Novedades

Asumió Batakis en medio de la escalada del dólar y un “feriado comercial” que frenó las ventas

Cuando Silvina Batakis juró como ministra de Economía a las 17.35 de la tarde del lunes, el mercado y la economía real ya habían hecho sentir su desconfianza en la gestión que acaba de arrancar.

El dólar blue tiró la primera piedra con un rally que lo llevó a tocar los $ 280 antes de que llegará el mediodía aunque en las primeras horas de la tarde, en medio de una plaza con mucha oferta y escasa demanda retrocedió para cerrar en $ 260. Aún así, la escalada del informal fue de $ 21 pesos en el día, el salto más marcado de los últimos tiempos.

A un tranco similar se movieron el dólar MEP y el contado con liqui, el dólar que usan las empresas, que terminaron en $ 270 y $ 281, y así marcaron un récord para todos los dólares alternativos.

Pero el «efecto Batakis» se sintió también sobre la economía real. La frase «no hay precio» se escuchó en casi todos los corredores comerciales, en referencia a que en medio de la trepada del dólar y ante la incertidumbre sobre cómo sigue la conducción económica, los empresarios y comerciantes preferían esperar antes que arriesgarse a vender y quedar descalzados.

En particular los comerciantes mayoristas dejaron de vender y prefirieron cuidar el stock ante la falta de certezas acerca de cuál será el dólar al que podrán reponer sus productos. En los negocios minoristas aparecieron carteles que advertían acerca de la falta de mercadería, o bien que los precios actuales tendrían un recargo en torno al 20%.

Con este clima en la calle Batakis arrancó el día con una reunión con el presidente Alberto Fernández en la quinta de Olivos que se extendió hasta el mediodía. De allí fue al Palacio de Hacienda donde se reunió primero con Miguel Pesce y después con Martín Guzmán, con quien terminó de coordinar detalles del traspaso.

En ese traspaso, Batakis heredara de Guzmán al menos una secretaria completa. Aunque todavía no se anunció quienes integrarán su equipo, trascendió que Energía seguirá al mando de Darío Martínez y con Federico Basualdo al frente de la subsecretaría de Energía Eléctrica y de Federico Bernal en el Enargas.

El resto del equipo aún está por definirse. Lo que ya está claro es que la segmentación tarifaria que terminó de detonar la salida de Guzmán quedó en un impasse, lo que confirmaría que la mano de la vicepresidenta Cristina Kirchner seguirá controlando el área y también el futuro de los subsidios.

«Creo en el equilibrio fiscal», dijo Batakis tras jurar en su cargo en la Rosada en lo que pareció una toma de posición en favor del presidente en la disputa acerca del rol del gasto público en la estabilidad económica y la inflación.

Sin embargo, la percepción del mercado de que Cristina impuso su visión de la economía por sobre la de Alberto disparó el dólar y en un día se escaso volumen de las operaciones por el feriado en los Estados Unidos, hundió más a los bonos y al Merval.

Y tal como ocurrió varias veces durante la segunda quincena de junio, el Banco Central debió intervenir para evitar que el colapso sea mayor. Fuentes del mercado sostienen que la autoridad monetaria debió destinar al menos $ 220.000 millones a sostener el precio de los bonos en pesos.

Además, el Central tuvo que vender US$ 98 millones para asistir a la demanda en el Mercado Unico y Libre de Cambios (MULC). Esta fue potenciada por las compras en el homebanking para usar el cupo de US$ 200 del dólar ahorro, estimulado por una diferencia de hasta 60 pesos entre el valor del dólar en el home banking y el blue.

Este salto de la demanda llevó a que durante la mañana se registraran dificultades para operar en los home banking de las principales entidades, con quejas de los usuarios porque no podían acceder a sus cuentas, comprar divisas o pagar gastos con tarjeta en dólares.

Desde los bancos aseguraron que los problemas fueron transitorios y que estuvieron empujados por la alta demanda y que todos lo clientes que fueron a las sucursales en busca de sus dólares se los llevaron sin problemas.

Este martes, la ministra Batakis deberá confirmar a su equipo y dar sus primeras señales. Y enfrentar un test complejo: con el mercado de Estados Unidos operando a pleno se conocerá la respuesta de los inversores a los cambios dispuestos por Alberto Fernández. A juzgar por la reacción de hoy de los bonos y acciones, la ministra podría enfrentar en su debut un salto del riesgo país que aumente la zozobra sobre la que se mueve la economía argentina.

compartir