Tras el alerta emitida por la cartera sanitaria nacional por riesgo de propagación del dengue, el Ministerio de Salud de Entre Ríos solicitó a los equipos reforzar las acciones de vigilancia, diagnóstico precoz y tratamiento oportuno de casos.
Ante este panorama a nivel nacional y la cercanía de los casos con la provincia de Entre Ríos, se reiteró a la población la importancia de intensificar las acciones de control y la eliminación de criaderos de mosquitos, ya que es la principal medida de prevención. Asimismo, es necesario sostener dichas líneas de cuidado durante cualquier época debido a que los huevos de los mosquitos aedes aegypti pueden resistir condiciones de sequía y mantenerse viables por más de un año.

En este marco, desde la Dirección General de Epidemiología de la provincia se socializaron los criterios de abordaje con los equipos de atención primaria, prehospitalaria y hospitalaria.

Recomendaciones para la comunidad general

– Eliminar todos los recipientes en desuso que puedan acumular agua. Se recomienda dar vuelta, tapar o resguardar los objetos útiles que se encuentran en el exterior y pueden almacenar agua de lluvia o riego (baldes, palanganas, tambores, juguetes, etcétera).

– Cepillar, limpiar y cambiar frecuentemente el agua de bebederos de animales, colectores de desagües de aire acondicionado o lluvia. En cuanto a las piletas de natación, resulta indispensable mantenerlas cloradas y utilizar cobertores cuando no se utilizan.

– Evitar el cultivo o preservación de plantas en agua, ya que los huevos del mosquito pueden adherirse a la pared del recipiente o entre las raíces de las plantas.

– Respecto a las medidas de prevención de picaduras es fundamental usar repelentes –de acuerdo a la edad y según las recomendaciones del producto–, ropa clara que cubra brazos y piernas, especialmente durante las actividades al aire libre, y utilizar ahuyentadores domiciliarios de mosquitos como tabletas, espirales o aerosoles.

– Por último, entre otros cuidados a tener en cuenta se pueden colocar mosquiteros en puertas y ventanas, como también proteger camas, cunas y cochecitos de bebés con telas mosquiteras o tules.