Novedades

Alberto Fernández y Cristina Kirchner se reunieron en Olivos a solas, en medio de la crisis económica

En medio de la crisis económica y la tensión creciente por la incertidumbre que genera la disparada del dólar blue, Alberto Fernández y Cristina Kirchner mantuvieron este sábado al mediodía una nueva reunión en Olivos.

Antes de reunirse con Cristina K, el Presidente mantuvo por los menos dos extensos encuentros en las últimas 48 horas con el presidente del Banco Central Miguel Pesce y con Silvina Batakis. La ministra de Economía también tiene diálogo con CfK y da detalles de su gestión al gobernador bonaerense y referente económico de CFK, Axel Kicillof. Batakis no quiere repetir el error de cálculo político de su antecesor. Esta semana recogió el respaldo de los gobernadores del peronismo y de los intendentes de la primera y tercera sección (que por lo bajo hicieron objeciones, mientras el dólar seguía su curso ascendente). Fernández ya no quiere tomar decisiones que sean objetadas por la principal accionista del oficialismo.

En el Ejecutivo discuten cómo instrumentar incentivos para que los productores del agro liquiden su cosecha para que ingresen más dólares a las arcas del Banco Central. Una de esas alternativas, que empujan en Agricultura, es precisamente reducir las retenciones a las exportaciones. Según los primeros trascendidos, en el kirchnerismo no estaban de acuerdo. Sin embargo, la presión de varios gobernadores podría surtir efecto.

«Lo más importante es que todos los sectores del Frente estén de acuerdo con las medidas y que nadie se entere por los diarios», señaló un funcionario al tanto de la reunión entre los Fernández.

Cerca del Presidente niegan que una medida de incentivo al campo choque con el propio relato kirchnerista. “Es una situación extraordinaria, excepcional por el precio de la energía que se disparó con la guerra. No vamos a tener problemas para explicárselo a los propios”, sostienen.

Los rumores de cambios del Gabinete no se acallan. Por estas horas, en el Ejecutivo sostienen que sería fundamental frenar la escalada del dólar. «No puede haber cambios de nombres por nombres. Tiene que cambiar la dinámica del Gobierno y los ministros tienen que tener peso político propio», explicó un funcionario con despacho en la Rosada. Cerca del Presidente sostienen que es imperioso encontrarle antes un piso o techo al dólar. En el Frente Renovador de Massa hablan de un equipo de gobierno con menos de la mitad de ministros que los 21 actuales.

Cerca del mandatario expresan que hasta que no se estabilice el dólar cualquier cambio político y hasta mínimo gesto de relanzamiento será fagocitado por la corrida. Ponen como ejemplo la presencia masiva de gobernadores el viernes en Casa Rosada, que no sirvió para tranquilizar a los mercados. “Hay un quilombo cambiario, si no lo resolvés parecerá que el jefe de Gabinete sigue siendo el mismo aunque cambie”, argumentan. El objetivo es que la situación mejore con el ingreso de divisas y por la merma de la importación de energía, antes de septiembre.

La visita de Cristina K a Olivos no fue casual. Algunos de los colaboradores más estrechos del Presidente bregan desde la salida de Martín Guzmán para que las tres patas del Frente de Todos -Cristina K y Sergio Massa– se involucren en la toma de decisiones del Gabinete y la gestión. El presidente de Diputados estuvo varias horas en la Rosada el viernes con el secretario general de Presidencia Julio Vitobello.

Sin embargo, el Presidente y CFK siguen sin mostrarse juntos en público: la última vez fue en Tecnópolis, un día antes del pedido de renuncia a a Matías Kulfas.

La secretaria de Legal y Técnica Vilma Ibarra y Vitobello son dos de los alfiles del jefe de Estado que convencieron a Fernández de la necesidad de restablecer la confianza política entre el Presidente y la vice, dañada por los resultados de la gestión.

El encuentro que Fernández y la ex mandataria sostuvieron en la residencia presidencial fue un nuevo cara a cara después del último cónclave de hace diez días en el que también había estado el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa.

Esa reunión, que intentó mantenerse en estricta reserva, fue confirmada después cuando desde la cuenta de Twitter del Senado desmintieron que en el encuentro los Fernández hubieran acordado el recargo sobre el dólar turista y para compras en el exterior.

Antes, Alberto Fernández y Cristina Kirchner habían protagonizado una tensa reunión tras la intempestiva salida de Martín Guzmán del Ministerio de Economía, en Olivos. Se repitieron varios encuentros más que en el Ejecutivo se empeñaron en negar. La vice hace cumplir su reclamo a Fernández para que no se filtre a la prensa el contenido de las reuniones.

En el reducido universo de funcionarios optimistas con la gestión, señalan que la cohesión política en el interior de Frente de Todos se consolidó tras la salida de Guzmán. Ponen como ejemplo que  Cristina Kirchner no critica a Batakis y la cercanía de los gobernadores. El viernes, la senadora cristinista Juliana Di Tullio elogió a la ministra. Un funcionario de los que más escucha el Presidente señala que hasta la renuncia de Martín Guzmán el problema era político. “Ahora es económico».

Clarin

compartir