Novedades

Alberto Fernández va al Congreso con un discurso de pos pandemia, mientras Guzmán aun negocia por las tarifas

Aunque se achicaron las diferencias, el ministro no logra cerrar con el Fondo las suba de los servicios. ¿Máximo Kirchner ausente?

Martín Guzmán no tuvo carnaval. El fin de semana trabajó, según su entorno, «desde muy temprano hasta muy tarde». En la Casa Rosada aseguran incluso que las negociaciones con el Fondo Monetario por la refinanciación de la deuda con el organismo de US$ 44.500 millones lo obligaron a trasnochar el sábado hasta altas horas de la madrugada.

El fin de semana largo de Alberto Fernández, que este martes inaugurará las sesiones ordinarias del Congreso y que hasta esta noche del lunes aún no contaba con el acuerdo con el Fondo cerrado, no fue mucho más distendido.

«Está escribiendo (el discurso). Todo el fin de semana se dedicó a eso«, explicaron a este diario voceros del Presidente que conocen el trazo grueso del monólogo que brindará frente a la Asamblea Legislativa a partir del mediodía de este 1 de marzo.

Este lunes, bajo un calor intenso, en las inmediaciones del Congreso, sobre la avenida Entre Ríos, un grupo de operarios terminaba de montar las pantallas de cara a la movilización que la CGT y sectores del Frente de Todos impulsarían como respaldo a Fernández, sin adhesión de La Cámpora.

Se esperaba este martes el primer cara a cara del jefe de Estado con Máximo Kirchner después de que el diputado renunciara a la jefatura del bloque K, a principios de febrero. Pero en la noche de este lunes se decía que el hijo de CFK se quedaría en Santa Cruz.

Hasta la semana pasada, desde el Gobierno todavía insistían en que el Presidente llegaría este martes al Congreso con el proyecto de facilidades extendidas acordado con el FMI y presentado en la Cámara baja. Sergio Massa, de hecho, había habilitado este lunes la mesa de entradas por si Guzmán terminaba de cerrar el texto, trabado, según fuentes oficiales, en la reducción de los subsidios energéticos.

Fuentes que conocen las tratativas remarcaron en las últimas horas que el proyecto se presentaría recién después de que el Presidente termine su discurso. 

Avances en la negociación, pero sin cierre (aún)

Este lunes, el ministro de Economía aún estaba enfrascado con el staff del organismo con sede en Washington en tratar de buscarles una salida a esas trabas. En la Casa Rosada resaltaron que habían habido ciertos avances, que el funcionario corregía «detalles» y que todo su equipo estaba abocado a los últimos retoques del texto, pero que la negociación no dependía sólo del funcionario.

En el Fondo, por caso, todavía existía en estas horas una fuerte presión del staff para aumentar las tarifas de los servicios públicos ya no en torno al 60%, como habían exigido en un principio, pero sí por arriba de la inflación proyectada. Es decir, cerca del 50%.

Una pretensión que ni Guzmán ni Fernández estaban dispuestos a aceptar. En buena medida, para que la interna del Frente de Todos no termine de explotar por el aire.

Con ese escenario incierto, el Presidente tiene previsto llegar este martes minutos antes del mediodía al Congreso para encontrarse de nuevo con Cristina -y quizá Máximo Kirchner-, y brindar su discurso de apertura de sesiones, pautado en torno a una hora de duración.

No estarán Eduardo «Wado» de Pedro, de gira por España, ni Santiago Cafiero, que viajó el domingo para el encuentro del consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Según pudo saber Clarín, el acuerdo con el Fondo no sería parte central del texto, aunque si se llevará un pasaje importante.

«Es un discurso en un mundo en pandemia, en guerra, negociando la mayor deuda de la historia argentina, conscientes de que hay que pensar un nuevo horizonte. No hay espacio para tironeos ni provocaciones«, subrayaron desde el entorno presidencial.

Vuelta de página

En Casa Rosada no quieren hablar de relanzamiento. Pero Fernández y su círculo más cercano sí saben que el tiempo apremia, que las tensiones puertas adentro son, por momentos, cada vez más salvajes y que es indispensable cerrar lo más pronto posible el capítulo con el FMI y dar vuelta la página si es que pretenden llegar con cierta competitividad al 2023.

«Es el presidente al que le tocó la pandemia, la deuda y la guerra. Hay que pararse en eso y hacernos cargo de proponer desde ahí«, agregaron fuentes presidenciales.

La invasión de Rusia a Ucrania, que en estos últimos cinco días mostró reacciones dispares por parte de la Casa Rosada, la presidencia de la Cámara baja y el Senado, es solo una muestra más del lío político dentro del Frente de Todos, y del desasosiego con el que Fernández arribará al Congreso a las 11.50 de la mañana de este martes por la explanada de Entre Ríos y Rivadavia.

compartir