Novedades

El desarrollo, la revolución que nos toca hacer

Columna por LUCAS DELFINO

Presidente del Ente de Tursimo del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires

 

El 25 de Mayo suele funcionar como un recordatorio de que existe una identidad más grande que nos contiene y nos justifica: la Argentina. Esta conmemoración tiene un valor especial. Nuestra patria está entrando en una coyuntura crítica. Mucho más que en 2015, la elección del 2023 se dará en una sociedad que hizo el «duelo» con el modelo de país que se instauró luego de la crisis del 2001.

El país de la entropía: una sociedad polarizada al extremo, repleta de fracturas (ambientalistas y desarrollistas, industria y campo, interior y capital, ricos y pobres, Estado y sector privado), que, en su último giro de neurosis, pretende superar y resolver sus dilemas, llevando la contestación y la polarización al interior mismo del Estado.

El kirchnerismo, en su último despliegue, le ofrece a la Argentina una interna política. ¿Cómo no va a prosperar el repudio y el descreimiento hacia la actividad política entre todos los argentinos ante un espectáculo semejante?

Los resultados están a la vista. Como bien lo explicó Martín Rapetti en un estudio reciente, en el año 2020, el PBI per cápita de Argentina fue idéntico al del 1974. Es decir, que tuvimos el mismo nivel de ingreso per cápita que hace 50 años. El dato es demoledor, pero no es el único con esta característica, ya que en 2020 la pobreza fue del +/- 40% y en 1974 era de menos del 10%.

En este contexto, resulta lógico que nuestra patria se encamine a definir no ya en una contienda entre «cambio» versus «continuidad», sino entre «cambio» versus «cambio». En otros términos, la oposición tiene una inmensa oportunidad de implementar una transformación duradera, que nos devuelva un nuevo horizonte de prosperidad común.

Por ello tenemos hoy, todos los dirigentes opositores al kirchnerismo y su modelo de país, una responsabilidad histórica por la que se nos juzgará en la vida pública. Descreo que la receta consista en pelearnos entre nosotros. Descreo que la receta consista en reproducir en espejo al kirchnerismo, una especie de «setentismo» de derecha.

Estoy seguro que, las fuerzas y los dirigentes que hoy formamos parte de Juntos, tenemos mucho más para ofrecer. Y estoy seguro de que la sociedad, nos exigirá mucho más.

Todos estamos de acuerdo en que la próxima administración deberá implementar una reforma profunda de la Argentina, capaz de desbloquearla. Una modernización de la economía y del Estado. Necesitaremos para ello, rodearnos de los mejores técnicos con experiencia en la gestión pública y de ser posible, con experiencia en reformas, para poder tener y eventualmente implementar un plan preciso de cara a la sociedad.

Ahora bien, también necesitamos construir una nueva mayoría social. Una nueva mayoría para transformar la Argentina. La historia es contundente: las grandes transformaciones se dieron porque estuvieron ancladas en movimientos de masas. Nadie transformó nada con minorías.

Esto implica que con un plan y un equipo, no alcanzará. Necesitamos una utopía movilizadora, que enamore y movilice a nuestra sociedad. Que empodere nuestro plan. ¿Cuál y cómo?

Juntos puede políticamente anclarse en una palabra grande y poderosa, hoy sin intérpretes en el sistema político: el desarrollo. Desde la desaparición del frondizismo, el desarrollo se encuentra viudo de maridaje político. Tiene la ventaja de conectarse con una tradición histórica enraizada en la historia nacional, pero al mismo tiempo, es una palabra que nunca pasó de moda, porque nunca llegó de verdad.

El desarrollo puede ser nuestro norte y nuestra utopía movilizadora. La bronca tiene que ser un insumo, un punto de partida y no uno de llegada. Un despertador a la acción hacia delante y no un ejercicio de catarsis colectiva. El momento es ahora y requiere de un deseo positivo que potencia la acción política.

¿Están las condiciones dadas para un nuevo movimiento histórico? Si. ¿Estamos los dirigentes capacitados para hacerlo.

cronista.com

compartir