Novedades

Caprarulo: «Hay preocupación por las consecuencias en el sector exportador de naranjas y mandarinas, ante la guerra de Rusia y Ucrania»

Santiago Caprarulo  director Ejecutivo de la Cámara de Exportadores de Citrus del Noreste Argentino (Cecnea) y vicepresidente de Federcitrus, en diálogo con Mónica Saavedra para 96.5 FM Cadena Entrerriana se refirió a las implicancias que pueden afectar al sector, ante la situación bélica que involucra a Rusia y Ucrania. Rusia fue el principal destino de las exportaciones entrerrianas de cítricos en 2021.

Estábamos al tanto de cierta tensión en la zona pero, nunca esperamos un conflicto de esta escala que, paralizara toda la comunidad euroasiática de esta manera, porque no es solo Rusia también usamos mucho el puerto de Odesa, en Ucrania, países de la zona que también nos compran mucha fruta. Pero todo eso queda bloqueado, por incertidumbre con los pagos y por complicaciones con envíos, comenzó señalando Caprarulo.

La situación es muy compleja. Trataremos de solucionar como harán los productores exportadores pero esta situación era impensada, “no nos da tiempo a prepararnos para re direccionar toda la fruta que teníamos destinada a ese mercado que, “es alrededor de la mitad de lo que nosotros producimos, así que esto nos deja en una posición muy difícil realmente”, y que quede la menor cantidad de fruta en el mercado interno, para no afectar los precios y no perder rentabilidad tanto el productor local como el exportador”.

Respecto a las alternativas que se manejaron este jueves en la reunión con el gobierno de Entre Ríos dijo que, “específicamente el gobernador Gustavo Bordet, nos pidió suficiente información acerca del inicio de la temporada de la campaña exportadora para saber al margen de Rusia, como venimos en términos generales e hicimos un repaso general”. Por nuestra parte le trasladamos algunas cuestiones que pueden ayudar, algunas mejoras competitivas o ventajas comparativas con otros mercados u exportadores del hemisferio sur para poder competir en iguales condiciones”.
Destacó que, otro punto a tener en cuenta es que, “el problema de Rusia lo va a tener todo el mundo, todos mandan mucha fruta a ese país de nuestros competidores como Sudáfrica, Perú y los jugadores grandes del hemisferio sur”.

Básicamente lo que le comentamos al gobernador Bordet es que, “lo inmediato que se puede hacer, más allá de nuestra propia inteligencia comercial para tratar de llegar con más volumen de fruta a otros destinos, como el Reino Unido que, es importador muy importante de gran poder adquisitivo y gran interés en las mandarinas nuestras particularmente, “es la eliminación del 16% de un arancel muy alto que graba la fruta que ingresa allí. Es un arancel de proteccionismo que quedo de la Unión Europea(UE), al ser Reino Unido un bloque comunitario aparte, puede establecer sus propias condiciones, no tiene producción de cítricos que proteger,” esto requiere de diplomacia”, sugirió Caprarulo.

Ante esta situación «se abren distintas expectativas: por ejemplo, el Reino Unido es un mercado que aparece con muchas posibilidades de colocar parte de esta fruta; otro es Estados Unidos, que estamos buscando la apertura; y también, mucho más cercano, el caso de Brasil. Para esto estuvimos analizando las alternativas y la semana próxima vamos a gestionar una reunión con el canciller Santiago Cafiero para interiorizarlo de esta situación, generar las oportunidades diplomáticas con estos países y avanzar en las negociaciones para aumentar los volúmenes en ofertas exportables».

«Lo que hicimos hoy es tomar rápidamente contacto, establecer una línea de trabajo y poder adelantarnos a una situación cuyas consecuencias son imprevisibles, porque nadie sabe cómo va a continuar este conflicto»

“Los principales problemas que tenemos son varios y complejos”. Uno de ellos es para exportación, estamos llegando tarde al recambio varietal, tenemos que hacer un re cambio de variedad según lo que el consumidor mundial pide, eso requiere una gran inversión, es un tema que también se trató y venimos tratándolo hace mucho”. Pero requiere una inversión a gran escala, “tenemos un cambio de trabajo de campo muy grande”. Lo que más nos beneficiaria es una política más activa de parte del gobernó nacional, en la apertura de mercados y más aún, en acuerdos comerciales”.

Estos temas y otros seguramente serán planteados en una reunión que solicitará el gobernador entrerriano al ministro nacional de la Producción Julián Domínguez. En este sentido señaló que, «todavía no tenemos la fecha del encuentro pero acompañaremos para que lo trabajemos en conjunto, el ministro es quien tiene la dirección de la estrategia de todos los agregados agrícolas argentinos, en el mundo, la dirección que hace el ministerio de Agricultura sobre SENASA e INTA y distintos factores que intervienen allí; poder buscar soluciones definitivas para que no se afecte el tejido social, todo el trabajo que damos, entre otros puntos que se suman a este complejo entramado”, subrayó.

En tanto el tiempo apremia. En mayo comienza el grueso de la exportación pero, nosotros el mes que viene ya estamos haciendo los primeros envíos de la variedad de mandarina a Japón y a otros destinos. El volumen de fruta que absorbe Rusia no lo podemos contrarrestar, pero veremos cómo lo podremos ir remediando. Va a llevar tiempo, adelantó.

Los productores participan en todas las cadenas, en producción, empaque y exportación directa. Después están los pequeños productores de mercado interno que igual manejan mucho volumen de fruta, y están preocupados, porque siguen de cerca la exportación por más que no participen en ella, pero están al tanto porque saben que sí, la fruta nuestra no sale como tiene que salir, se desvaloriza la producción de ellos, deprime los precios entre otras cosas, explicó.

Nosotros, tenemos que estar preparados y eso tiene que ver con inteligencia comercial. Tenemos que estar viendo cómo vas a hacer una buena producción donde vas a colocar, pero nunca contas con un efecto como una fuerza mayor absoluta como una guerra, eso no lo tenes en el radar. Tenes otros problemas como atrasos cambiarios, insumos que son dolarizados, los aumentos de fertilizante son dolarizados, entre otros problemas de trabajos de campo y de logistica de comercio exterior, en un país como Argentina que está regulado y con un montón de trabas burocráticas que no deja que el comercio no fluya de manera cómoda. “Producir y exportar es bastante heroico”

Luego comparó las políticas que aplican para el sector países como Chile y que serían muy convenientes que imitara el país. «Chile tiene hace más de 10 años la fruticultura como una política de estado, que es lo que nosotros pedimos, de esa manera poder armar un plan estratégico que nos lleve de exportar 100 mil toneladas que podemos hacer nosotros, 200,300 o 500 mil toneladas, sí tenemos las herramientas necesarias”, planteó

Luego reflexionó sobre los cambios o enseñanzas que deja esta situación impensada en el siglo XXI: “la primera enseñanza es no invadir otros países para no afectar la paz mundial y el comercio internacional”, finalizó.

Fuente: Cadena Entrerriana

compartir