Novedades

Dina Boluarte, la presidente de Perú que asumió tras la destitución de Pedro Castillo

Dina Boluarte tomó juramento como presidente en Perú luego de la destitución de Pedro Castillo. El exmandatario declaró un golpe de Estado y disolvió el Congreso.

Este miércoles se vivió un tenso clima político en Perú, luego que el presidente hasta entonces Pedro Castillo disolvió el Congreso, declaró así un golpe de Estado y también dictaminó un toque de queda a nivel nacional. Por lo que en una sesión legislativa se dispuso que la vicepresidente tome juramento para asumir.

Se trata de Dina Boluarte, la funcionaria que acompañó en la fórmula a Pedro Castillo y se comenzó a distanciar del mandatario en los últimos meses por las diferencias que tenían a la hora de tomar decisiones. Incluso, fue expulsada del partido Perú Libre por este mismo contexto de ideales distintos.

En aquel entonces, publicó un comunicado luego de la polémica salida: “Como miles de peruanos y peruanas, soy de izquierda, pero de izquierda democrática, no totalitaria, ni sectaria que permite la divergencia y la crítica y donde no hay líderes infalibles ni intocables”.

De esta manera, su asunción en medio de la destitución de Pedro Castillo también tiene un valor importante para la población de Perú porque se convirtió en la primera mujer en el cargo de presidente. Es abogada, tiene 60 años y antes de presentarse en las elecciones generales ocupó otros cargos dentro del Gabinete nacional.

Primero, en el Registro Nacional de Identificación y Estado Civil desde 2007 y cuando asumió en 2021 como vicepresidente fue también nombrada como ministra de Desarrollo e Inclusión Social. Luego este 25 de noviembre pasado decidió renunciar al cargo y continuó como vicemandataria.

Finalmente, decidió asumir según la cadena sucesoria que le permitió tomar juramento como gobernante tras el golpe de Estado que declaró Pedro Castillo y llevó a su destitución.

A través de sus redes sociales, manifestó al respecto: “Rechazo la decisión de Pedro Castillo de perpetrar el quiebre del orden constitucional con el cierre del Congreso. Se trata de un golpe de Estado que agrava la crisis política e institucional que la sociedad peruana tendrá que superar con estricto apego a la ley”.

compartir