Novedades

Con Schneider candidato, la interna radical suma volumen político

La renovación de autoridades en la UCR será un escalón clave en la interna de Juntos por el Cambio. Definirá quién manda dentro del principal partido opositor. Con Schneider como candidato, el sector que postula a Galimberti para la gobernación hace una apuesta fuerte para probar su tesis: que la dirigencia radical que apoya a Frigerio perdió predicamento en las bases.

La disputa por la renovación de autoridades en el principal partido de la coalición opositora cobra un atractivo especial, porque pondrá en el centro del debate a la división que exhibe la UCR entrerriana, con la mitad de su dirigencia apoyando a un candidato a gobernador de otro partido: Rogelio Frigerio.

La candidatura de Darío Schneider para la presidencia del Comité Provincial de la UCR revela que la instancia partidaria es una apuesta fuerte del sector que postula a Pedro Galimberti para la gobernación.

Pretenden poner en el centro del debate si está bien que los radicales impulsen para la gobernación a un candidato no radical.

Si el apoyo a Frigerio se pone en el centro del debate de la interna del 16 de abril para la renovación de la conducción de la UCR, el resultado de esa elección  tendrá consecuencias en la pelea interna por la candidatura a gobernador de JxC.

Un triunfo en la elección partidaria –donde sólo pueden votar los afiliados a la UCR– del sector que postula a Galimberti probaría lo que vienen diciendo: que los dirigentes que apoyan a Frigerio han perdido predicamento en la UCR. Que ya no son lo que fueron dentro de la UCR; que ya no tienen tras de sí la estructura de otros tiempos; que han perdido el respaldo de importantes referentes departamentales.

Pero para Galimberti, jugar una interna en estos términos implica tomar un alto riesgo. ¿Qué pasaría con su candidatura a gobernador si fuera derrotado en la interna partidaria por la dirigencia radical que juega con Frigerio?

La mayoría de la primera línea de la dirigencia de la UCR apoya a Frigerio. Lo lógico sería que en una elección donde votan sólo afiliados se queden con la conducción del partido. Salvo que Galimberti tenga razón cuando habla de una desconexión de esta dirigencia con sus bases.

En el radicalismo de Entre Ríos quieren que Frigerio sea gobernador 10 de los 17 intendentes;  4 de los 7 diputados provinciales; 2 de los 3 senadores provinciales; 2 de los 3 diputados nacionales y la única senadora nacional del radicalismo. Y no sólo eso. Con Frigerio juegan también las principales autoridades de la UCR de Entre Ríos. El detalle fue publicado oportunamente por Página Política en la siguiente nota:

¿Cómo le iría a Frigerio en una interna cerrada?

El posible regreso a las internas cerradas para la selección de candidatos (en una elección a padrón cerrado, donde sólo puedan votar los afiliados) es una de la variantes que se menciona, por estos días, ante la eventual cancelación de las PASO en 2023.

No es la alternativa más probable. Antes que una interna cerrada, en la oposición se prefiere la alternativa de una interna abierta con un padrón controlado, en la que puedan votar los afiliados a los partidos de JxC y los no afiliados a otros partidos políticos. Pero la hipótesis de una interna cerrada en JxC es interesante para repasar el notable apoyo que reúne el postulante a la gobernación del PRO, Rogelio Frigerio, dentro de los espacios de poder que ocupa la dirigencia radical de Entre Ríos.

En teoría, una interna cerrada donde sólo votan los afiliados favorecería las chances de los candidatos radicales, Pedro Galimberti  y Fabián Rogel, porque en Entre Ríos el padrón radical es diez veces mayor al del PRO. Y los demás partidos (GEN, MSE) son aún más chicos.

Sin embargo, si se repasa cómo juega la dirigencia radical en esta interna, Frigerio tendría las de ganar. Es que el ex ministro de Interior del gobierno de Mauricio Macri reúne la mayoría de apoyos entre los radicales que ocupan intendencias y espacios legislativos.

En la UCR, quieren que Frigerio sea gobernador 10 de los 17 intendentes; 3 ó 4 de los 7 diputados provinciales; 2 de los 3 senadores provinciales; 2 de los 3 diputados nacionales y la única senadora nacional del radicalismo. Y no sólo eso. Con Frigerio juegan también las principales autoridades de la UCR de Entre Ríos.

Con esas proporciones, en una interna cerrada la mayor parte del voto de los afiliados radicales debería ir para Frigerio. Salvo, claro, que esa dirigencia haya perdido predicamento entre los afiliados a la UCR. Ese no es un cálculo posible de hacer, pero es lo que dicen los radicales que juegan con Galimberti: a Frigerio lo apoyan “viejos caciques (radicales) que se quedaron sin indios”, afirman.

Pagina Politica

compartir