Novedades

El Gobierno dijo que no subirán las retenciones al maíz, soja y trigo, pero no aclaró qué sucederá con la harina y el aceite de soja

Desde el Ejecutivo aseguran que habrá un paquete de medidas hacia el fin de semana. Confirmaron que estudian subir del 31% al 33% la alícuota al aceite y harina de soja.

Con un sector del campo y la oposición en plena ebullición por el cierre del registro de las exportaciones a los derivados de la soja, y con los coletazos de la invasión rusa a Ucrania que ya ocupan buena parte de las preocupaciones de los funcionarios del ala económica, desde el Gobierno salieron a aclarar este lunes que «no habrá aumento» generalizado de las retenciones, pero sí confirmaron que se estudia un incremento del 31 al 33% en la alícuota a la exportación de aceite y harina de soja.

«Se están estudiando una cantidad de medidas, Ninguna es la suba de la retención a la producción de maíz, a la soja o al trigo», aseguró esta tarde Gabriela Cerruti, la portavoz de la Presidencia, a los periodistas acreditados en Casa Rosada. Desde el Gobierno resaltaron además que el ministro Julián Domínguez continúa en pleno análisis de un paquete de medidas que se oficializarían hacia el fin de semana, y que el funcionario mantuvo este lunes conversaciones con algunos dirigentes de la oposición para desactivar las versiones en torno a una suba generalizada de las retenciones.

En ese sentido, desde Casa Rosada explicaron a este diario que el Presidente sigue con creciente preocupación las consecuencias de la guerra en Europa del este en los precios de los commodities y el impacto en el país, a horas de que el INDEC publique el número de inflación de febrero.

«Esto nos hace acordar a cuando surgió el coronavirus en China: sabemos que las consecuencias van a llegar al país, y no van a ser buenas», remarcaron desde Casa Rosada.

Entre las medidas que se analizan en el Gobierno -Fernández recibió temprano en Olivos a Domínguez- figuran la ampliación de los precios cuidados, diversos incentivos a los productores y el incremento de la alícuota en dos puntos, del 31 al 33%, para el aceite y la harina de soja, que había sido rebajada en plena pandemia.

Desde el Ejecutivo aseguran que esa facultad está a tiro del Presidente y que no necesita el aval del Congreso, aunque hay sectores del agro que dan cuenta de que con el rechazo al Presupuesto 2022 de diciembre pasado, esa instrumentación quedó trunca.

De esta forma, el Gobierno buscó cortar de raíz los rumores sobre un aumento de las retenciones en los principales granos, que originó una suerte de bola de nieve que terminó con una amenaza de Juntos por el Cambio de no respaldar el acuerdo con el FMI y la preocupación de los gobernadores peronistas por el avance de la supuesta medida

“No se consigue aceite en Europa ni harina en Italia. La situación va a empeorar salvo que la guerra se frene en los próximos días, y no parece ser una opción. Las consecuencias de la guerra están empezando a impactar en Argentina”, reconocieron en la Casa de Gobierno.

En el Gobierno se preparan para un aumento importante en el precio de los alimentos como consecuencia del impacto de la invasión rusa a Ucrania. Por eso se están evaluando un paquete de medidas anti inflacionarias para poder frenar la suba de precios prevista en el corto plazo.

Noticia en desarrollo

compartir