Novedades

El Gobierno busca controlar el precio del pan: cómo funcionará el Fondo de Estabilización del Trigo

Junto con el aumento de retenciones a la harina y el aceite de soja, Alberto Fernández anunció la creación de un fideicomiso destinado a “mitigar el alza del precio de la tonelada de trigo”.

Además de aumentar las retenciones a los derivados de la soja, el Gobierno anunció la creación del “Fondo de Estabilización del Trigo”, a través del cual busca controlar el precio del pan.

La medida, anunciada por Alberto Fernández en su mensaje del viernes, fue instrumentada a través del Decreto 132/2022. Se trata de un fideicomiso administrativo y financiero destinado a “mitigar el alza del precio de la tonelada de trigo que requiere la cadena de molienda argentina, considerando los valores, anteriores al conflicto, de las mercaderías involucradas”, señala -en alusión al maíz, el girasol y sus derivados- el texto de la norma, publicada en el Boletín Oficial durante la madrugada del sábado.

Retenciones a los derivados de la soja: el Gobierno aspira a recaudar 425 millones de dólares

Según se anunció, el “Fondo de Estabilización del Trigo Argentino” será administrado por el Ministerio de Desarrollo Productivo a través de la Secretaría de Comercio Interior.

Su financiación será a través del excedente que ingresará a partir del aumento del 31 al 33 por ciento en las retenciones a la harina y el aceite de soja, y se instrumentará en forma de subsidio al precio de la bolsa de harina de 25 kilos que se comercializa a las panaderías. Su precio subió en las últimas semanas e impactó sobre el precio del pan.

Según cálculos de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, el Gobierno aspira a recaudar 425 millones de dólares con la medida que impacta sobre los derivados de la soja.

“La invasión de la Federación de Rusia a Ucrania ha afectado en forma significativa el abastecimiento global de productos agrícolas”, señala el documento, y amplía: “Ambas naciones aportan a la seguridad alimentaria total mundial el 28% del comercio internacional de trigo, el 19% del de maíz y el 78% del de aceite de girasol, afectando, particularmente, a dichos mercados, impactando sus precios internacionales y alcanzado alzas históricas”.

Alberto Fernández ya había adelantado esta preocupación por la suba internacional del precio del trigo en su discurso. Y sostuvo que “no hacer nada tendría consecuencias muy claras”.

“El aumento del trigo haría que aumenten los costos de producción del pan, de los fideos, de la harina que millones de argentinos y argentinos consumen. Y no se trata de aumentos que lamentablemente padecemos debido al desorden macroeconómico que nos tocó afrontar, sino de un impacto que golpearía aún más a los hogares con subas inusitadas en la canasta básica”, profundizó.

Molineros dicen que el fideicomiso de trigo no servirá para aplacar la inflación de los alimentos
La Asociación de Pequeñas y Medianas Industrias Molineras de la República Argentina (APYMIMRA), afirmó que “la distorsión de los mercados desalienta la siembra y resulta contraproducente tanto en la producción de granos como en su exportación. Se desalienta la oferta y con su caída se potencian los escenarios inflacionarios”.

De esta manera, a través de una carta que le envió al Gobierno, la entidad que representa a un tercio de las pymes que recibirán el aporte del fideicomiso de trigo y maíz para subsidiar a la producción de harina y fideos, manifestó su preocupación por las consecuencias de la intervención oficial.

En principio, esa herramienta contaría con un aporte de US$ 25 millones, que sería hecho por los exportadores de cereales, que luego se lo descontarían a los productores agropecuarios. Ambos eslabones de la cadena se oponen a la resolución oficial. Pero ahora las propias pymes de molineros, que en teoría serían las beneficiadas, expresaron al Gobierno su malestar por estas regulaciones.

Por otra parte, agregaron que “está claramente demostrado” que la harina representa entre el 15% y 20% del costo del pan, tomando como referencia a estudios de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de la Argentina (FADA). “Lo que nos permite presumir que la saturación a nuestro sector productivo tampoco redundará en una contención real del precio final del pan”, apuntaron.

compartir