Novedades

Denuncian que el Ministerio de Salud dejó de entregar leche a embarazadas y niños, y la reemplazará por 800 pesos

El Ministerio de Salud reemplazó la entrega de leche a embarazadas y niños por un pago de 800 pesos a los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo y Asignación Universal por Embarazo.

El Ministerio de Salud decidió dejar de entregar leche para los chicos de hasta dos años en los centros de salud a través del Programa Nacional de Entrega de Leche Fortificada. En su lugar se decidió hacer un reparto de 800 pesos a los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo y Asignación Universal por Embarazo.

La medida fue comunicada a través de la resolución 904/22 del Ministerio de Salud y generó fuerte polémica entre los especialistas, que advirtieron que dicho monto representa menos de la mitad del actual consumo de leche en menores, y el riesgo que esto puede representar en el desarrollo de los niños. También explicaron que representaba una oportunidad para que los padres puedan llevarlos a las consultas médicas.

Así lo expresó Mónica Rinaldi, directora de Maternidad e Infancia de Mendoza, este miércoles en diálogo con “Lanata sin Filtro”: “Nosotros entregábamos dos kilos a las embarazadas, las puérperas y a los chicos desde los seis meses a los dos años de edad. Si los chicos tenían bajo peso o riesgo nutricional se aumentaba a 3 kilos. Es decir, a la mayoría se les está dando la mitad del dinero para comprar leche. Con los 800 pesos alcanza sólo para un kilo de leche que alcanza para 13 días”.

La médica advirtió que la entrega de la leche era “una oportunidad sanitaria muy importante” ya que “estaba atada a los controles de salud de los niños y las embarazadas y era una gran oportunidad para detectar riesgos”. “Esto es muy grave y una decisión errónea porque no solamente estamos limitando el acceso a la alimentación, sino que además esta disminución de la entrega de leche se hace en el periodo más vulnerable de la vida de las personas, que es durante el embarazo y en los primeros meses de vida, cuando se desarrolla el cerebro y todos los órganos”, advirtió Rinaldi.

En el mismo sentido, alertó que, debido al alto porcentaje de pobreza infantil que roza el 60% a nivel nacional, en algunos casos podría suceder que las familias no utilicen estos fondos para la compra de leche: “No siempre está garantizado que vaya a los niños porque quizá tienen necesidades superiores. El argumento es darles autonomía a las familias, pero no lo hay si el dinero no alcanza”.

compartir