Novedades

Concordia: Por reclamar el cobro indebido de «recargo» en la SUBE, kiosquero atacó a golpes a joven hijo de un funcionario municipal

El maltrato, la violencia y agresividad no es una conducta que caracterice a los ciudadanos en general de Concordia pero siempre hay excepciones a la regla.  Y el caso que presentamos a continuación sería esa excepción.
Por medio de las redes sociales el hijo de un conocido funcionario municipal relató que fue cobardemente atacado a golpes por el propietario de un drugstore ubicado en Buenos Aires e H. Irigoyen.
Este comerciante es muy conocido por su carácter poco amable y considerado hacia los clientes pero, en está oportunidad traspasó  todo.
Ahora todo seguirá en la Justicia dado que se realizó la correspondiente denuncia y, el joven Gonzalo ya dispuso de un representante legal, para que atienda la situación judicial que se generó ante el comportamiento de este comerciante.
Texto completo de la publicación en Facebook:
A los violentos, nada. El martes 10/1/23 a las 11:30 hs ingrese al comercio ubicado en calle H. Yrigoyen y Buenos Aires, frente a un Vivero, con intenciones de cargar mi tarjeta SUBE.
Al no vivir en Concordia me sorprendió la recarga adicional que la comerciante quiso cobrarme, por lo cual pregunté si dicho monto está dentro de lo legal, si figuraría en el ticket fiscal y si realmente correspondía.
Aprovecho el relato para denunciar que toda recarga ilegal es un DELITO FISCAL y es un error pensar que es algo que sucede de manera frecuente en otros lugares, dicho de otra manera, es sacarle dinero a la gente de manera extorsiva por algo que no se necesita pagar, y quien lo ejecuta no es consciente del riesgo que corre.
Luego que me devuelven la tarjeta y anulan la recarga pregunto a los comerciantes si existía algún otro local donde realicen dicha transacción dentro de la regularidad, y fue entonces que el comerciante, un sujeto de unos 50 años, salió del sector de la caja de manera efusiva, empujando a la mujer, salió del comercio (pues me asustó su reacción y ya había salido del Local) y cruzó de vereda para emboscarme con una zancadilla que vino seguida de insultos y amenazas en PLENA VÍA PÚBLICA y en PLENO HORARIO ADMINISTRATIVO.
El enorme susto de estar en el piso, lastimado, siendo violentado por alguien que no controla sus acciones en la vía pública se mezcló con la terrible impotencia de haber manifestado algo Justo, totalmente válido y de manera respetuosa.
No conforme con esta situación lamentable, el sujeto sustrajo mi botella de acero inoxidable, la cual se había caído cuando me arrojó al piso, insistiendo con amenazas explícitas y desafiando que la vaya a buscar.
El susto y la sorpresa no impidieron que me dirija a la policía y comience el Curso legal de una situación injusta que no elegí atravesar en mis vacaciones.
Gracias a las autoridades por la asistencia y la comprensión. No pude recuperar mi botella.
LA VIOLENCIA Y EL PATOTEO SON COSAS QUE YA NO PODEMOS PERMITIR. A LOS VIOLENTOS, NADA.

Fuente: Cadena Entrerriana /Facebook

compartir