Novedades

Cristina Kirchner intenta bloquear que Horacio Rosatti asuma la presidencia del Consejo de la Magistratura

Busca que se modifique el reglamento de funcionamiento de ese organismo. Además, logró que un juez de Paraná dicte una cautelar contra la aplicación del fallo de la Corte.

Cristina Kirchner puso en marcha dos jugadas de último momento y contra reloj para tratar de bloquear que Horacio Rosatti pase a presidir el Consejo de la Magistratura e intentar, por lo menos, que se designen las ternas para ocupar dos cargos de camaristas y tres de jueces de los tribunales de Comodoro Py, donde se investigan las causas por corrupción.

Por un lado, el diputado K Marcelo Casaretto logró que el juez federal de Paraná, Daniel Alonso, aceptara una inédita precautelar contra un fallo de la Corte que «prohíbe» al Congreso nombrar durante cinco días dos nuevos representantes a la Magistratura, uno por el Senado y otro por Diputados.

En forma llamativa, la vicepresidenta no quiere firmar esos nombramientos que le corresponden a la oposición.

Por otro lado, el kirchnerismo intenta que este miércoles el Consejo de la Magistratura apruebe un nuevo reglamento para que su actual presidente, Alberto Lugones, continúe en funciones mientras asumen las nuevas autoridades de acuerdo al fallo de la Corte de diciembre de 2021.

Ocurre horas después de que el lunes los K intentaran nombrar a cinco jueces federales, pero les faltó un voto en el Consejo.

Las jugadas se deben a que la ex presidenta no logró que el Congreso sancionara antes de este viernes una ley que respete el “equilibro” de los estamentos de jueces, abogados, legisladores y académicos en ese organismo que propone, sanciona y destituye jueces.

Los trece miembros del actual Consejo de la Magistratura, cuya fecha de caducidad por decisión de la Corte se cumplirá este viernes, se reunirán este miércoles desde las 8 para definir un esquema de funcionamiento “administrativo” que no paralice el sistema de Justicia.

“Convocamos una audiencia extraordinaria”, anunció el presidente del cuerpo, Alberto Lugones, a sus colegas este martes en la reanudación del plenario del cuerpo que reúne a todos sus miembros. Lugones es un juez que vota en sintonía con la estrategia judicial de la vicepresidenta.

Mientras el presidente de la comisión de Inteligencia del Congreso, el cristinista Leopoldo Moreau, y el ex jefe de la AFI y senador, Oscar Parrilliformularon declaraciones agraviantes contra el presidente de la Corte, Rosatti, quien debería asumir el lunes como nuevo titular del Consejo de la Magistratura, según el fallo de diciembre, en medio de esta nueva escalada.

Desde la oposición le contestaron a Parrilli. «Los dichos de Parrilli ponen a la Argentina a las puertas de un gravísimo conflicto de poderes. Los fallos de la Corte no son de cumplimiento opcional. Son obligatorios», manifestó Mario Negri, presidente del bloque de diputados nacionales de la UCR.

«Parecería que el kirchnerismo quiere reeditar lo que hizo cuando desplazó al Procurador General de Santa Cruz, Eduardo Sosa. La Corte declaró ilegal lo actuado y ordenó reponer al Procurador en su cargo, pero sistemáticamente se incumplió con ese mandato«, recordó Negri.

En sintonía con Negri, el gobernador de Jujuy y titular de la UCR, Gerardo Morales; el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, «acordaron pedir a sus representantes que no apoyen ninguna jugada de Cristina por la Magistratura«, revelaron a Clarín fuentes de Juntos por el Cambio.

Tres fuentes judiciales consultadas por Clarín manifestaron su preocupación por el proyecto de reglamento que se someterá a votación este miércoles en la Magistratura.

La parte resolutiva del proyecto, que circulaba y que podría se cambiado en las próximas horas, “es contrario a la sentencia y a la ley” por varias razones, explicó un abogado que conoce esta entretela.

Primero porque dice que “delega en la persona del actual presidente del Consejo…”, o sea que sigue Lugones desde el lunes.

Segundo porque “dice que para todo lo que exceda las facultades delegadas, será suficiente la conformidad de 7 consejeros. Esa es la mayoría absoluta en la ley hoy vigente” de funcionamiento del Consejo de la Magistratura. No con los 20 que la deben integrar, según el fallo de la Corte.

Pero lo más grave es que como no se hace distinción, al decir que alcanza con siete votos “para los casos que excedan las previsiones del punto I” sobre temas administrativos, podría entenderse que incluye también otras atribuciones, como elevar ternas e iniciar procesos de remoción, que en la ley requieren 2/3 (nueve votos).

El mayor interés de Cristina es desplazar a los miembros de la Cámara Federal porteña Pablo Bertuzzi y Leopoldo Bruglia -quienes confirmaron su procesamiento en la causa de los Cuadernos de las Coimas-, y ocupar los juzgados vacantes de los jueces Claudio Bonadio, Rodolfo Canicoba Corral y Sergio Torres. En su lugar, quieren nombrar candidatos a jueces adictos que habían quedado en malas posiciones en los exámenes del concurso.

El lunes a los K les faltó un voto para nombrar las ternas que se deberán elevar al presidente Alberto Fernández. Pero con ocho votos y esos cambios en el reglamento, “el lunes que viene podrían elevar ternas”, advirtieron las fuentes.

En tercer término, el proyecto de reglamento dice «hasta tanto se verifique la integración conjunta y simultánea del órgano si ello no resultare concomitante», Lugones será el presidente provisorio.

Las fuentes se preguntaron entonces “¿Quién verifica que eso ocurra?, ¿el propio Lugones? Implicaría que Lugones puede decidir cuándo el fallo está cumplido o no”.

Además, el juez de Paraná que dictó la cautelar es, en la interna de los magistrados, de la lista Celeste que lidera Lugones y el gobierno mandó su pliego al Senado para ser nombrado miembro de la cámara federal de Rosario.

Entre otras sutilezas, el proyecto de reglamento determina que el presidente delegado del Consejo se encuentra «facultado», no «obligado», a realizar el procedimiento de consulta al resto de los miembros. “¿Significa que podría no hacerlo?”, se preguntaron las fuentes.

El presidente de la Asociación de Magistrados y funcionarios de la Justicia Nacional, Marcelo Gallo Tagle, dijo: “No conozco el proyecto de reglamento, pero de acuerdo a las versiones periodísticas su contenido es impropio e inadecuado”.

Si se aprueba, las autoridades salientes les pondrán condiciones a autoridades entrantes y a pesar de que los nuevos miembros pasarán de 13 a 20 representantes.

En cuanto a la cautelar dictada por el juez de Paraná a pedido de un diputado K, el presidente del Colegio de Abogados, Alberto Garay, dijo que la precautelar «es un disparate que interfiere sobre un fallo de la Corte».

“Un juez, desde un amparo, no puede dictar medidas que tengan efectos sobre la sentencia de otra juez”, explicó.

Dijo que el colegio, como autor de la denuncia de constitucionalidad en el 2006, decidirá en las próximas horas qué curso de accionar tomar.

Agustina Díaz Cordero fue elegida por los jueces como su representante en el Consejo de la Magistratura.
Agustina Díaz Cordero fue elegida por los jueces como su representante en el Consejo de la Magistratura.

En todo caso, el juez de Paraná podría pedir que se unifique su causa con la que abrió el colegio de abogados de la Ciudad de Buenos Aires, que preside Alberto Garay y abrió esta causa hace años.

El Consejo tiene entre sus atribuciones la administración del presupuesto de Justicia y designa al administrador general del Poder Judicial que trabaja bajo su órbita.

Este viernes se cumplen los 120 días que en diciembre del año pasado fijó la Corte como plazo máximo para que el Consejo se integrara con 20 miembros, y la presidencia a cargo del alto tribunal, o el Congreso aprobara una ley al respecto.

Pero el Frente de Todos, por sus peleas internas, no pudo cumplir con esa plazo para sacar una nueva ley. Así que esta doble jugada le sirve para tapar esa pelea.

Desde la salida del fallo a fines del año pasado, el Consejo se abocó a organizar los dispositivos electorales para cumplir con la sentencia de la Corte.

La semana pasada los jueces eligieron a la civilista Agustina Díaz Cordero y los abogados, a Jimena de la Torre y María Fernanda Vázquez, y ahora falta un representante por los profesores de Derecho de las universidades del Estado.

Pero CFK  hizo esta apuesta para tratar de paralizar el nombramiento de este Consejo que será solo por siete meses, hasta que se deban elegir nuevas autoridades.

Clarin

compartir