones internas y el recrudecimiento de la violencia palestina.

En la tarde del lunes, De Pedro se reunirá con su colega israelí Ayelet Shaked, El miércoles está previsto el encuentro con el presidente Isaac Herzog, que cumple un rol protocolar pero tiene una mayor participación política que sus antecesores.

La gira, con cierre el jueves a mediodía luego de visitar el centro Shimon Peres para la Paz, fundado por el expresidente y firmante de los acuerdos de paz de Oslo con la Autoridad Nacional Palestina, comenzó informalmente con la visita del sábado al Muro de los Lamentos, los restos del antiguo Gran Templo de Jerusalén, cita obligada de mandatarios de todo el mundo que llegan al Estado hebreo. En otra práctica de sus dotes de equilibrista, y también atento a la tensión que hoy se vive entre Israel, De Pedro y la comitiva también estuvieron un rato más tarde a pocos pasos, en la Iglesia del Santo Sepulcro y el Monte de los Olivos, lugares sagrados para el cristianismo.

Jaime Rosemberg/La Nación
compartir