Novedades

Argentina tiene la mayor cantidad de trabajadores pobres de los últimos 20 años

De acuerdo a un estudio del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina, más del 28 por ciento de los argentinos que tienen trabajo no logran llegar a fin de mes. La gestión de la inflación por parte del gobierno como la causa más grave del fenómeno.

Desde la asunción de Alberto Fernández en diciembre de 2019, Argentina logró un lamentable récord y una marca que se mantiene en la infamia. En tan sólo dos años, no sólo las personas desempleadas viven en la miseria, sino que aquellas que tienen trabajo tampoco logran cubrir sus necesidades básicas.

De acuerdo a una encuesta del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la Universidad Católica Argentina, que abarcó 5.760 hogares ubicados en centros urbanos con al menos 80 mil habitantes, el 28.2 por ciento de las personas que tienen trabajo viven, sin embargo, en hogares sin ingresos suficientes para que sus integrantes accedan a bienes y servicios básicos.

De acuerdo al estudio, el índice se mantuvo oscilando entre el 17.6 por ciento y el 20 por ciento de los trabajadores en condición de pobreza entre los años 2010 y 2018. Sin embargo, en el 2019 dio un salto considerable de siete puntos porcentuales para alcanzar el 27.2 por ciento.

Desde entonces, y bajo la gestión de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner, el gobierno no logró resolver la cuestión y, por el contrario, la empeoró en al menos un punto, para llegar al 28.2 por ciento de trabajadores que, a pesar de estar empleados, no llegan a fin de mes.

Gran parte de la culpa del lamentable fenómeno pareciera deberse a la deficiente administración de la inflación por parte del gobierno nacional. En efecto, y de acuerdo a los registros oficiales, la inflación en Argentina se acercó a la de Venezuela en los primeros cinco meses del año.

Mientras la inflación en Venezuela, que se encuentra envuelta en un proceso hiperinflacionario desde hace al menos una década, alcanzó el 34 por ciento durante los primeros cuatro meses, en Argentina el mismo índice alcanzó el 28 por ciento, tan sólo seis puntos por debajo.

Las reuniones paritarias ya no alcanzan. Lo que fue planteado como una medida que debe celebrarse una vez al año, hoy por hoy se repite cada tres meses ante la imposibilidad de equiparar los salarios a los precios crecientes de la calidad de vida.

Mientras el gobierno se retuerce en una interna política de nunca acabar y sus principales dirigentes tienen la mira puesta en las elecciones del 2023 en las que se decidirá quien se mantiene en el poder, su sociedad se debate entre llegar a fin de mes o no hacerlo, y sus ciudadanos se quedan sin alternativas. Ya no alcanza con tener trabajo. Incluso con un salario que se deposita todos los meses, en Argentina se puede ser pobre.

Realpolitik

compartir