Novedades

A la espera del anuncio de nuevas medidas el dólar blue bajó 14 pesos y cerró a $ 282

El mercado mostró dos caras en la primera rueda de agosto. Por un lado, continuó el retroceso de los dólares alternativos, con el dólar blue yendo a $ 282 y los dólares financieros por debajo de los $ 280, mientras siguió la recuperación de los bonos.

Por el otro, el mercado cambiario operó en montos mínimos y esto llevó al Banco Central a empezar el mes con ventas de US$ 110 millones para asistir a la demanda de los importadores de energía.

El «efecto Massa» se siguió sintiendo sobre los dólares alternativos: el dólar blue bajó 14 pesos en el día hasta cerrar en $ 282, mientras que el contado con liqui terminó en $ 279,8 y el dólar MEP en $ 274,5.

Con esta caída, el blue se sigue desinflando. Ya perdió 68 pesos desde el pico de $ 350 que tocó horas antes de que se anunciará la designación de Sergio Massa como nuevo ministro de Economía, Desarrollo Productivo y Agricultura. Esto redujo la brecha cambiaria, que llegó a tocar el 162% la semana pasada al 115% actual.

Los bonos también siguieron con la racha positiva y repuntaron hasta 7%, lo que llevó al riesgo país a 2394 puntos básicos.

En cambio, la reacción de las acciones fue negativa tanto en Buenos Aires como en Nueva York. En la bolsa porteña el Merval pierde 4%, mientras que los ADR caen hasta 4%, con pocas excepciones como Edenor, que sube 7%.

Los dólares alternativos bajan como una reacción positiva del mercado a la designación de Massa, potenciada con la perfomance positiva de los mercados globales que se magnifica al tocar a los mercados emergentes.

Detrás de esta baja del contado con liqui y el MEP está también el efecto de las medidas que tomó recientemente el Banco Central. Por un lado subió la tasa de referencia del mercado para las colocaciones en pesos del 52 al 61% para darles más atractivo ante los dólares que retroceden.

Y por otro forzó a las empresas a desprenderse de parte de sus operaciones en CEDEAR -certificados de acciones globales que cotizan en el exterior- al fijar un límite de tenencia para las compañías.

El mercado de dólares está formado hoy por tres grandes bloques. Por un lado está el Mercado Unico y Libre de Cambios (MULC), el más grande de todos, donde los exportadores e importadores y los bancos compran y venden divisas al tipo de cambio oficial -$ 132 por dólar-, con el Central como árbitro para fijar el precio.

Allí se negocian cerca de US$ 1.000 millones por día, pero en las últimas semanas en medio de la crisis económica y las expectativas de que haya una devaluación en el mediano plazo, los exportadores fueron retaceando la oferta y el Central quedó como único oferente ante la fuerte demanda de los importadores, azuzada por las compras de energía.

Esto hizo que el Central se viera obligado a vender US$ 1.218 millones a lo largo de julio y US$ 110 millones en el arranque de agosto, en un día en que fue prácticamente el único oferente con un volumen negociado de US$ 246 millones y demandas de importadores de energía por más de US$ 100 millones.

El segundo segmento es el de los dólares financieros, formado por el contado con liqui o CCL, usado para sacar divisas del país, y el dólar MEP, que se opera en la bolsa porteña. Se trata de un circuito legal que no tiene cupos ni límites para operar y donde las transacciones se dan entre privados. Así el precio del dólar se negocia entre compradores y vendedores que usan bonos y acciones argentinos como vehículos para dolarizarse. Este precio del dólar no está determinado por Banco Central. 

Sin embargo, el Central mete la cuchara en este mercado de dos maneras. A través de las regulaciones va apretando el cerco cambiario para endurecer las condiciones para que los inversores operen en este mercado e ir secando la plaza.

Además, aquí tanto el Central como los otros entes públicos pueden influir en el precio de los bonos e indirectamente en el del CCL o el MEP saliendo a vender títulos para hacer que el precio baje, algo que según fuentes del mercado habría ocurrido en los últimos días. Los dólares financieros se estima que mueven cerca de US$ 50 millones al día.

El tercer segmento cambiario es el del dólar blue. Es un mercado ilegal en el que se mueven cerca de US$ 5 millones por día y que tiene gran impacto en la opinión pública. Aquí tampoco influyen las cotizaciones del Central, ya que compran y venden entre privados de manera informal. Pero en algunas ocasiones aparecen «manos amigas» cercanas al Gobierno que salen a vender para hacer bajar el precio. Esto habría ocurrido en las últimas ruedas, por parte de empresarios y banqueros con buena llegada al flamante ministro.

Este escenario de dólares diversos hace que pese a que baja el dólar blue, el Central no puede frenar la sangría de divisas en el MULC y en consecuencia, no consigue sumar reservas. En lo que va del año, el Central apenas pudo comprar US$ 500 millones, lo que compromete la meta de acumulación de reservas pactadas con el Fondo Monetario.

compartir