Novedades

El Banco Central defendió su decisión de contratar a familiares de empleados fallecidos

El Banco Central defendió su decisión de habilitar a parientes de empleados fallecidos a trabajar en esa institución, y cuestionó a la oposición por tener «bastante mala intención» sobre la medida.

Así lo indicó el vicepresidente de la autoridad monetaria, Jorge Carrera.

La polémica se generó a partir de la decisión del Banco Central de volver a permitir que familiares de personal fallecido pueda trabajar en ese organismo, una medida que había sido derogada en 2018.

«Respecto a una medida puntual y acotada del Banco Central, ex funcionarios del Banco durante el macrismo usan la palabra general y amplia: ´parientes´ para señalar a los beneficiarios de la restitución de un viejo derecho del Convenio Colectivo 18/1975 ante la muerte de un empleado en su período activo», señaló el funcionario en su cuenta de Twitter.

En ese sentido, explicó que los únicos parientes con derecho a aplicar serían o el conyugue o conviviente si no estaban separados y en el caso que tengan hijos menores de edad o un hijo entre los 18 y 25 años.

La decisión «es aplicable para situaciones de vulnerabilidad generada por fallecimiento», resaltó Carreras.

Además, puntualizó: «Sólo pueden pedir ser tenidos en cuenta para acceder a ese beneficio durante 180 días luego de la muerte del empleado».

«Sólo podrán ingresar en la categoría más baja del escalafón», añadió.

Carreras aseguró que «ha habido bastante mala intención» en cómo fue presentado el tema en la opinión pública y apuntó contra la oposición: «Ojalá la tenacidad que tuvieron algunos ex funcionarios para quitar derechos a los trabajadores la hubieran tenido para no endeudarse o ser responsable en la forma en que lo hicieron y no comprometer así el patrimonio de todos los argentinos».

El debate en torno a esta medida se originó a partir de declaraciones del ex presidente de la autoridad monetaria Guido Sandleris, en las que afirmó que el empleo público «no puede ser hereditario».

«En 2018, en el BCRA eliminamos el requisito de priorizar la contratación de parientes para reemplazar a un empleado fallecido. El directorio del BCRA acaba de restituirlo. Un papelón», se quejó el economista.

 

compartir