Novedades

El Gobierno busca avanzar en el recorte de subsidios y analiza una medida que impactaría en Bienes Personales

Recortar los gastos vía subsidios y aumentar la recaudación son los dos pilares que negocia el Gobierno nacional con el Fondo Monetario Internacional para conseguir un préstamo que ayude a pagar el que había tomado la administración de Mauricio Macri y del que restan abonar más de 40.000 millones de dólares.

Así lo explicó una alta fuente oficial al medio Clarín: «El recorte del gasto será a través de los subsidios. Y no sólo de los energéticos. En todas las áreas de gobierno hay subsidios que se irán revisando. Hay gastos vinculados a la pandemia que este año tienen que bajar, según explicó Martín Guzmán, incluso para las vacunas. También el año pasado tuviste más de 30.000 millones del Previaje que ahora no van a estar».

Para este año se proyecta un déficit fiscal primario de 2,5% del PBI; para 2023 bajaría a 1,9%; y para 2024, a 0,9%.

 

«Relacionado con la pandemia tuviste los Repro para ayudar a las empresas a pagar los salarios, de manera más masiva, y ahora volverán a ser el programa original. En el caso del Previaje se va a achicar. También puede haber algún retoque en Transporte, aunque en ese caso lo consideramos casi una parte del salario de los argentinos. Pero el grueso del recorte tiene que venir por lado de la energía y es donde está nuestra mayor disputa interna», agregó otro funcionario al mismo medio.

 

El año pasado, los subsidios a la energía implicaron un gasto de cerca de 11.000 millones de dólares y en menos de dos meses de 2022, según las planillas oficiales de ejecución presupuestaria, ya se insumieron unos 135.000 millones de pesos, más de 1.000 millones dólares a la cotización oficial. Allí es donde apuntan.

 

Otro de los puntos clave es el gasto social, ya que en este caso, en menos de dos meses se desembolsaron cerca de 43.000 millones de pesos entre la Tarjeta Alimentar y el Plan Potenciar Trabajo, unos 16.000 pesos por mes que recibe 1,2 millón de beneficiarios.

 

Un funcionario calcula que unos 5.000 planes se van dando de baja mensualmente por esta reactivación económica.

 

La otra parte de la reducción del déficit debería llegar vía recaudación. Para evitar una ruptura con la oposición que haga peligrar la aprobación del memorándum en el Congreso, desde el oficialismo aseguran que no se crearán nuevos impuestos. Tampoco habría un bis del impuesto a las grandes fortunas que rigió en 2021.

 

No obstante, se mantiene la idea de que los sectores más pudientes aporten lo suyo. Un caso claro es la segmentación de tarifas energéticas que planea quitar subsidios a los usuarios de mayores ingresos o mejores propiedades. Y otra medida que se conversa con el Fondo según confirmaron fuentes oficiales a Clarín es volver a la carga con un revalúo inmobiliario.

 

«Ya hubo intentos de revalúo en Provincia, con Vidal, y en Ciudad, con Larreta, y nunca se terminó de avanzar. Pero está claro que hay inmuebles y campos, sobre todos lo que no es nuevo, que tiene un costo fiscal bajísimo y no puede ser que se calculen los impuestos sobre esas bases», detalló uno de los funcionarios. También en el Gobierno insisten en que el combate a la evasión impositiva ayudará a mejorar la recaudación.

 

Fuente: Eduardo Paladini para Clarín.

compartir