Novedades

Detienen y liberan a dos militares que hacían actividades de inteligencia sospechosas

La policía de la Ciudad los arrestó en el Paseo Alcorta por una orden judicial en una causa abierta por una denuncia del diputado de Juntos por el Cambio, Cristian Ritondo. Desde la AFI dicen que participaban de un entrenamiento teórico.

La Justicia detuvo y luego liberó a dos militares en actividad, uno de la Armada y otro del Ejército, que estuvieron haciendo en el Paseo Alcorta actividades de inteligencia sospechosas supuestamente para la Escuela Nacional de Inteligencia (ENI) que depende de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI).

La detención, ordenada por el juez federal Marcelo Martínez De Giorgi, se produjo por una denuncia que el lunes formuló el diputado de Juntos por el Cambio y miembro de la comisión Bicameral de Inteligencia, Cristina Ritondo.

Luego de recibidas la denuncia, Martínez De Giorgi, mandó la causa a sorteo entre las doce juzgados federales, informaron a Clarín fuentes judiciales.

A Ritondo le llamó la atención de que los detenidos tuvieran como misión, por ejemplo, identificar “puntos ciegos” de las cámaras de seguridad de la CABA, según un anónimo que recibió y es la base de la causa.

Además, que los “objetivos” que tenían los detenidos estaban ubicados en zonas de clase media frecuentadas por empresarios “como José Luis Manzano, los Bulgheroni o el periodista Jorge Lanata”.

Los detenidos mostraron a la policía de la Ciudad identificaciones «de la Armada y el Ejército» pero “seguramente tienen algún vínculo con la AFI”, dijeron desde la oposición. Uno declaró que recibía instrucciones de un «coronel de Inteligencia» del Ejército. En el momento de ser detenidos, se estaban «haciendo señas» entre sí, dice un sumario policial que analiza la Justicia.

Un vocero de la AFI dijo a Clarín que esas actividades se hicieron «en el marco de una clase de la Diplomatura en Obtención de Información, estaba programada una actividad pedagógica simulada de “reconocimiento operacional – zona urbana”».

«En la hipótesis (ficticia con fines académicos), se planteaba que se habían detectado “redes informativas de Servicios de Inteligencia Extranjeros operando en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”», agregó el vocero.

Explicó que «el ejercicio dispone como “objetivo de reconocimiento” a un lugar de acceso público (vale resaltar que ese objetivo específico era la infraestructura del lugar y no algún tipo de persona física)».

Los alumnos «se reunieron (el lunes) por la mañana en la Escuela Nacional de Inteligencia y partieron hacia el lugar» donde dos de ellos fueron detenidos.

Según el vocero, se trata de alumnos de «la segunda edición de la Diplomatura en Obtención de Información para personal de Sistema de Inteligencia Nacional». «La Diplomatura, su programa y la planificación de las clases está aprobada por la Escuela Nacional de Inteligencia y se encuentra formalizada a través de los canales institucionales y se dicta en sus instalaciones», agregó.

«De ninguna manera, se trata de actividades de inteligencia ilegales, sino una planificación pedagógica en un escenario real con objetivos ficticios creados específicamente para esa clase puntual para la profesionalización del personal», resaltó el vocero.

Sin embargo, llama la atención que suboficiales de la «Armada y el Ejército estuvieron participando de actividades de la Escuela de Inteligencia», destacaron desde la oposición. La ley de Defensa y de Seguridad Interior prohíbe taxativamente que los militares participen de tareas de inteligencia interna.

Ritondo, que es miembro de la comisión bicameral de inteligencia, recibió el lunes un anónimo dirigido a su persona que le advertía que iba a producirse actividades de inteligencia “ilegales” de parte de agentes de la AFI, la escuela de Inteligencia y de las Fuerzas Armadas.

“Estas actividades se encubren con las actividades educativas de la Escuela de Inteligencia”, agrega el anónimo.

Precisa que sería “actividades de obtención de información, tareas de observación y toma de fotografías, identificación de lugares de observación, análisis de cámaras de vigilancia y puntos muertos, análisis de zonas aledañas y de agentes de seguridad y confección e intercambio de informes”.

El anónimo agrega que las actividades de inteligencia se realizarían en las cercanías del Patio Bullrich, Paseo Alcorta, Plaza San Martín y Plaza Vicente López.

Entonces, Ritondo consultó con el juzgado de turno, a cargo de Marcelo Martínez de Giorgi y éste ordenó desplegar personal de policía de la Ciudad a fin de detectar personas sospechosas de realizar actividades ilegales de inteligencia en las áreas denunciadas.

Así se detuvo e identificó el martes a dos personas sospechosas pertenecientes a «la Armada y el Ejército», las cuales se identificaron y consultado el juzgado se procedió a su liberación, mientras continúan las investigaciones judiciales para determinar si las actividades fueron ilegales o no.

En fuentes judiciales trascendió que los detenidos eran parte de un grupo de 24 personas que estuvieron realizando esas actividades de inteligencia.

Clarin

compartir