Novedades

Denuncias cruzadas, renuncia y sumario en el Hospital de Federación

Una serie de acusaciones cruzadas en el Hospital San José, de Federación, terminó con la renuncia del administrador contable Patricio Javier Beltramini y la apertura de un sumario en su contra por parte del Ministerio de Salud. El conflicto se dio entre el ahora exadministrador y la directora del nosocomio, Carolina García.

El 12 de mayo de 2021, Beltramini denunció en la Policía local maltratos por parte de la directora del hospital. Dijo entonces que «el día de hoy me llega una nota, por parte de esta persona (la directora García) que me exige que debiera de entregar la tarjeta de coordenadas, de la cuenta que soy responsable de los pagos, además de la llave de la caja fuerte y el 50% del efectivo de la caja chica en manos de esta persona, a lo que me negué a firmar esta nota destacando que no haría nada de lo que decía si nada de esto era bajo resolución». Y, según consignaron medios locales en 2021, agregó que «desde que asumió como directora la señora Carolina Andrea García el trato que ha tenido ella para conmigo siempre fue hostil».

Beltramini, exadministrador del hospital. Foto: Federación Al Día.

Lo cierto es que la directora negó cualquier destrato e incluso informó que en febrero de 2021 -tres meses antes de la denuncia en su contra por parte de Beltramini- denunció a la pareja del administrador por una situación que se habría dado cerca de su domicilio.

El viernes 20 de mayo, en el Boletín Oficial de Entre Ríos se informaron dos decretos: el N° 445, firmado por la ministra Sonia Velázquez, fechado el 14 de marzo de este año, mediante el cual Beltramini renunció a su cargo; y el N° 453, del mismo días, en el que se dispone la instrucción de un sumario por presuntas irregularidades durante su desempeño como administrador del hospital.

Carolina García, directora del Hospital de Federación.

En este último decreto se detalla una parte del conflicto que mantuvo con la directora del nosocomio de Federación. Allí, la directora García informa que la denuncia formulada por Beltramini en mayo de 2021 fue desestimada y que, a su vez, meses antes había radicado una denuncia contra la pareja del mismo quien, según su versión, la amenazó frente a su casa.

«Conforme surge de lo informado por la directora del nosocomio licenciada Carolina García, sobre la desestimación de la denuncia penal que efectuara el señor Beltramini, contra su persona por diversas acusaciones en relación a un supuesto maltrato laboral como así también conductas irregulares en relación a la administración de los fondos del establecimiento asistencial, agregando a fojas 22 copia de acta en la que la Dirección Provincial del Trabajo Delegación Chajarí, dispone archivar las actuaciones por no tipificar violencia de género los hechos denunciados», señala el decreto, según registró Entre Ríos Ahora.

Renuncia y sumario en el Ho… by Entre Ríos Ahora

Asimismo, se agrega que la médica García informó que denunció en sede policial que el 8 de febrero de 2021 ‘veo una camioneta estacionada en la calle frente a mi domicilio, más para el lado de mi vecina. Se baja una mujer y se dirige a mi persona, me grita qué problema tengo con ella; me pregunta a los gritos por qué no le quiero pagar. Se encontraba en un estado muy alterado. Me preguntó gritando si sabía quién era ella y como resolvía los problemas ella. Continuó a los gritos diciéndome: ‘Yo resuelvo los problemas a las trompadas y vos tenés dos hijas’. Luego agregó que me venía a buscar a mi casa porque ahí no era nadie y en el hospital era la directora. En ese momento me quiso atropellar. Es ahí cuando escapé, entrando a mi casa, donde encuentro a mis dos hijas muy asustadas. Traté de sacar fuerzas para contenerlas debido a que yo también estaba muy asustada. Recuerdo que, una vez dentro de mi casa, la mujer que me atacó sale en la camioneta escarbando a alta velocidad. La mujer que me atacó es Lucrecia Céspedes, esposa de Patricio Beltramini». En el decreto se consignó que Céspedes es prestadora de servicio del Hospital San José.

La conducta bajo la lupa de Salud

El decreto cierra con el dictamen de la Dirección de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Salud que consideró «que la situación expuesta en relación al agente Beltramini amerita un ámbito de producción de prueba y evaluación más amplio, tal lo es la investigación sumarial, a fin de determinar si la conducta del citado agente no ha violentando los deberes del artículo 61º incisos a), b), d) f) y artículo 62º incisos h) y j), por lo que corresponde se inicie un sumario administrativo al agente en cuestión, por hallarse su conducta presuntamente incursa en la causal de cesantía prevista en el artículo 71º incisos c) y e) de la Ley 9.755 (Marco de Regulación del Empleo Público en la Provincia)».

El artículo 61 establece los deberes del empleado público. Los incisos que podría haber violentado, dicen lo siguiente: que el agente debe (A) «prestar el servicio personalmente, encuadrando su cumplimiento en principios de eficiencia, eficacia y rendimiento laboral, en las condiciones y modalidades que se determinen»; (B) «observar las normas legales y reglamentarias y conducirse con colaboración, respeto y cortesía en sus relaciones con el público y con el resto del personal»; (D) «respetar y hacer cumplir, dentro del marco de competencia de su función, el sistema jurídico vigente»; y (F) «observar el deber de fidelidad que se derive de la índole de las tareas que le fueron asignadas y guardar la discreción correspondiente o la reserva absoluta, en su caso, de todo asunto del servicio que así lo requiera, en función de su naturaleza o de instrucciones específicas, con independencia de lo que establezcan las disposiciones vigentes en materia de secreto o reserva administrativa, excepto cuando sea liberado de esa obligación por la autoridad que la reglamentación determine».

En tanto, el artículo 62 estipula las prohibiciones. Los puntos que le reprochan son el «H» en el que se le prohibe al agente «desarrollar toda acción u omisión que suponga discriminación por razón de raza, religión, nacionalidad, opinión, sexo o cualquier otra condición o circunstancia personal o social» y el «J» que prohibe «realizar con motivo o en ocasión del ejercicio de sus funciones, coacción ideológica o de otra naturaleza, cualquiera fuese el ámbito donde se realicen las mismas».

Finalmente, el artículo 71, en sus puntos «C» y «E», establece que son causales de cesantía las «infracciones reiteradas en el cumplimiento de sus tareas o falta grave hacia los superiores, iguales, subordinados o al público» y el «incumplimiento de los deberes determinados en el Art. 61 de esta ley o quebrantamiento de las prohibiciones establecidas en el Art. 62 del presente régimen, cuando por la magnitud y gravedad de la falta así correspondiera».

 

Entre Ríos Ahora.

compartir