Novedades

Caso Cecilia Strzyzowski: encontraron restos de sangre en la camioneta de César Sena y allanaron un local clave para corroborar la pista económica

Un peritaje realizado este jueves dentro de la camioneta de César Sena y del Citroen C3 de Gustavo Obregón, dos de los acusados por el femicidio de Cecilia Strzyzowski, detectó un total de 22 manchas de sangre, las cuales iban a ser analizadas por la Justicia con el objetivo de confirmar si pertenecen a la joven desaparecida.

El análisis forma parte de una tanda de medidas que realiza el Equipo Fiscal Especial (EFE), encabezado por el fiscal Jorge Cáceres Olivera, para tratar de reconstruir cómo fueron las últimas horas de Cecilia.

Este viernes cerca del mediodía, además, se realizó un allanamiento en la cafetería que la pareja había abierto en el centro de Resistencia, un emprendimiento que duró apenas un par de meses y que también fue motivo de conflicto. Según César, se iba a utilizar para «lavar dinero», algo que Cecilia no acompañó. 

El jueves fue una jornada bisagra dentro de la investigación. Es que por la mañana el Instituto de Medicina y Ciencias Forenses (IMCiF) de Resistencia había confirmado que las manchas de sangre halladas en el piso de la casa de Emerenciano Sena y en un colchón de la casa pertenecían a Cecilia. Fue la primera confirmación de este tipo.

Sin embargo, desde el equipo de la defensa de los Sena avisaron que van a pedir la anulación de la prueba. «Eso no estaba en la casa. Si no estaba en la casa, no le pertenece. La posesión vale título. A mí no me consta», sostuvo Ricardo Osuna, abogado de César Sena, en declaraciones a Diario Chaco.

Es que uno de los puntos donde dio positivo fue un colchón que se encontró en el Barrio Emerenciano. Es decir, no fue incautado en la casa de los Sena. Esos colchones habrían sido donados por los Sena a una mujer embarazada del barrio horas después del crimen.

Horas más tarde, la Justicia avanzó con el peritaje de los dos vehículos, a los cuales se les pasó una prueba de Luminol. De acuerdo a la teoría que sostiene el equipo fiscal, fueron utilizados para descartar el cuerpo de la joven.

Según la reconstrucción realizada en base a los movimientos de la cámara de seguridad ubicada frente a la casa de los Sena y a la declaración de al menos tres testigos, Obregón llegó a bordo de su C3 al lugar del crimen y luego ayudó a César a trasladar el cuerpo, el cual habría salido en la camioneta Toyota Hilux rumbo a la chanchería ubicada en Campo Rossi.

La cafetería y la pista económica

Este viernes por la mañana la fiscalía avanzó en un allanamiento en el local donde estaba ubicada la cafetería Gato Negro, un emprendimiento que César y Cecilia abrieron en noviembre del año pasado, presuntamente con una inversión que habría salido por parte del Clan Sena.

Es un negocio ubicado en Yrigoyen 460, en el centro de Resistencia, y sobre el cual Cecilia tenía muchas expectativas, pero que duró muy poco tiempo. Según contaron a Clarín fuentes cercanas a la familia, la joven decidió cerrar el proyecto cuando César le manifestó que el objetivo «era lavar plata» a través del negocio.

La cafetería puede arrojar pistas para determinar si existió o no un móvil económico detrás del femicidio. De acuerdo a la declaración testimonial del propio César Sena, que figura en el expediente judicial, Marcela Acuña acordó con su nuera un pago de dinero en efectivo, un terreno en el Barrio Emerenciano y otro monto para instalar la cafetería.

El contrato de locación del inmueble estaba a nombre de Cecilia, mientras que los garantes eran César y Marcela, según confirmaron fuentes de la querella. Los dueños del inmueble además habían pedido que se resuelva la situación de la cafetería, ya que había dejado de cobrar el alquiler.

Si bien la cafetería había cerrado, en las semanas previas a la desaparición Cecilia había comenzado a pensar en instalar un gimnasio en el local. Incluso llegó a trasladar unas pesas y unas colchonetas que pertenecían a Gloria Romero, su madre. Pero el proyecto no prosperó ya que César le acercó la propuesta del viaje a Ushuaia que finalmente fue una pantalla.

Otra de las pistas que surgió en las últimas horas está vinculada con el hallazgo de las conversaciones entre Cecilia y César a través de Instagram. Son un total de 2700 mensajes que están siendo analizados en busca de elementos que sean de interés para la causa.

Los celulares son una de las puntas donde la fiscalía tiene el ojo puesto. Es que pueden brindar datos sobre los días previos al crimen y que confirmen la existencia de un plan para desaparecer a la joven.

compartir