Novedades

Batakis quiere premiar a dos subgerentes del Banco Nación con cargos en Miami y Madrid que se pagan en dólares y euros

Se trata de los responsables de dos áreas clave: Negocios y Tecnología, Gastón Álvarez y Cristian Lestani respectivamente. Al sueldo millonario en pesos le agregarán plus por desarraigo que se paga en moneda dura. La movida sería para tranquilizar la interna con la gerente general, María Barros; pero premiando a los mismos que promueven esa puja.

Silvina Batakis, la presidenta del Banco Nación que llegó al cargo tras un efímero paso por el Ministerio de Economía, quiere hacer una carambola a tres bandas, dejando felices a tres de los ejecutivos clave del banco, neutralizando así -por lo menos durante un tiempo- la interna desatada. Por un lado a María Barros, la gerente general, que vería alejarse (literal y geográficamente) a Gastón Álvarez, el subgerente general de Negocios, que no para de hacerle internas para sucederla. “Álvarez se maneja como si el banco fuera su casa, le pide a “La Griega” Batakis ir a Madrid, y lo más increíble es que le dice que sí en la primera conversación”, le contó a Minuto de Cierre alguien que conoce bien la historia. “La interna es feroz, y en lugar de manejarla, Batakis intenta callarla comprometiendo las cuentas del banco”, agregó.

Pero “La Griega” piensa en dos movidas más para esta carambola a tres bandas. Álvarez se daría el gusto de correr a Cristian Lestani, el subgerente general de Tecnología, para ubicar allí a su amigo Javier Zamparolo. Mientras que Lestani ganaría con su pase a la sucursal del banco ubicada en Miami.

Batakis, como suelen hacer los políticos, ejercería su generosidad estratégica con bolsillo ajeno, particularmente el del banco que preside. Es que los destinos en el exterior, como le tocarían a Álvarez (en Madrid) y Lestani (en Miami), tienen el privilegio del doble sueldo: en pesos y en moneda dura. Ya en la devaluada divisa nacional cobran bastante: Álvarez casi 1,8 millón y Lestani algo más de 1,9 millón fueron los sueldos de septiembre.

Si se fueran al exterior, esa plata seguirá ingresando a sus cuentas sin descuento de Ganancias. Pero además cobrarían un plus por desarraigo, que ronda los 9.000 dólares en Miami y los 8.000 euros en Madrid. Pero el premio no termina allí: ese jugoso plus puede aumentar, de acuerdo a una propuesta de Batakis que el directorio deberá aprobar o no.

Estos beneficios, que se parecen más a privilegios, no se otorgan en ningún banco privado. Si finalmente Álvarez termina en Madrid y Lestani en Miami, tendrán sueldos cercanos a 20.000 dólares. En un banco que está lejos de ser superavitario. Y que además en Madrid tiene designado a un ejecutivo, Rodrigo Cruzate, con un contrato vigente de 5 años. Habría que inventarle un puesto no imprescindible a Álvarez.

 

Interna desatada: no descansa ni de noche

 

El último viernes, 2 de diciembre, casi sobre la medianoche empezó a sonar una posible renuncia de Barros a la gerencia general. La misma fue rápidamente desactivada y la creencia más extendida es que vino del lado de Álvarez, quien ya no disimula sus ganas de sucederla y dice que lo hará durante el próximo gobierno. En el medio de su entusiasmo, el actual subgerente de Negocios pasa por alto un dato determinante: Barros cuenta con el apoyo de Sergio Palazzo, el reelegido -por resultado abrumador- secretario general del gremio La Bancaria.

En la dinámica de su ambición, Álvarez no descansa. Mientras empuja su designación en Madrid, esperando que sea un trampolín hacia la gerencia general, trata de pinchar la designación de Lestani. Por eso pidió un informa sobre deficiencias informáticas de su gestión, que según comentan habría hecho Zamparolo.

El mismo da cuenta de los siguientes datos:

-El 11 y 12 de abril, por una violación en los sistemas, el Banco de la Nación Argentina tuvo un incidente por 1.158 millones de pesos.

-El 2 de septiembre hubo transferencias duplicadas por 4.300 millones de pesos.

-Entre el 1° de marzo y el 2 de abril hubo $ 580 millones en compra de criptomonedas en el exterior, a los cuales no se les aplicaron los impuestos correspondientes (PAIS y percepción de la Resolución General 4815/2020).

-También se habla de $ 1.000 millones no cobrados de intereses a 700 empresas clientes, por errores de Sistemas.

Si todo ello es mentira, la operación de Álvarez contra Lestani es fortísima. Si fuera verdad, por lo menos amerita una investigación interna, además de poner en cuestión la eficacia de Lestani en el cargo que ocupa. Entre los que llegaron designados por Batakis (Martín Pollera, Martín Di Bella y José Miguel Ballesteros), las movidas de Barros (su hijo Juan Pedemonte ascendió rápido) y el loteo típico del albertismo, el banco más importante de la Argentina está lejos de tener una conducción clara y uniforme.

Minutodecierre

compartir