Novedades

Lisandro «Licha» Martínez y Roberto «Ratón» Ayala ciudadanos ilustres de la provincia de Entre Ríos

La Cámara de Diputados de Entre Ríos realizó un reconocimiento, como ciudadanos ilustres, a los entrerrianos Lisandro “Licha” Martínez y a Roberto “Ratón” Ayala, integrantes de la Selección Argentina de fútbol que se consagró campeona del mundo en Qatar.

La declaración de ambos como ciudadanos ilustres fue propuesta tanto por la diputada Paola Rubatino, diputada oriunda de Gualeguay al igual que Martínez, y el diputado José Cáceres, paranaense al igual que Ayala.

Lisandro Martínez: desde el Barrio Molino de Gualeguay a la Gloria Eterna

Se dijo cuando empezó el Mundial que había un dato que nos hacía ilusionar. En todos los planteles campeones hubo un gualeyo: ahora, Lisandro Martínez.

Un chico que se crió en estas calles, que pateó en estos potreros, que se subió a estos árboles que resisten de pie como en pocos lugares de la ciudad, está a miles de kilómetros defendiendo los colores de la patria. Esta vez no van a ser noticia en los medios de comunicación por el estigma del delito, que tantas veces les colgó un cartel que no merecían. Un hijo pródigo de estas calles se convirtió en gloria eterna.

Hizo las inferiores en el Club Urquiza y pasó por Libertad. Cuando era chico lo llevaron a Boca y se volvió porque extrañaba. Después lo llevaron a Newell’s y nuevamente no aguantó estar lejos de esa familia que todavía recorre las calles del Molino. La tercera fue la vencida. Newells, Defensa y Justicia, Ajax, Manchester United y lo más importante de todo: integrante de la selección argentina que hace unas horas nos dio la tercera estrella.

Licha es el segundo jugador entrerriano en ser campeón del mundo tras Jorge Burruchaga en 1986.

 

La caravana en la ciudad es una locura total. Recreó lo mismo que sucedió en todos los rincones de la patria. A través de la historia de las raíces de nuestro héroe local vamos a tratar de entender de qué material están hechos los sueños.

 

Lo propio se hizo para Roberto Fabián Ayala, integrante del cuerpo técnico de Lionel Scaloni y oriundo de Paraná.

Roberto Fabián Ayala nació en Paraná, Entre Ríos. Dio sus primeros pasos en el Ferrocarril Oeste de Buenos Aires, club al que se unió en 1991, cuando tenía 19 años. Pronto heredó el apodo de «Ratón», con el que era conocido su padre, otro fantástico central. Allí disfrutó de tres espléndidas campañas, hasta que en 1994 marchó a River Plate, debutando también con la selección albiceleste. Ganó el Torneo Apertura con River y dio el gran salto a Europa. En 1995 firmó por el Nápoles, donde cuajó tres temporadas excelentes, completando 86 partidos en la Serie A. Tres años después, en 1998, fichó por el AC Milan, pero allí no tuvo demasiadas oportunidades. Tan sólo disputó 24 partidos en dos temporadas, aunque logró conquistar el scudetto con el equipo lombardo.

El Valencia, que buscaba un central de garantías para reforzar la zaga del equipo, no dudó en firmar a Ayala por tres temporadas a cambio de 6,5 millones de euros. Nada más llegar, se convirtió en el líder de la defensa, contribuyendo decisivamente a que esa campaña el club valencianista encajara sólo 34 tantos en 38 partidos. Aquel primer año no lo pudo culminar con el ansiado triunfo en la Champions League, el Bayern de Múnich se llevó la copa en los penaltis. Pero en la siguiente se vería recompensado. El Valencia conquistó la Liga y Ayala fue el autor del primer tanto en el partido ante el Málaga CF en el que se proclamarían campeones.

En septiembre de 2003 amplió su contrato hasta junio de 2007. Esa temporada fue aún más gloriosa, ya que ganó su segunda Liga y la Copa de la UEFA, tras derrotar al Olympique de Marsella en la final. La temporada siguiente, las lesiones le mantuvieron fuera de la mayor parte de la Liga, incluso se tuvo que perder la victoria frente al Oporto en la Supercopa de Europa. Su ausencia no ayudó al Valencia en su pobre actuación esa temporada a las órdenes del italiano Claudio Ranieri. Las siguientes temporadas, sin embargo, volvió a ser el líder de la zaga defensiva bajo las órdenes de Quique Sánchez Flores.

En febrero de 2007, al no llegarse a un acuerdo para su renovación con el Valencia, Ayala firmó un contrato con el Villarreal, pero el 14 de julio de 2007 el Real Zaragoza pagó la cláusula de rescisión que tenía en su nuevo contrato con el club castellonense. Ese mismo año decide renunciar a la selección tras perder la final de la Copa América. En su primer año con el Real Zaragoza, no pudo evitar el sorprendente descenso a la Segunda División, aunque el año siguiente lograría de nuevo el ascenso, siendo Ayala una de las piezas fundamentales para el técnico Marcelino García Toral, llegando a anotar 3 goles.

El enero de 2010 rescinde su contrato con el Zaragoza y ficha por el Racing de Avellaneda. En diciembre de ese mismo año, Ayala anuncia su retirada del fútbol profesional. Para la historia quedara siempre Roberto Ayala como figura mítica del valencianismo, por su enorme capacidad defensiva y liderazgo sobre el terreno de juego. Sin duda, uno de los mejores defensas que ha vestido la camiseta valencianista en toda su historia.

Selección Argentina

El “Ratón” Ayala defendió la camiseta celeste y blanca en 115 partidos y marcó 7 goles. De hecho, es el cuarto jugador argentino con más presencias en la Selección Argentina después del Javier “Pupi” Zanetti, Lionel Messi y Javier Mascherano.

Su debut internacional se produjo el 16 de noviembre de 1994 en la goleada 3-0 sobre Chile. El entrerriano jugó de titular todos los partidos en la Copa del Mundo de Francia 1998, en la que el conjunto nacional quedó eliminado en cuartos de final.

En el siguiente Mundial —Corea y Japón de 2002— sufrió uno de los peores golpes de su carrera. El paranaense se lesionó en el calentamiento del primer partido de la fase de grupos, frente a Nigeria. Para colmo, los dirigidos por Marcelo Bielsa fueron eliminados en primera ronda.

La revancha llegó cuatro años después, en Alemania 2006. Ayala fue titular indiscutido y marcó un gol ante la selección local en cuartos de final. Sin embargo, Argentina quedó eliminada en los penales tras empatar en los 120 minutos.

En 2007 el defensa central decidió renunciar a la Selección luego de perder la final de la Copa América, dejando así su capitanía y una gran historia sobre sus espaldas, en la que ganó dos medallas olímpicas: de plata, en Atlanta 1996, y de oro, en Atenas 2004.

Hoy en día forma parte del cuerpo técnico de la Selección Argentina que dirige Lionel Scaloni, actividad que matiza con sus dos hobbies: la pintura y el footgolf.

compartir