Novedades

Consejo de la Magistratura: quién es Martín Doñate, el camporista elegido por Cristina Kirchner en una polémica jugada

Martín Doñate se convirtió este miércoles en el alfil de la nueva jugada estratégica de Cristina Kirchner para quedarse con la mayoría de las sillas en el Consejo de la Magistratura. Horas atrás, el rionegrino fue designado como representante del oficialismo en el organismo que elige y sanciona a los jueces.

Doñate integra el ala judicial del cristinismo. En su cuenta de Twitter se presenta como senador del Frente de Todos. “Nací y vivo en Luis Beltrán con mi esposa y mis dos hijos. Abogado y Lic. en Ciencias Sociales”, afirma.

En el pasado fue concejal de su ciudad, legislador provincial y en 2015 accedió a una banca en la Cámara de Diputados. En 2019 encabezó la lista para la Cámara Alta que se quedó con las dos bancas por la mayoría.

Comenzó su trayectoria política con un breve paso por el Frepaso, como militante de Graciela Fernández Meijide en la época de la Alianza. No obstante, su primera candidatura relevante la tuvo en el peronismo, de la mano de Carlos «El Gringo» Soria que, en 2011, cuando ganó la gobernación, lo colocó como candidato de La Cámpora entre sus postulantes.

Hoy mantiene una guerra fría que cada tanto tiene un deshielo con los hijos del fallecido mandatario provincial, pero sobre todo con Martín Soria, el actual ministro de Justicia, con quien tendrá que delinear estrategias en su nuevo rol de consejero de la magistratura, órgano que selecciona y sanciona a los jueces, si JxC no lográ revertir su designación por vía judicial.

Hay quienes afirman que el ahora elegido por Cristina Kirchner también le debe su actual lugar, paradójicamente, a Mauricio Macri.

Es que cuando el ex presidente eligió a Miguel Ángel Pichetto como su candidato a vicepresidente en 2019 quedó un vacío dentro del peronismo rionegrino, donde el ahora referente de Juntos por el Cambio era candidato puesto del PJ en el Senado elección tras elección.

Doñate se quedó con esa candidatura y posteriormente con la banca. Es más, fuentes del Senado ponderan su cintura política a la hora de relacionarse con el mundo de los tribunales.

«En dos años consiguió más influencia en los juzgados que Pichetto en 18», dice uno de sus pares en la Cámara Alta que conoce bien a ambos rionegrinos.

Doñate es amigo de otro ultracamporista, Rodolfo Tailhade. Ambos crecieron en pueblos separados por un puente en el valle de Río Negro y a apenas 12 kilómetros de distancia. Doñate en Luis Beltrán y Tailhade en Choele Choel.

La política los reencontró en Buenos Aires, en la Cámara de Diputados. Y fue Tailhade el que lo acercó a temas que hoy son claves en su recorrido político porteño, pero que eran ajenos a la militancia de base camporista: Justicia e Inteligencia.

Doñate Fue uno de los impulsores de la reforma de la ley del Ministerio Público Fiscal, que apuntaba a eyectar del cargo de procurador Eduardo Casal y flexibilizar las mayorías parlamentarias para la designación del nuevo jefe de los fiscales.

La iniciativa obtuvo media sanción del Senado, pero quedó empantanada en Diputados por falta de consenso con la oposición.

En el marco del debate por la reforma del Consejo de la Magistratura el senador se ha manifestado en duros términos contra la Corte Suprema, en línea con el kirchnerismo más férreo.

“El autoimpuesto Pte de la CSJN Horacio Rosatti (el mismo que aceptaba ser Cortezano por Decreto de Macri) esta semana intentará tomar por asalto la presidencia del Conejo de la Magistratura. Este gravísimo golpe pone en riego seriamente la institucionalidad del país”, escribió en sus redes sociales.

Durante el debate en el Congreso sostuvo: “Estamos bajo extorsión de una decisión política de la Corte que esta decidida a tomar por asalto a otros poderes del estado. Y eso nos tiene que llenar de preocupación, nos tiene que llevar a la reflexión y a tomar grandes decisiones para que no se profundice. Es de una gravedad institucional muy profunda”.

Guerra con Soria en Río Negro

En Río Negro, Doñate es el principal referente de Cristina Kirchner. Supo estar públicamente enfrentado a los Soria en su provincia natal cuando el entonces intendente Martín Soria se acercó a Sergio Massa con recorrida incluida por la Patagonia. Y quienes conocen de cerca esa relación afirman que más allá de algunos gestos de deshielo impulsados en el Instituto Patria, están enfrentados.

Senador Martín Doñate, presidente de la bicameral de Seguimiento y Control del Ministerio Público Fiscal.Senador Martín Doñate, presidente de la bicameral de Seguimiento y Control del Ministerio Público Fiscal.

Es que en 2021 Doñate fue uno de los artífices de la lista de unidad en Río Negro en las elecciones legislativas. Consiguió colocar a otra camporista de cabeza de la boleta y que la familia Soria y el Movimiento Evita se encolumne detrás.

Doñate consideraba que Soria no podía imponer sus candidatos tras el desastroso resultado electoral en la elección de 2019, en la que la Justicia le impidió a Weretilneck presentarse a un nuevo mandato, tras haber concluido el de Carlos Soria, que fue asesinado por su esposa Susana Freydoz a menos de un mes de haber asumido en 2011, y cuatro años propios.

Allí Soria compitió contra la elegida por Weretilneck, la actual gobernadora Arabela Carreras, pero en lugar de ir en una fórmula con un camporista, como pretendía Doñate, su candidata a vice fue Magdalena Odarda, exsenadora de Elisa Carrió, que luego formó bloque con Pino Solanas y actualmente es la titular del INAI, Instituto Nacional de Asuntos Indígenas.

El partido Juntos Somos Río Negro de Weretilneck, con Carreras de candidata, se alzó en abril de 2019 con un aplastante triunfo con el 52,6 por ciento de los votos, contra un 35 por ciento del peronismo de Martín Soria. Meses después, Soria llegó a Diputados y Doñate al Senado.

«Soria no estuvo a la altura de las circunstancias», fue el análisis que hizo Doñate, sin vueltas, una vez consumada la derrota.

Tras eso, ambos pujaban por definir las listas en 2021, pero la vicepresidenta Cristina Kirchner se terminó inclinando por Doñate como armador. Martín Soria no quiso salir en la foto de «unidad» como el perdedor y en la imagen que selló la lista lo reemplazó su hermana María Emilia, intendenta de General Roca.

Pero esa elección se perdió por 736 votos y hubo acusaciones cruzadas de que parte del peronismo jugó en contra de la lista para que Doñate no se colgara un triunfo. Grietas del peronismo, que se quedó por primera vez en mucho tiempo sin ninguna de las bancas en juego en Diputados.

Cuando Soria se convierte en ministro de Justicia la relación con Doñate cambia. El funcionario desembarca en Buenos Aires con una postura anti Cámpora, pero encuentra un aliado en el diputado, que en el Senado venía trabajando en la comisión de Acuerdos, la de Seguimiento del Ministerio Público Fiscal y la Bicameral de Inteligencia.

Pero las diferencias y tensiones en el pago chico continúan y más hacia adentro del kirchnerismo, donde Soria mantiene un poder territorial en la provincia, producto de ostentar la ciudad de Roca, segunda localidad de Río Negro, pero Doñate cultiva el poder de gestionar con Nación lo que muchos intendentes reclaman: fondos.

Por esa razón y por su buena relación con Alberto, que en Río Negro no es Fernández sino Weretilneck, que ya trabaja para ser gobernador en 2023, es que algunos dirigentes ligados al sorismo lo tildan de ser un aliado de Juntos Somos Río Negro.

“La gente está harta de las miserias, de las peleas estériles y de los sectarismos políticos que no conducen a nada. No cuenten conmigo quienes piensen que sólo debo ser senador para las ciudades que gobierna mi partido”, se defendió él ante las críticas.

De fondo hay otra pelea más: el PRO crece en las encuestas de la mano de Aníbal Tortoriello, actual diputado y exintendente de Cipolletti.

Por esa razón, la Casa Rosada no vería con malos ojos que Weretilneck -aliado en votaciones clave del Senado- vuelva al poder, con Doñate como socio, marginando cualquier expectativa de Martín Soria, cuya continuidad como ministro depende de la suerte del Gobierno.

Otro dato que marca la sintonía entre Doñate y Weretilneck es que hoy, tras ser postulado por la vicepresidenta, el senador K fue con el exgobernador al ministerio del Interior para gestionar Aportes del Tesoro Nacional por 320 millones de pesos para su provincia, en una reunión con Juan Manzur y Wado de Pedro.

Así las cosas, de la mano de Cristina y con la Justicia como escenario, ambos enemigos íntimos rionegrinos vuelven a ser socios circunstanciales, en la pelea por el Consejo de la Magistratura.

PJB

compartir