Novedades

Con la llegada de Lula da Silva al país, el Gobierno busca revertir el rojo comercial con Brasil

En 2022, la balanza resultó deficitaria para la Argentina por primera vez en dos años y retomó la tendencia negativa que mantuvo entre 2004 y 2018.

De acuerdo con los datos que dio a conocer la Consultora Abeceb, “luego de dos años de superávit, el déficit con Brasil alcanzó los US$2250 millones en 2022 y se volvió al rojo habitual -la regla desde 2004-, que se mantendrá durante este año”.

Sin embargo, destacó que el rojo comercial alcanzado el año pasado fue menor a los registrados en el período 2004-2018, cuando promediaba los US$3500 millones anuales.

Lula Da Silva viajó ya está en Buenos Aires para participar en la VII Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celcac), en su primera visita internacional como jefe de Estado. Será recibido por Alberto Fernández este lunes en un encuentro que servirá de relanzamiento de la relación bilateral y donde los acuerdos económicos serán clave para la administración argentina.

Las importaciones provenientes de Brasil clave para el déficit comercial argentino

Según el informe de la consultora, el rojo que arrojó la balanza comercial argentina con Brasil respondió a que las importaciones crecieron muy por encima de las exportaciones. En detalle: mientras que las compras totalizaron los US$15.358 millones (+29,3% interanual), las ventas llegaron a US$13.104 millones (+9,7% interanual).

Balanza comercial con Brasil 2022 (Gráfico: Abeceb).
Balanza comercial con Brasil 2022 (Gráfico: Abeceb).

Las mayores importaciones correspondieron a bienes de la industria automotriz -con Partes y accesorios para vehículos automotores-, donde se registró un aumento del 43,2% en 2022 respecto de 2021, y Vehículos de pasajeros, con una suba del 19,2% en el mismo período. Entre ambos representaron poco más del 20% de las compras totales que la Argentina hizo a Brasil.

Si bien el rubro Mineral de hierro y concentrados cayó 17,6% interanual, el informe destacó que “su importación es importante, ya que la Argentina no produce localmente mineral de hierro; y este es un insumo necesario para la elaboración de tubos de acero sin costura en el país, así como para la industria automotriz”.

El podio lo cerraron las importaciones de Papel y cartón (+33% interanual) -clave para el embalaje de productos alimenticios- y Motores de pistón y sus partes (+53% interanual).

Exportaciones argentinas a Brasil, con menor desempeño

En el caso de las exportaciones de la Argentina a Brasil. El informe destacó que, al igual que en el caso de las importaciones, los dos bienes más vendidos fueron de la industria automotriz: Vehículos a motor para el transporte de mercancías y usos especiales, creció 7,4% interanual, mientras que Vehículos de pasajeros, lo hizo 37,6%. Juntos representaron poco más de un tercio de los envíos locales al gigante sudamericano.

En tercer lugar, se ubicó Trigo y centeno, sin moler, que explicó el 12,3% de los envíos totales hacia el país vecino, y el podio lo cerraron las exportaciones de Motores de pistón y sus partes, que subió 25,3% y Propano y butano licuados, que lo hizo 51%.

Un Gobierno apuesta al relanzamiento de la gestión de Alberto Fernández

Como adelantó TN, los acuerdos más importantes sobre los que quiere avanzar el Gobierno con Brasil son los del financiamiento para transportar el gas de Vaca Muerta hasta el sur brasileño hacia 2024 y un convenio para que el intercambio comercial entre ambos países deje de lado los dólares, lo que para la Argentina resulta clave en épocas de escasas reservas del Banco Central (BCRA).

“El retorno de Lula a la presidencia ha incrementado las expectativas de un 2023 en el que podría profundizarse la relación bilateral con Brasil. Si bien es cierto que Lula buscaría una mayor integración regional en América del Sur y esto podría darle algún impulso adicional al comercio bilateral, hay que ser cautos en cuanto la posibilidad de que haya cambios sustanciales en el flujo comercial con el Brasil”, advirtió Abeceb.

En cuanto a los motivos, la consultora señaló que los principales obstáculos para la integración responden a “la volatilidad y las políticas macroeconómicas incompatibles en ambos países, la baja competitividad sistémica, excepto en sectores de alimentos, y en algunos nichos industriales y de servicios; y el escaso financiamiento para proyectos de integración regional”, entre otros.

“Si bien la predisposición de Lula en avanzar hacia una mayor integración regional podría dar cierto impulso al comercio bilateral -o traducirse en el avance de algunos temas pendientes como el uso de monedas locales para el comercio-, lo cierto es que no se esperan cambios sustanciales en la relación comercial con Brasil”, completó.

TN

compartir