Novedades

Carnaval del País. Segunda noche mágica con más de 21.000 personas que hicieron vibrar el Corsódromo

Más de 21.000 almas estuvieron en el Corsódromo “José Luis Gestro” de Gualeguaychú, con las sensaciones a flor de piel se vivió una noche –como en todas las temporadas de verano- un clásico: el despliegue de la alegría y el encantamiento que genera el Carnaval del País.

 

Según la Comisión del Carnaval, más de 21 mil personas presenciaron la mayor fiesta a cielo abierto del país que se vive durante el verano: mil más que en la noche inaugural y una cantidad aceptable si se tiene en cuenta el contexto económico del país.

Este año, el Carnaval del País dedica su edición 2024 a Estela María Samacoits de Maradey (1924-2011): se trata de un justo como oportuno reconocimiento a una hacedora tenaz y visionaria para lo que hoy es la fiesta máxima de la ciudad y la provincia.

Estela Samacoits de Maradey también es muy recordada por el apoyo al Desfile de Carrozas, un espacio de estudiantes de secundaria que es considerado como una verdadera “escuela de oficio y de arte del carnaval”. Ella fue la primera socia mujer del Club Central Entrerriano (Marí Marí), pero también fue una activa colaboración en el Club Tiro Federal (Ará Yeví).

Su hogar de calle Bolívar fue un verdadero centro cultural y un espacio dedicado al arte y a la vida social de la comunidad. Estela fue una incansable trabajadora del Carnaval y una visionaria que hizo que su espíritu siga vigente contra viento y marea, porque la alegría y el amor siempre se impone cuando de la vida se trata.

Este 18 de enero se celebran 27 años desde que en 1997 el Corsódromo se iluminó por primera vez para celebrar lo que hoy se conoce como el Carnaval del País. Y anoche, las cuatro comparsas hicieron honor a esa memoria con un despliegue y una propuesta que conmovió a todos los corazones.

A las 22 en punto, la voz del Corsódromo, Silvio Solari, anunció lo que todo el mundo estaba esperando y por lo cual estaba dispuesto a dejar muchas cosas atrás: la celebración de la alegría, que todo lo puede cuando al arte se le suma la potencia de un público que es tan exigente como fiel.

 

Marí Marí no defrauda con “Amanecer Prometido”

 

Realmente las tribunas se hizo una sola garganta cuando se anunció que por la pasarela iba a inaugurar la segunda noche la comparsa del Club Central Entrerriano, Marí Marí con su propuesta aplanadora “Amanecer Prometido”.

Las palmas golpeando “las chapas” se sumaron casi como un instrumento de percusión a la banda “Toque de Samba”, que desde el vamos desplegó toda la adrenalina con una energía inagotable.

La comparsa dirigida por Grego Fariña anoche anunció que transita por la pasarela intentando recuperar sus laureles ganadores, ese toque preciso que la hacía demoledora.

Una Comisión de Frente muy cuidada en sus coreografías deslumbra de entrada e invita a recorrer una propuesta que refleja el gran diálogo de las expresiones artísticas en una misma temática.

“Amanecer Prometido” queda anunciado e impreso en las retinas con ese juego audaz y coreográfico que despliega la bastonera y las demás bailarinas, que pareciera tocar el sol con las manos.

El lucimiento de su Carroza de Apertura como el de sus escuadras hablan de un notorio salto de calidad. Y todo eso se resignifica con la actuación impar del niño Amir González Faiad –que proviene de una familia carnavalera con un bagaje tan fecundo como impar- que logra entablar con el público una identificación indiscutida de carnaval, alegría y admiración.

Los demás trajes también lucen por su magnificencia, es estético y exquisito porque no cae en ningún momento en el mal gusto de la suntuosidad. El cuadro de las históricas bahianas, también expresan memoria por la tradición y osadía en la innovación. Un acierto por donde se lo quiera analizar.

En el minuto 24 el destino le jugó una mala pasada a la carroza de los músicos y el Corsódromo casi se paralizó por su silencio. De inmediato, las palmas del público y el coro de Marí Marí reanimó todos los ánimos hasta que finalmente Toque de Samba pudo coronar una noche a pesar de ese traspié.

Si bien la banda musical y la batucada transitan la pasarela “fusionados”, para una mejor apreciación de su calidad artística –que es indiscutible- se las describirá por separadas.

Hay que decirlo siempre: la magia total se sintetiza en “Toque de Samba”, que ya escribió varias páginas gloriosas en la historia del Carnaval del País, desde que en el 2000 le hicieran aquel cálido homenaje a José Luis Gestro y sus melodías de samba comenzaron a ser parte de la escenografía sonora del Corsódromo.

La banda rojinegra dirigida por Martín Irigoyen (su casa familiar también fue un hogar de hacedores y pioneros del carnaval) este año presenta la canción “Es Rojo y Negro el amor”, donde los sones del candombe hacen lucir a la percusión.

Una propuesta integral ý que el público reconoce y agradece con un acompañamiento sin cesar. Teniendo “al canto del gallo” como arma, el Carnaval anoche tuvo en Marí Marí a uno de sus mejores esplendores.

Por su parte, la batucada “Batería aplanadora” dirigida por Mauro Andrada tuvo sus sones de emoción y fervor, con una entrega difícil de igualar. Es que la de anoche pasará a la historia por el gran despliegue que realizaron todas las batucadas, una mejor que la otra.

Así, la pasarela quedó iluminada, se alumbraron los deseos de gloria, se irradió la alegría y se encendió el Corsódromo como en sus mejores tiempos.

Kamarr se apunta con “Chá, la revelación de la tierra”

 

La segunda comparsa en pisar la pasarela fueron los lobos de Kamarr, la propuesta del Centro Social y Cultural Sirio Libanés que este año más que nunca pretende quedarse con la copa que no la disfruta desde hace una década, cuando en el 2013 se consagró con su propuesta “Tango”.

La cultura siria libanesa abreva en su memoria, donde recordar es evitar no solo el olvido sino también convocar al mañana. Kamarr, una palabra que es toda una marca de Carnaval. Nació en el verano de 1981, cuando el gran Numa Frutos le pidió a Kamal (sobrino de Suad Hassan) una serie de palabras que sean inspiradoras. Y así se pronunció Kamarr, que significa “Luna”, un elemento de identidad en la cultura de Medio Oriente.

Este año busca –después de una década- tener su mejor luna de la mano de dos maestros del carnaval como Adrián Butteri y Raulo Galarraga. Su propuesta “Chá, la revelación de la tierra”, es muy equilibrada (casi sin fisuras en sus carrozas y escuadras), innovadora (es la primera comparsa en la historia del carnaval que utiliza plumas artificiales para ser coherente en materia ambiental) y ofrece una actuación teatral a cielo abierto que conmueve a todo el mundo y donde nadie permanece indiferente.

Su Comisión de Frente se destaca por su docena de bailarines y la actuación de un joven que se traslada en un “hoverboard” que es una plataforma con dos ruedas (como una patineta) y dos espacios para poner los pies: algunos lo llaman tabla flotante. Es que “Chá, la revelación de la tierra”, aborda la relación con la tecnología y el darse cuenta de la importancia de la tierra como una casa en común, se toma consciencia que también es la única casa que se tiene para que la vida habite en ella. Por eso, su temática requiere de un lobo que a su vez hace de guía, y su carroza de apertura se transforma en un escenario imaginario por donde transcurre esta historia. Tuvo, por cierto, ostensibles mejoras respecto de la noche inaugural.

La reina Zaira Yulán se agiganta a medida que transita la pasarela y en seguida capta la atención de todo el público. A diferencia del debut del sábado 6, esta vez los vestuarios se lucieron más completos y se dio una mejor idea de la propuesta. Incluso se lució la carroza que tiene una fuente de agua y que es un deleite apreciar toda esa ingeniería y arquitectura artística.

La propuesta de Kamarr tiene todos los componentes de una epifanía, es decir, de un anuncio, de una manifestación, una especie de revelación donde una vida más natural es posible construir en este tiempo y lugar.

Y si en algo se diferencia Kamarr es en su exquisito “desplazamiento” y en manifestar “la alegría carnavalera”: elementos decisivos –aunque no los únicos- si se tiene vocación por el reinado 2024. El cuadro de sus bahianas es uno de los más logrados en su especialidad.

La Batucada Audaces, liderada por María Celeste Piaggio e integrada solo por mujeres, llevan de manera permanente el ritmo y al mismo tiempo se atreven a realizar “improvisaciones” con mucho éxito y que el público agradece con ovación. Anoche ofrecieron uno de los mejores sones, con una pasista como Florencia Jurado que lució inspirada, enérgica, airosa y con ese toque propio de quien sabe traducir el ritmo en movimiento.

Respecto de la banda sonora, “Caravana de Carnaval”, dirigidos por Hernán Archaina y Guido Videla logra emocionar a las tribunas con “La fiesta”, porque Kamarr es eso: una fiesta de Carnaval y por eso se apunta como una de las candidatas firmes para quedarse con la copa 2024.

Kamarr ya anunció de manera clara que busca el sitial más alto en este Carnaval 2024. No es la única que aspira a ese horizonte, pero todos la observan porque perciben que tiene con qué recorrer ese deseo hasta convertirlo en realidad.

O´Bahía emociona con “Vuela” y con su memoria

 

La comparsa del Club de Pescadores, O´Bahía, fue la tercera en salir a escena cuando el reloj marcaba que faltaban 15 minutos para la medianoche. Ya habían pasado casi dos horas de Carnaval y el público quería más.

La propuesta del Club de Pescadores se denomina “Vuela”, y tributa a la buena memoria para homenajear tal vez a su alma inspiradora como es reconocida esa grande que fue Ana Gelós de Peverelli.

La Comisión del Frente, guiados por la bastonera Laura Castiglione, pisa fuerte los 500 metros de la pasarela. Es que la comparsa bajo la dirección de Fabián Scovenna, no deja nada librado al azar y permite que el arte sea compartido casi como un juego donde la ternura y la bondad es el sentimiento predominante.

Si bien sus carrozas mejoraron respecto de la primera noche, lo mismo que su vestuario, se espera más todavía porque se sabe que O´Bahía tiene más para dar y compartir. Talento es lo que le sobra.

A los 20 minutos de iniciado su desfile, de una de las Carrozas se cayó una rueda de bicicleta que, por fortuna, no hirió a nadie de los muchos que estaban disfrutando en las primeras filas. Pudo haber sido casi una tragedia. Está claro que fue un infortunio, es decir, un siniestro a manera de desdicha; pero también debe quedar claro que los riesgos hay que minimizarlos al máximo.

La carroza de su banda Bahiana Carnaval logró despertar a las tribunas –pese a su bajo volumen- con “Abre Tus Alas” y contagian fervor con “Vuela”, las dos creaciones de sus directores Brian Badaracco y Lucas García Gaitán, que hacen cantar al Corsódromo. Anoche, contaron con la presencia de Carmen Barbieri y Luciana Salazar.

La batucada Ritmo Demoledor, liderada por Emanuel Fernández y Nicolás Alfaro, junto a la pasista Martina Ghiglia, lograron entusiasmar al público con una presentación que se llevó todos los aplausos. Como ya se apuntó, anoche hubo un común denominador: la presentación de calidad de las batucadas de cada una de las cuatro comparsas.

Papelitos “Valkë, ser nórdico antiguo del Oeste”

 

La comparsa del Club Juventud Unida tiene una propuesta argumental que por el momento queda en aspiración, porque el público no logra percibirla en su totalidad.

De todos modos, de esa lejana aldea vikinga se espera el regreso de la emoción y la alegría.

La comparsa bicampeona –como las demás- aspira al título mayor, aunque para ello deberá mejorar en varios aspectos, especialmente en aquellos detalles que hacen a sus carrozas, que siempre se han destacado por su estética y su lucimiento ornamental. Un ejemplo de ello es el mejoramiento que tuvo su carroza de apertura respecto de la primera noche, lo que señala que el camino es el correcto.

La comisión de frente está integrada por diez vikingos bailarines, cuyas coreografías a veces no siguen el ritmo de su banda musical “Furia del Oeste”, tanto con el tema “Valkë” como con “Que bien me va” de Andrea Benedetti y Martín Fernández. Los dirigidos de Juane Villagra se esfuerzan y tienen momentos gloriosos, especialmente cuando conjugan el movimiento con sus vestuarios. No se dirá nada nuevo que Papelitos tiene en el rubro desfile una de sus mejores argumentos de valoración.

Hay que regresar a su vestuario una y otra vez para destacar los detalles y cómo se complementa con las máscaras que logran su cometido: el de transportar al público a un imaginario nórdico.

Los colores y las texturas hablan por sí misma para dar testimonio de cuidadoso trabajo que refleja que antes hubo una inspiración creadora y que fue transmitida con técnica y oficio a las máquinas de coser. Es el arte del hilo y de la tela, que se potencia aún más cuando sucede el movimiento de la coreografía.

La batucada “Los Pibes” dirigida por el ex intendente Esteban Martín Piaggio tiene muy buenos momentos, y anoche lució como en sus mejores tiempos. Un espectáculo también innovador donde su pasista –Candela Gómez- juega con tambores con humo, emulando las gestualidades propias del encantamiento y al son rítmico y musical a flor de piel que logra que el movimiento hable en el mejor idioma del Carnaval. El público reconoce a esta batuca con ovación.

Así, Papelitos se despide presentando un carro que se destaca por su diseño y se percibe como un conjunto de tallados que lo convierte en todo un monumento a la esperanza. Una cabra cobra vida y se mueve al sonido de una corneta murguera. Emociona esa combinación porque el Carnaval es eso: alegría y memoria.

La próxima cita ya está apuntada en el calendario: será el sábado 20, cuando el reloj marque las 22 y en el Corsódromo vuelva a sentirse el mejor Carnaval del País.

En esa oportunidad, el orden de desfile -siguiendo la lógica de rotación- estará encabezado por Kamarr (Centro Sirio Libanés) con “Chá, la revelación de la tierra”; O´Bahía (Club de Pescadores) con “Vuela”, Papelitos (Club Juventud Unida) con su propuesta “Valkë, ser nórdico antiguo del Oeste” y Marí Marí (Club Central Entrerriano) con “Amanecer prometido”.

 

compartir