Novedades

Alberto Fernández propuso una suba de retenciones y pidió «la ayuda del Congreso

El Presidente habló del impacto de la guerra entre Ucrania y Rusia en los precios de los alimentos.

A horas del acto convocado en su apoyo en la UOCRA, el presidente Alberto Fernández habló del impacto de la guerra entre Ucrania y Rusia en la suba de los alimentos a nivel nacional. En ese sentido, el mandatario propuso pensar en las retenciones como herramienta para desacoplar el precio interno de los alimentos del costo internacional.

Asimismo, cuestionó el rol de la oposición en el debate al tiempo que criticó «el uso político» de la oposición en el marco de la protesta convocada por el campo a la que denominaron «tractorazo».

«Las retenciones son el instrumento de desacople, pero son un tema legislativo y necesito que el Congreso lo entienda. Necesitamos que los alimentos en Argentina recuperen el precio interno. Tenemos que hacer algo para que los precios internos se desacoplen y el modo son las retenciones», enfatizó el jefe de Estado en declaraciones radiales.

Y continuó: «Los dirigentes de la oposición fueron hace menos de un mes a hacer un tractorazo por el impuesto a la ganancia inesperado que solo la pagaban personas ricas. Sus votos son imprescindibles para hacer una modificación de esa naturaleza».

En torno a la interna del Frente de Todos, el Presidente aseguró que dentro del oficialismo hay coincidencias en la mirada de «lo que la Argentina necesita», y detalló: «Todos creemos en los caminos para resolver los problemas y he planteado mis posiciones públicamente cuando tuve que hacerlo. A mí me complicaría mucho ver que estamos yendo para lugares totalmente distintos. Estamos discutiendo el cómo hacer, no el qué hacer».  

En la misma línea, intentó bajarle el precio a la falta de diálogo con la vicepresidenta al que calificó de «diferencias» en los debates. «Si tengo que hablar con Cristina (Kirchner), lo hago. El problema no es Cristina, el problema es la derecha que recorta derechos», apuntó.

Ante la consulta del desánimo en la sociedad, el mandatario admitió: «Soy consciente de que debemos resolver un problema acuciante de los ingresos que tenemos en la Argentina». Además, ratificó el impacto de la pandemia en la economía local y mundial y cuestionó a la gestión de Mauricio Macri a la que calificó como «una Argentina sin Estado». 

Con respecto a los índices de inflación, el jefe de Estado habló de la multicausalidad que la genera y advirtió que se trata de un problema que amerita una solución a largo plazo. «No se resuelve en cinco minutos, como dijo Macri. No es así», vociferó, con enojo, el mandatario.

En tanto, Fernández subrayó que la inflación «no es una cosa nueva» y que «hace más de 10 años que en el país» tiene dos dígitos. «En problemas estructurales tan profundos, como la inflación, estamos obligados a atender ese problema e ir resolviéndolo seriamente. No se hace en cinco minutos como dijo alguna vez (Mauricio) Macri«, aseveró.

Asimismo, dijo que resolverla «cuesta mucho, es difícil e implica cambiar intereses, cambiar la cabeza de la gente». «La inflación claramente existe, me preocupa, la combato y quiero ganarle», enfatizó el jefe de Estado.

Consultado por la marca anual, que es récord desde 1991, Fernández respondió que entre esa fecha y la actualidad «no existió una pandemia, una guerra que saque el 50% del trigo del mundo ni se exportó tanta carne a China .«Es facilísimo hacer estadísticas con una planilla Excel pero cada planilla es un momento de la historia», aseveró el Presidente.

Esta tarde, luego de las declaraciones realizadas por el Presidente -en las que señaló a las retenciones como una herramienta válida pero no viable actualmente para desacoplar los precios internos de los externos- el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Julián Domínguez, (VER APARTE) aclaró que «de ninguna manera se van a aumentar las retenciones ni a enviar un proyecto de ley».

OLIVOS

Por último, Fernández volvió a hacer referencia a la fiesta de cumpleaños de su pareja, Fabiola Yáñez, celebrada en la Quinta de Olivos durante la cuarentena. «Eso es algo que no debería haber pasado. Es parte del inconsciente colectivo que operaba en ese momento. La quinta de Olivos era el lugar donde funcionaba el Gobierno. Cuando el hecho ocurrió, me presenté ante la justicia. Debo ser el primer presidente del mundo en hacerlo. Me hice cargo, expliqué el hecho, ofrecí una reparación», sostuvo.

Y concluyó: «Lamento mucho lo ocurrido. Fue un descuido nuestro, producto del vértigo que se vivía».

compartir