Novedades

El desesperante momento de un hombre que soportó las mordidas de un castor rabioso para sobrevivir

Un hombre de 73 años sufrió el ataque de un castor rabioso mientras nadaba en un estanque el pasado 6 de septiembre y luego de sobrevivir, relató cómo vivió el desesperante momento hasta que llegó a la orilla donde se alejó del animal.

Además, en el hospital debió someterse a cinco inyecciones contra la rabia, tenía el tendón de uno de sus dedos totalmente arruinado, lastimaduras en sus brazos y piernas en carne viva y heridas en todo su cuerpo, hasta el cuero cabelludo.
Es así que Mark Pierraccini, la víctima del brutal ataque, vive en Boston, Estados Unidos y le gustaba disfrutar de la naturaleza. Por lo que su plan habitual era manejar con su auto lejos de su casa y luego pedalear con su bicicleta hasta una laguna que visita hace varias décadas.
Aunque nunca había vivido un episodio similar, el cual explicó con detalles el ataque del castor rabioso a los medios locales. Así, recordó en su relato que le gustaba nadar hasta un islote que se encontraba dentro de la laguna y luego emprender la vuelta a la orilla donde estaba su bicicleta. Pero en esta oportunidad, según manifestó a The Republican, mientras regresaba nadando, sintió un fuerte golpe en su pierna derecha.
En ese momento, un animal emergió del agua, se trataba de un castor americano, que comenzó a morderlo agresivamente. Pierraccini intentó defenderse y lo golpeó con el objetivo de alejarlo, pero lo único que logró fue que el roedor se molestara y que lo atacara con más furia.
El desesperante momento de un hombre que soportó las mordidas de un castor rabioso para sobrevivir

Las heridas del hombre, a través de las fotos de Greenfield Recorder.
Por lo tanto, decidió continuar nadando hasta su única salida y llegar a la orilla mientras soportaba el dolor de las brutales mordidas del castor rabioso. “En algún momento pensé: ‘Si me detengo y lucho contra él una vez más, me voy a ahogar” manifestó a dicho medio el hombre de 73 años. Al alcanzar su objetivo en tierra firme, se desmayó por las graves heridas que presentaba.
Luego logró recomponerse para llegar al hospital más cercano aunque los recuerdos del episodio todavía lo aterran y afirmó no volvería al lugar. Según sus declaraciones al medio estadounidense, imaginó que no podría sobrevivir al feroz ataque del castor rabioso, del que todavía se recupera.

compartir