Novedades

Austria busca argentinos para trabajar y ofrece más de 2.400 dólares: cómo postularse

La propuesta laboral de Austria está dirigida a todos los extranjeros interesados en el plan. Cuáles son los requisitos para inscribirse y las posiciones más requeridas

Al igual que otras naciones, Austria se sumó a la iniciativa de convocar a individuos de otros países para trabajar en su territorio. Es así que aquellas personas que quieran viajar y ejercer su profesión en otra parte del mundo, tendrán la oportunidad en este país si cumplen con los requisitos deseados.

De esta manera, en Europa son varios los países que ofrecen nuevas oportunidades a los extranjeros que quieran cambiar su trabajo o incluso ciudades que buscan individuos que quieran mudarse para poblar la zona. Asimismo, cada invitación cuenta con distintos requisitos según las exigencias de cada país para los turistas que quieran ser parte de la propuesta.

En este caso, algunos de los trabajos más buscados en Austria son enfermeros, albañiles, programadores, analistas de sistemas y carpinteros. Sobre la última profesión mencionada, un trabajador regular en dicho país cobra alrededor de 2.400 dólares en total al mes, mientras que el salario de un ingeniero puede superar los 3.000 dólares mensuales.
Previo a todos los trámites de residencia, existen dos requisitos fundamentales para los ciudadanos que buscan aplicar a los trabajos: certificar que son profesionales calificados y realizar un curso de idioma. Es entonces que los postulantes deberán presentar un documento que demuestre que están altamente calificados para la posición o que están graduados de una universidad austríaca. Mientras que también deberán cursar el nivel principiante de inglés y alemán.
En cuanto a los documentos que los argentinos interesados deben tramitar, se encuentra la residencia permanente para poder trabajar en Austria. Además, quienes cuenten con un pasaporte europeo deberán contar con un documento de identificación que permitirá la residencia por más de tres meses.
Pero en caso de no contar con un pasaporte de alguno de los países de la Unión Europea, pueden ser admitidos como inmigrante permanente junto con una tarjeta roja-blanca-roja, que permitirá la residencia del individuo por dos años. Dicho trámite tiene un costo menor a 200 dólares y la persona solo podría trabajar para el empleador que se especifica en el documento.
compartir