El plan tuvo vigencia desde el 1 de junio hasta el 31 de julio y para acceder a este beneficio, era requisito abonar un monto menor o igual a 1.500 pesos por mes. Se recaudaron más de 28,8 millones de pesos.Así lo dijo el titular del organismo, Marcelo Bisogni, quien afirmó que “la medida permitió que más familias entrerrianas puedan cancelar totalmente sus cuotas, obtener el libre deuda y empezar los trámites de escritura. A partir de ahí, la casa es totalmente propia, sin ningún tipo de hipoteca o gravamen y de libre disponibilidad».

El directivo puso de manifiesto que “cuando un entrerriano accede a una vivienda del IAPV, accede a más que sólo una casa. Accede a un hogar y a un espacio propio de realización familiar».

«Al hacerlo, asume también un compromiso solidario para con otro vecino que está esperando una solución a su problema habitacional”, finalizó el funcionario.