Novedades

Dura reacción de Ucrania por la reunión del embajador argentino en la ONU con su colega ruso: “Mamá mía, qué junta”

En un inédito conflicto entre Argentina y Ucrania en el seno de las Naciones Unidas, el representante del gobierno de Volodimir Zelensky le respondió con una dura frase al embajador argentino en organismos internacionales por su reunión y su foto con los embajadores de Rusia, Bielorrusia, China, Cuba, Venezuela, Pakistán y Sudáfrica.

El embajador argentino en Ginebra, Federico Villegas Beltrán, que ejerce la presidencia del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, defendió la reunión de la polémica como parte del “multilateralismo”.

También lo apoyaron las autoridades de Cancillería en Buenos Aires aunque a la oposición y algunos diplomáticos entendidos les cayó mal por “no ser el momento”. Rusia acaba de ser suspendida del Consejo de Derechos Humanos por 93 votos a favor en la Asamblea General, entre ellos los de Estados Unidos, Europa Occidental y Argentina.

“El presidente del Consejo de Derechos Humanos estaba salvando el multilateralismo o como comentó uno: ¡Mamá mía! ¡Qué junta! Es imposible imaginar un tuit más bochornoso que pudiera haber anulado la respetabilidad y la imparcialidad de uno con mayor eficacia”, escribió este jueves Sergiy Kyslytsya, el embajador ucraniano en la ONU en Nueva York.

Villegas Beltran tiene su misión en organismos de la ONU, en Ginebra, mientras el ucraniano que se quejó está en la de Nueva York, donde tienen sus «cuarteles» la Asamblea General y el Consejo de Seguridad, lo que hace más fuerte su queja.

Lo hizo retutiteando al de Villegas Beltrán del miércoles con el ruso Gennady Gatilov, y los otros diplomáticos y que decía lo siguiente. «Ahora más que nunca necesitamos aumentar el entendimiento mutuo y la cooperación, independientemente de nuestras diferencias. Gracias Embajadores de Rusia, Cuba, Venezuela, Pakistán, Bielorrusia, China y Sudáfrica por una gran discusión sobre cómo preservar #multilateraldiplomacy en el @UN_HRC», En lo que representa un escándalo de grandes proporciones en la comunidad de diplomáticos de Naciones Unidas –Ucrania es un país ahora “mimado” quienes condenar la descomunal invasión por parte de las fuerzas rusas- con lo cual este jueves en Ginebra se dividirán también las aguas.

Pero más alla de toda esa polémica lo que llamó la atención es que Villegas Beltrán –diplomático de carrera, profesional y cercano al peronismo del ex canciller Jorge Taiana- se encontró con el diplomático ruso luego de la ola de críticas desde el cristinismo duro porque el Gobierno se sumó al voto de Occidente -y por ende de Estados Unidos- que terminó con la suspensión de Rusia del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Lo criticaron desde el senador Oscar Parrilli, ladero de Cristina Kirchner, a la ex embajadora Alicia Castro y el diputado Eduardo Valdés.

La situación para el Presidente Alberto Fernández es tan difícil en este terreno que en su equipo aclararon que no apoyarán ahora la expulsión de Rusia del G20 como promueve Joe Biden.

Por otro lado, la reunión de Villegas Beltran con Gennady Gatilov también se produce el mismo día en que la vicepresidenta volvió a referirse en términos ambiguos a la invasión rusa de Ucrania.

Porque si bien en un tramo de su discurso en el CCK en la apertura de la Asamblea de la EUROLAT ubicó a Rusia entre los cuatro países de los cinco que tienen «silla permanente y con derecho a veto en Consejo de Seguridad que «en algún momento, no han respetado las normas del derecho internacional», de manera elíptica habló del «doble estándar de las potencias que se creen por encima de los demás y no la respetan. Y puso como ejemplo «la invasión de las Malvinas» (por el Reino Unido) como un «claro ejemplo» A los pocos minutos, el sitio en español de la cancillería rusa tuiteaba: «#Zajárova: Han pasado 40 años desde el inicio del conflicto en torno a las Islas Malvinas. Abogamos por reanudar las negociaciones entre la Argentina y Gran Bretaña con el fin de arreglar el contencioso acerca de la soberanía de conformidad con las resoluciones de la ONU.»

Clarin
compartir