Novedades

Acuerdo con Brasil: financiarán importaciones a 366 días

Los ministros de Economía, Sergio Massa y de Brasil, Fernando Haddad, anunciaron el compromiso de instrumentar una línea de financiamiento de importaciones a 366 días entre el Banco de la Nación Argentina y el Banco do Brasil con el propósito de facilitar las compras en el vecino país. Asimismo, ambos funcionarios reconocieron que se está trabajando para la ampliación del uso de monedas locales para los intercambios entre la Argentina y Brasil.

El titular del Palacio de Hacienda explicó que “avanzamos en un programa de financiamiento de exportaciones recíproco que tiene por objetivo, en el caso de Brasil, aumentar el volumen y simplificar la vida de las empresas brasileñas a la hora de exportar a la Argentina, y en el caso de Argentina aumentar el ritmo de abastecimiento en lo que es las cadenas de valor argentina, y además disminuir el peso que el comercio bilateral con Brasil tienen nuestras reservas a la hora del día al día o semana a semana del cálculo de reservas netas del Banco Central”.

El mecanismo consiste en que el Banco do Brasil asume un compromiso con las empresas brasileras y el Banco Nación asume un compromiso con las empresas argentinas. “Al aumentar la línea de crédito, el Banco do Brasil a 366 días, la obligación de pago de divisas se corre un año y un día, y ese es el impacto positivo que tienen las reservas del Banco Central argentino, porque la operación de pago es automática por parte del Banco Nación y el financiamiento en reales lo realiza el banco do Brasil a las empresas brasileras”, explicó Massa.

Agregó que consiste en “la ampliación de una línea de crédito ya existente que, por ampliar plazo a 366 días, beneficia a empresas brasileras que acceden automáticamente al sistema de exportaciones a la Argentina, y a empresas argentinas que no tienen la dificultad del régimen de financiamiento que exige el denominado régimen SIRA”.

Ante una consulta de Ámbito sobre la implementación de esta línea, el ministro anticipó que “la primera semana de febrero viaja un equipo del ministerio de Economía, más un equipo del Banco Nación, vamos a aprovechar para trabajar en otros temas. En paralelo, el de integración energética, el segundo tramo del Gasoducto, centralmente vamos a tratar de que en la primera semana de febrero podamos tener definido el mecanismo de funcionamiento con los regímenes de garantía”.

El titular del Palacio de Hacienda recordó que este mecanismo de financiación de importaciones ya se realiza a través del Banco do Brasil y el Banco Patagonia (la primera entidad es propietaria del Patagonia), ahora se amplía al Banco de la Nación y la intención es que también se sumen bancos provinciales.

El mecanismo consiste en que el banco local respalda al importador, el banco brasileño le paga al exportador del vecino país y cuando la contraparte local tiene acceso al mercado de cambios, la operación se cancela.

Se estima que la operatoria se podría implementar rápidamente puesto que ya existe en Brasil, además de la existencia de acuerdos entre instituciones de ambos países como entre el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Brasil y el Banco de Inversión y Comercio Exterior argentino.

Massa explicó que esta operatoria de financiamiento “contribuiría a contar con una mayor disponibilidad de divisas, que permitiría contar con el financiamiento para importar los insumos que el país necesita para continuar su proceso de crecimiento”.

También señaló que se beneficiará el Brasil porque “ayudarían a las empresas del país contar con una mayor fluidez y menores costos en el intercambio comercial bilateral”.

Los especialistas señalan que la medida contribuirá no sólo a descomprimir las presiones que sufre el Banco Central por la escasez de reservas, sino también tenderá a un mayor equilibrio en el intercambio comercial.

Respecto del primer punto, debe tenerse en cuenta que, según cálculos privados, las reservas netas en el Banco Central rondan los 7.500 millones de dólares que representan poco más de un mes de importaciones.

Por otra parte, el intercambio comercial con Brasil ha sido históricamente deficitario para la Argentina. Desde 2004 y con las únicas excepciones de los años 2019 y 2021, el comercio bilateral siempre fue negativo para la Argentina. El año pasado cerró con un rojo de 2.250 millones de dólares.

Energía

En materia de integración energética, Massa sostuvo que “tenemos el objetivo de empezar a recorrer el camino para abrir el mercado de gas a Brasil; el desafío que tenemos es llevar Vaca Muerta a Brasil”.

En este sentido señaló que se trabaja en un régimen de garantía con mecanismos de certificación de gas futuro “que genere expectativa positiva respecto al proceso de ampliación de capacidad instalada industrial a Brasil, y le sirva a la Argentina para empezar a abrir ese mercado, entendiendo que Bolivia está en declino, y que estamos frente a una enorme oportunidad; Brasil de acceder a un gas más barato que hoy le compra a Bolivia, y Argentina abrir un mercado con volúmenes que solo puede despachar a la central energética de uruguayana o a Chile en los periodos que no son periodos picos”.

Adelantó que “en la primera semana de febrero, vamos a estar con todo el equipo en Brasil, y en la segunda semana que haya reunión de bancos centrales”.

El ministro recordó que está prevista para el 20 de junio la terminación del primer tramo del Gasoducto Néstor Kirchner, una obra que cambia la matriz energética argentina al permitir un abastecimiento del 92% del mercado argentino desde Vaca Muerta. Dentro de 60 o 90 días se licitará el segundo tramo del gasoducto que se denomina Salliqueló-San Jerónimo, que es aquel que nos permitirá abastecer de gas a parte del litoral argentino y garantizar el gas del norte argentino.

En paralelo hay dos obras adicionadas a lo que son los proyectos de gasoductos, uno en lo que es TGN, que es el conocido como Reversal del Norte, y otro consistente en una obra de conexión del gasoducto hacía lo que es el gasoducto al norte. “El objetivo de estas dos obras es básicamente empezar a preparar el terreno para abastecer a Brasil de gas”, sostuvo.

En el caso del segundo tramo del gasoducto, Massa aseguró que “tenemos pre acordado con la Corporación Andina de Fomento un financiamiento del 520 millones de dólares, tenemos acordado con el sector privado una parte del financiamiento y el BNDES (Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social) lo que financiaría son caños que se producen en Brasil a una empresa brasileña y que para poder competir con caños chinos en la obra del gasoducto compitió con financiamiento del BNDES consiguiendo en avanzar en una mejor propuesta para la Argentina”.

El financiamiento del BNDES propuesto para el segundo tramo del Gasoducto Néstor Kirchner, el financiamiento de caños que se producen en Brasil y representan aproximadamente 820 millones de dólares.

Monedas locales

Tanto Haddad como Massa señalaron que la intención de ambos gobiernos es avanzar en el objetivo de lograr una moneda común, no única con el objetivo central de contar con mecanismo de comercio común.

Desde el año 2008 Argentina tiene un acuerdo de monedas que junto con Brasil administran los bancos centrales. El objetivo es “no quedar atados a los shocks externos que puede tener el dólar, el euro o los yuanes o los problemas económicos que puedan tener otros países”.

Ese acuerdo de monedas apuntaba a fortalecer el intercambio comercial dentro de la región a partir de un sistema de arbitraje. Massa sostuvo que “el programa se puso en marcha, pero no cumplió el objetivo central porque entendemos que funciona como límite el plazo que hoy tiene el sistema de arbitraje a los 30 días, pero pretendemos, y vamos a recorrer junto al Ministerio de Hacienda de Brasil, poner en marcha, respetando la independencia de los bancos centrales de ambos países, mecanismos más largos de arbitraje, con garantías de ambos Tesoros, que nos permitan mejorar el sistema de comercio bilateral”.

El SML es un sistema compensación de pagos entre Argentina y Brasil destinado a operaciones comerciales, que permite a los importadores y exportadores brasileños y argentinos la realización de pagos y recibos en sus respectivas monedas, sin necesidad de recurrir al cambio de las operaciones a dólares.

Sin embargo, Massa reconoció que “las operaciones que se cursan por esta vía tienen todavía un bajo peso dentro del comercio bilateral de los países. Por tal motivo, a partir del acuerdo se propone alentar el ingreso de nuevos operadores y generar un mayor crédito comercial entre países”.

Los ministros también coincidieron en la aspiración que el resto de los países de la región estudien junto a Brasil y Argentina, la idea de una moneda común, “para el funcionamiento del intercambio comercial que respete los bancos centrales de cada uno de los países, que respete las monedas de cada uno de los países, pero que dé la oportunidad que el flujo comercial no esté sometido a shocks externos”, sostuvo Massa.

Al respecto, reconoció que “Argentina tiene que recorrer un sendero de más orden fiscal y más acumulación de reservas para poder ser un socio que de alguna manera genere sinergia y virtuosidad en la construcción de una moneda común”.

Fortalecimiento

Por otra parte, Massa afirmó que “la decisión es avanzar en fortalecer el MERCOSUR”.

Al respecto, recordó que el MERCOSUR es un bloque que representa la quinta economía global con casi 300 millones de habitantes, que tuvo en 2021 un intercambio comercial con el mundo de casi USD 600.000 millones, con una balanza comercial favorable de casi USD 80.000 millones. Tras presentar estos números, consideró que “sin lugar a duda, la idea de una moneda común constituye un elemento potenciador de estabilidad regional, fortalecimiento del comercio entre los países, y una mayor y mejor integración de sus economías”.

Consultado sobre las negociaciones con el continente europeo, sostuvo que “claramente en la discusión del acuerdo MERCOSUR-UE aparecen en el horizonte cuestiones que Europa debe dejar, subsidios agrícolas como ejemplo, ya que funcionan como una barrera para la competitividad de productos argentinos y brasileros”.

Massa también sostuvo que “tenemos el desafío de reencontrarnos y recorrer un camino de recuperación de comercio bilateral que algún momento fue muy fuerte contra el tamaño de producto bruto entre Argentina y Brasil, y que a lo largo de los últimos años ha ido decayendo” y recordó que “en los últimos 10 años hemos perdido casi un 40% del comercio bilateral”.

Cabe recordar que el intercambio comercial con Brasil ha sido históricamente deficitario para la Argentina. Desde 2004 y con las únicas excepciones de los años 2019 y 2021, el comercio bilateral siempre fue negativo para la Argentina. El año pasado cerró con un rojo de 2.250 millones de dólares.

compartir