Novedades

Civiles huyen de Ucrania tras mortal ataque a estación ferroviaria

A seis semanas del inicio de la invasión rusa, Moscú se centra ahora en el este y sureste de Ucrania, luego de que la dura resistencia frustró sus planes de capturar Kiev.

Las evacuaciones se reanudaron este sábado (09.04.2022) desde Kramatorsk, en el este de Ucrania, donde un ataque con misiles dejó 52 muertos en una estación ferroviaria.

En tanto, el primer ministro británico, Boris Johnson, se convirtió en el último gobernante occidental en visitar Kiev, donde exaltó la respuesta ucraniana a la invasión rusa y ofreció vehículos blindados y misiles antibuque.

Gracias al «invencible heroísmo y coraje» del presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, y del pueblo ucraniano los «objetivos monstruosos (de Rusia) están siendo frustrados», declaró Johnson.

La oficina de Zelenski divulgó un video en el que él y Johnson caminan por calles casi vacías de Kiev bajo la vigilancia de francotiradores.

Los dos líderes saludaron transeúntes y un hombre visiblemente emocionado le gritó a Johnson «te necesitamos».

Un día antes, Johnson se comprometió a enviar armas a Ucrania, incluyendo misiles Starstreak antiaéreos y 800 misiles antitanques.

«Necesitamos más sanciones»

El líder británico aseguró que el hallazgo de numerosos cuerpos civiles muertos en pueblos ucranianos que estuvieron ocupados por tropas rusas «contaminó permanentemente» la reputación del presidente ruso, Vladimir Putin.

A seis semanas del inicio de la invasión rusa, Moscú se centra ahora en el este y sureste de Ucrania, luego de que la dura resistencia frustró sus planes de capturar Kiev.

Con miles muertos en combates y más de 11 millones que dejaron sus casas o el país, el presidente ucraniano pidió a Occidente seguir el ejemplo británico con ayuda militar.

«Necesitamos más sanciones» contra Rusia, declaró Zelenski en un mensaje por video la noche del sábado. «Necesitamos más armas».

Autoridades de la Unión Europea estaban reunidas con Zelenski el viernes en Kiev cuando se dio el devastador ataque sobre la estación de Kramatorsk. Entre las 52 víctimas había cinco niños.

El presidente estadounidense Joe Biden acusó a Rusia de estar detrás de estar detrás de la «horrorosa atrocidad» y Francia la condenó como un «crimen contra la humanidad».

Moscú negó la autoría del ataque con cohete que dejó 109 heridos, según el último recuento oficial.

mg (afp, AP)

compartir