Novedades

Denuncian que los hospitales de niños Garrahan y Elizalde están desbordados

En el marco del recorte de la salud pública, que ya acumula un 35% a nivel nacional entre el año 2021 y 2023, y que la pobreza en niños y adolescentes llega al 54%, vemos estas postales que demuestran la insuficiencia de recursos en el sistema de salud para atender a los niños y adolescentes. Plata para salud, no para el FMI, que la salud sea realmente un derecho.

En esta situación de hambre y vulnerabilidad, en el Hospital Garrahan, uno de los hospitales de alta complejidad para niños más grande de América Latina, vemos que año a año, con el agravamiento de la crisis, como se desbordan las salas y el personal hace lo imposible por atender a todas las camas que se suman hasta en ¡pasillos y aulas! Llegando a un total de 80 camas y se necesitan aún más para poder atender la demanda, incluyendo personal que ya no da abasto. La guardia está colapsada, excediendo su capacidad, y hay 9 horas de espera en la guardia externa.

Ninguna administración ni ningún gobierno nacional, ya sea de JxC ni del peronismo (ni hablemos de la privatización que quiere Milei) revirtió esta carencia de hospitales y de infraestructura, de condiciones laborales adecuadas para dar respuesta a las necesidades de la población. El ajuste se muestra tanto en el Elizalde en la Ciudad con Larreta como en el Garrahan con el gobierno de Massa, Cristina y Alberto, junto con la complicidad de las conducciones sindicales.

 

Necesitamos un sistema unificado y gratuito, centralizado desde el estado bajo control de trabajadores y usuarios, inversión en más hospitales y centros de salud, organizado en base a las necesidades. Plata para salud, no para el FMI!

Fuente: DLI

compartir