Novedades

Aumenta el GNC a partir del 1° de noviembre

La suba en los surtidores será de aproximadamente $5, debido a la alza del gas en boca de pozo, de los impuestos internos y de los salarios en las bocas de expendio.

El gas natural de boca en pozo que está contractualizado al precio de la nafta súper, aumentará el 1° de noviembre, lo que impactará directamente en el metro cúbico de GNC en las pizarras de las Estaciones de Servicio.

¿De qué manera? Luis Navas, consultor energético, conversó con surtidores.com.ar y explicó que el metro cúbico en las expendedoras se elevará cerca de $5 más a partir del próximo mes del año.

“El gas de boca en pozo está contractualizado en un 15,5 por ciento del precio de la nafta súper en AMBA, y unos puntos adicionales en otras provincias. Pero no sólo eso aumentará, sino que también lo harán otros rubros asociados, como impuestos internos y gas retenido o combustible”, manifestó.

“Por estos conceptos, el incremento será de alrededor de $3,50 en surtidor. Pero también se debe contemplar que, en noviembre, habrá aumentos salariales. Por lo que el impacto final en las Estaciones de Servicio estará muy próximo a $5 por metro cúbico vendido”, aseguró.

Hoy en la actualidad, el precio del GNC tiene uno de los valores competitivos más favorables con relación a la nafta y el gasoil, ya que mantiene mucha distancia y se consolida como el combustible más económico para el uso vehicular.

A tal punto que el metro cúbico cuesta alrededor de $60 en los surtidores de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, mientras que la nafta súper y el gasoil de grado 2 ya superaron los $138 y $145, respectivamente.

Otra de las ventajas del GNC es que es menos nocivo para el medioambiente, debido a que no tiene contenidos de plomo ni azufre y su combustión es más limpia por el hecho de que emite menos dióxido de carbono y dióxido de azufre. Sumado a que desde el sector energético ya plantearon en reiteradas ocasiones que si se fomenta su consumo, podrían disminuir las importaciones de los combustibles líquidos.

“Contribuye a la transición energética y es fundamental que, en las ciudades, el transporte público empiece a funcionar a gas. Los taxis y remises ya lo hacen y ahora es el turno de los colectivos”, concluyó el especialista.

compartir