Novedades

Cambio de expectativas en la economía de los Estados Unidos: cómo afecta a los activos argentinos

Un dato inflacionario a contramano de lo que se esperaba fortaleció el dólar a nivel mundial

El cambio de expectativas respecto del futuro de las tasas de interés referenciales en los Estados Unidos tras conocerse datos de inflación que contradijeron los pronósticos más optimistas del mercado generó ayer un brusco reacomodamiento de precios en los mercados. Lo informado llevó a revalorizar el dólar, algo que golpeó a las monedas y plazas financieras del mundo emergente, en general.

El disparador fue que los precios a nivel general aumentaron 0,3% en enero, por encima del 0,2% registrado en diciembre. El índice núcleo (sin precios que se mueven por estacionalidad) fue de 0,4%, quedando también en un valor superior al 0,3% del mes previo.

Así, se amplió la brecha entre la inflación interanual general (bajó a 3,1%) y la subyacente (3,9%), que es sobre la que pone el ojo la Reserva Federal (Fed, por sus siglas en inglés), lo que alejaría la chance de una próxima baja de tasas, dado que el rango de inflación deseable para ese organismo está en torno al 2% anual.

“Las últimas cifras, al mostrar una reaceleración” del ritmo inflacionario, “especialmente en las lecturas a 3 y 6 meses (…), respaldan la visión de la Fed de que los recortes de tasas no son inminentes”, tradujo Rubeela Farooqi, economista jefe de High Frequency Economics. El analista Oren Klachkin, de Nationwide, recordó además que el titular de la Fed, Jerome Powell, dijo varias veces que quería ver “una serie de mediciones de inflación en baja antes de flexibilizar su política monetaria”.

“Esto, sumado a los datos sólidos conocidos días atrás del mercado laboral, daría espacio para mantener altas las tasas por un tiempo más”, coincidió aquí el economista Alejandro Henke, de Proficio Investment, recientemente designado director del Banco Nación.

La lectura de los especialistas fue la misma que hicieron los mercados. De allí que no sorprendiera que Wall Street cerrara la rueda de ayer con rojos promedio del 1,5% (llegaron a superar el 2% en el pico de ventas), que contagiaron al resto de los mercados, ni tampoco que el Dollar Index saltara de 103,99 a 104,88 puntos, alcanzando su mayor nivel desde mediados de noviembre.

La oleada de huida de los activos de riesgo que se desató tras conocerse los datos incluyó a los bonos y acciones argentinos que se operan en el exterior, algo que no se reflejó aquí por la inactividad relacionada con los feriados por el carnaval.

Cayeron más de 1% los Globales de plazos más largos que operan en Nueva York, lo que empujó a que la tasa de riesgo país volviera a recolocarse por arriba de los 2000 puntos (cerró en 2032 puntos, tras subir 39 unidades en la jornada). En paralelo, cerraron con bajas del 7% los ADR de Corporación América, y con retrocesos superiores al 4% los papeles de Globant y Despegar, por citar los casos más significativos.

Para los analistas de Delphos Investment, el reacomodamiento de precios generalizado solo confirma la centralidad que la economía estadounidense conserva para los mercados. “Sus tasas y el dólar son variables ineludibles para el resto de los activos financieros”, advirtieron en un informe.

compartir