Novedades

El Frente de Todos no logró el quórum y se cayó la última sesión del año de la Cámara Diputados

El oficialismo buscaba aprobar un nuevo plan de pago de deudas previsionales y la creación de nueve universidades nacionales. Ofrecieron incluir la ley de Alquileres en el temario, pero la oposición lo calificó como “una trampa”

El Frente de Todos intentó este miércoles llevar adelante la última sesión del año en la Cámara de Diputados en la que se tratarían el nuevo plan de pagos de deudas previsionales (la actual moratoria vence a fin de año), la creación de nueve universidades nacionales en diferentes provincias del país y varios acuerdos internacionales.

Ayer, tanto el PRO, como la UCR, la Coalición Cívica y el Interbloque Federal habían adelantado que no darían quórum debido a que el temario no incluía ninguno de los proyectos que reclama la oposición, entre ellos el de Alquileres, el proyecto para deudores hipotecarios UVA o el que exime de Ganancias a las Pymes que reinviertan utilidades en bienes de capital.

Según pudo saber Infobae, el frente de todos contaba con los diputados del Frente de Izquierda y parte de Evolución Radical para llegar al quórum de 129 diputados. Tal como ocurrió en la última sesión, el pasado 1 de diciembre, donde estaba previsto tratar estos mismos proyectos educativos.

El espacio conducido por Rodrigo de Loredo y referenciado en Martín Lousteau ya había despertado críticas de los sectores “halcones” por haber acompañado el dictamen del oficialismo y por haber habilitado la última sesión, en medio de la disputa por los nombramientos de los representantes para el Consejo de la Magistratura.

Durante la reunión de Labor Parlamentaria, dado el escaso margen para llegar a los 129 diputados presentes, el oficialismo propuso ampliar el temario para incluir los proyectos de ley de Alquileres y de régimen previsional diferencial para los trabajadores combatientes de incendios forestales, tal como había reclamado Juntos por el Cambio durante las últimas semanas. Sin embargo, las ausencias de las bancadas de la oposición le impedirían a la oposición poder aprobar su propio dictamen, por lo que el ofrecimiento fue tomado como una jugada desleal. “Nos están tomando el pelo”, dijo un diputado del PRO a Infobae.

“El Frente de Todos unilateralmente convocó a una sesión especial sin consenso. Luego de advertir que no tienen quórum decidieron de forma inconsulta ampliar el temario incluyendo la ley de alquileres, intentando una nueva trampa, ya que el dictamen de mayoría es de ellos y de tratarse solo empeoraría la ley vigente. Juntos por el Cambio y otros bloques opositores firmantes del dictamen de minoría hace meses estamos intentando construir una ley de consenso que mejore la ley vigente”, explicaron a través de un comunicado tras una reunión de jefes de bloque de Juntos por el Cambio.

“Reiteramos nuestra vocación de diálogo y búsqueda de consensos para trabajar en esta Cámara de Diputados sin manoseos ni artimañas y con la seriedad que la labor parlamentaria exige”, concluyeron.

Hicieron una travesura para ver si lograban quebrarnos o dividirnos. Pero estamos dispuestos a acordar un plan de labor que pueda consensuarse entre oficialismo y oposición para los días que quedan o sesiones extraordinarias”, dijo Mario Negri, presidente del bloque radical, en una conferencia de prensa.

Sin el número, el Frente de Todos decidió avanzar con una sesión en minoría en la cual no se puede votar pero sí hacer discursos para dejar sentadas sus posiciones políticas. “Lamentamos la ausencia de los sectores de Juntos por el Cambio y otros interbloques. Lo primero que quiero hacer es agradecer a los 124 diputados que están presentes aquí para poder sesionar”, dijo Germán Martínez, presidente de la bancada oficialista. Martínez también reveló que antes de la sesión el oficialismo había logrado un acuerdo político con Evolución Radical para llegar al quórum pero que luego hubo un “fuerte ejercicio de presión” para que este bloque finalmente no baje al recinto.

Infobae

compartir