Novedades

Con casi 200 muertos en un día, Italia enfrenta una nueva ola de coronavirus

Es por una mutación de la variante ómicron. Los expertos recomiendan no eliminar las restricciones.

Con los 194 fallecidos de este martes, el total de muertos por la pandemia de coronavirus llegó a 160.103 desde que comenzó el 21 de febrero de 2020, el más alto de los 27 países de la Unión Europea. Los contagiados fueron en la jornada 88.173

Estos datos confirman que las altas performances de infección de la variante ómicron retardan la fase de remisión en que entró la cuarta oleada del coronavirus.

Casi 200 decesos en una jornada demuestra que el nivel de muertos diarios es más alto que el que se esperaba. El martes es el día que refleja mejor la situación de la pandemia en este país porque se realizan muchos más controles de hisopados.

La combinación entre contagiados y fallecidos brinda cada martes una fotografía del estado de la evolución de la peste.

El gobierno, presionado por la opinión pública y los políticos que reivindicaban un regreso inexorable a la normalidad “porque la gente está harta”, ha acompañado la evolución hacia abajo de la curva pandémica en marzo con la disminución de las restricciones que se hará más firme a fines de este mes.

¿Adiós al barbijo obligatorio?

En los últimos diez días de este mes el ministro de Salud Pública y los comités científicos que asesoran al gobierno deben decidir si a partir del 1 de mayo se suprimirá la obligatoriedad de las mascarillas en los lugares cerrados.

El estado de emergencia fue ya abolido a principios de abril despues de dos años. También fue cesado el sistema de excepción que permitió una eficiente campaña de vacunaciones que ha inmunizado a casi el 90% de los italianos.

Se sigue vacunando, pero los ritmos son mucho menos frenéticos, aunque quedan millones de personas sin vacunar.

Estadios, bares y restaurantes llenos

Los estadios han vuelto a recibir hinchadas al cien por ciento de su capacidad, aunque la exclusión de Italia del Mundial de Qatar por su humillante derrota frente a la modesta Macedonia del Norte ha dejado tristes y en parte ausentes a los “tifosi”.

No hay más restricciones para ir a los bares, restaurantes, cines, teatros y salas de baile, salvo la obligatoriedad de ponerse el tapabocas, al menos hasta fin de mes.

Algunos científicos sostienen que se está yendo demasiado rápido hacia la normalidad. “Nosotros nos hemos cansado del virus, pero él no de nosotros”, dijo el investigador Andrea Crisanti.

“Esperamos que en dos o tres semanas se llegue a un nivel aceptable, por debajo del centenar de decesos diarios”, indicó el profesor Matteo Bassetti, director de enfermedades infecciosas del hospital San Martino de Génova.

La variante ómicron Xe

El dominio arrollador de ómicron y sus variantes tienen perplejos a muchos científicos. Algunos creen que en realidad Ómicron “es un nuevo virus” con una difusión continua de variantes.

Entre la 1 y la 2 ya han desplazado en Italia a Delta. En Gran Bretaña han sido identificadas otras variantes, hasta culminar con la Xe que parece destinada a desalojar a sus rivales.

El profesor Giorgio Gilestro, profesor de Neurobiología en el Imperial College de Londres, indicó que ya han sido secuenciados 600 casos de Ómicrom Xe, con notables diferenciaciones respecto a las anteriores variantes.

Omicrom 1 se ha demostrado un 20% más contagioso que Delta, que asombró con su capacidad de multiplicarse. Y ómicrom 2 es otro 10% más contagioso. Gilestro dijo que “Xe aún no representa un motivo de preocupación, pero tiene gran capacidad de circular más fácilmente de las anteriores variantes de los que deriva». También han aparecido pequeñas muestras de Xd y Xf.

“Atención porque el riesgo que corremos es el de tener a largo plazo una situación como la que se vivió en marzo de 2020. Lo único que sabemos de Xe es que se trata de una variante recombinada de ómicron 1 y Ómicron 2 que es la que está en auge actualmente”, explicó.

Según el profesor Gilestro, Xe “es una mezcla entre dos virus que han creado un tercero. Estas recombinaciones son habituales. Pero lo que tiene Xe de particular es que se trata de una variante que logra circular más fácil que las ómicron 1 y 2”.

Hasta ahora ha sido encontrada en Gran Bretaña, Bélgica y otros países europeos “y seguro que si buscan van a encontrar más”. Gilestro cree que los países europeos bajaron la guardia disminuyendo los test y las secuencias. “Muchos viajan en la oscuridad”.

En Gran Bretaña hubo un alto número de casos señalados pero el profesor italiano del Imperial College de Londres explicó que “Xe vale aún por pocos casos, pero crece a un ritmo del 10% por semana”. “A la larga será dominante porque se multiplica más velozmente que las otras variantes”, sostuvo.

Por fortuna, el científico estima que “las vacunas mantienen un discreto nivel de protección de los síntomas más severos y creo que continuaremos así”.

Más internaciones

Pero destaca que en varios países las hospitalizaciones crecen (en Italia ya hay más de 10 mil pacientes en las áreas de pacientes no graves) Y el temor es que llegue una variante, sea Xe u otra, que “no solo tendrá la capacidad de infectar a los vacunados, sino que comenzará a trasmitir síntoma menos leves”.

“En ese caso el riesgo es de tener muchas más personas hospitalizadas. Es imposible predecir cuando esto ocurrirá. Por eso hay que prepararse. “Hay algunos países que no hacen más test”, advirtió.

Al contrario, la mayoría de los países europeos están eliminando las restricciones para contener la pandemia pese a que los virus siguen circulando.

Este martes, por ejemplo, hubo una mala sorpresa en la región Véneto, con un crecimiento imprevisto de los contagios de más de nueve mil casos, respecto a los 2048 del lunes. Un brusco empeoramiento.

En Italia ha llegado la primavera, bastante fría hasta ahora, pero delante están los calores intensos del verano nacional. El profesor Pregliasco, docente de la Universidad de Milán supone que descenderán las amenazas del virus, y que “en el próximo otoño (boreal) entremos en una fase endémica”.

“Aumentará nuestra capacidad de convivir con el virus y descubriremos mejores terapias”, concluyó, optimista.

Roma, corresponsal /Clarin

 

compartir