Novedades

En Off: Gildo Insfrán se puso contento por Macri, pero eligió a Rogelio Frigerio

Una de las sorpresas de la misión técnica a Israel que encabezó la semana pasada el ministro del Interior, Eduardo de Pedro, junto con siete gobernadores, fue la activa participación del eterno mandamás de Formosa, Gildo Insfrán.

Reticente a hablar con los medios de prensa y aun a dar discursos en público, el gobernador formoseño se “soltó” con varios de sus pares gobernadores en conversaciones ocasionales, y hasta se lo vio sonreír más de lo habitual en su intercambio con otros miembros de la delegación que llegó al Estado hebreo a estudiar sistemas y mecanismos de desarrollo hídrico. También, aunque con cuentagotas, Insfrán tuvo tiempo para hablar de política y de dejar en claro a quiénes considera sus amigos y sus enemigos en la oposición.

“¿Macri candidato en 2023? ¡Qué bueno! Yo la pasé muy mal durante su gobierno”, contó el mandatario provincial en relación con la eventual postulación del expresidente, como circuló la semana pasada.

De todos modos, el hombre que gobierna Formosa desde 1995 se ocupó de destacar su buena relación con Rogelio Frigerio, ministro del Interior de la gestión de Cambiemos

Locuaz, Insfrán rememoró en charlas privadas su vínculo con Rogelio Frigerio, el homónimo abuelo del exministro y hoy diputado nacional por Entre Ríos, cuando este manejaba el Movimiento de Integración y Desarrollo (MID), y más acá en el tiempo destacó que conoce a su nieto desde que este se desempeñó como joven secretario de Provincias durante la segunda presidencia de Carlos Menem.

“Siempre hay que hablar con todos”, se lo oyó decir a Insfrán, aunque la oposición formoseña siga criticándolo por su manejo de la pandemia, con denuncias por violaciones de los derechos humanos en foros internacionales. Ajeno a los cuestionamientos, Insfrán percibió la “envidia” de varios de sus pares que tienen impedida su reelección, como Rodolfo Suarez, de Mendoza, y Gustavo Bordet, de Entre Ríos, que lo acompañaron durante el viaje.

“No sé lo que voy a hacer”, dijo Insfrán cuando le preguntaron si el año que viene irá por un nuevo período. Nadie, por supuesto, creyó que esté cerca del retiro.

Mendoza vs La Pampa, el superclásico también en Israel

Casi sin roces transcurrió la misión técnica que encabezó Eduardo “Wado” De Pedro en Israel. Y decimos “casi” porque el conflicto que separa a Mendoza de La Pampa por el control del río Atuel estuvo más que presente, sobrevolando las discusiones vinculadas con el manejo del agua.

El gobernador de Mendoza, Rodolfo Suarez, y la ministra de Producción pampeana, Fernanda González, mantuvieron una diplomática y prudente distancia durante la gira, aunque un tema los obligó a disentir: la idea de De Pedro de “nacionalizar la gestión del agua” a través de un proyecto de ley, previa discusión con los mandatarios provinciales.

Allí fue Suárez el que expresó sus reservas, y de paso aclaró que no cumple con el fallo de la Corte Suprema que lo obliga a dar una determinada cantidad de agua a su vecino “porque las obras de infraestructura no se hicieron”. Silenciosa, González no dijo una palabra, pero sí compartió con sus pares peronistas declaraciones del gobernador Sergio Zillioto, que expresaba que “otras provincias tendrían que haber hecho este viaje hace 50 años y serían un poco más eficientes y tampoco se quedarían con el agua que es de otras provincias. La idea es ver de qué manera todo lo que nos muestra Israel, se puede volcar a la provincia de La Pampa”, dijo el gobernador, sin que hiciera falta que se refería a Mendoza.

Uñac cree que el próximo Presidente no será porteño

Muchos lo sindican como uno de los hombres de recambio, en el caso de que el presidente Alberto Fernández decida no ir por su reelección. El gobernador de San Juan, Sergio Uñac, tiene en la mira ir por otro período como mandatario provincial, pero tampoco le cierra la puerta a ir por el premio mayor el año que viene. “El cree que tiene para mostrar una provincia ordenada y eficiente”, comentó uno de los miembros de la delegación a Israel, de la que Uñac participó durante la semana pasada

Los testigos indiscretos también aseguran que el sanjuanino cree que “el próximo presidente no va a ser porteño”, porque “la gente no quiere más alguien con esa mirada en la Casa Rosada”.

Allí estarían incluidos no sólo el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, hoy por hoy el principal candidato opositor, sino también el propio presidente Alberto Fernández.

Sin definiciones con micrófonos encendidos, Uñac compartió actividades con Eduardo de Pedro, el camporista y ministro del Interior a quien muchos perciben con deseos de pelear también por ser el candidato del peronismo-kirchnerismo el año próximo. “Son la próxima generación”, dijeron cerca de ambos.

Parrilli incomoda a sus pares kirchneristas

Presionado por los duros cuestionamientos técnicos que había recibido su proyecto de crear un fondo con los “dólares fugados para pagarle al FMI, que el kirchnerismo tomó como bandera política y salió a militar juntando firmas de apoyo, Oscar Parrilli (Neuquén) criticó a Juntos por el Cambio por haber apoyado la renegociación de la deuda con el organismo. “Es un acuerdo que fue, al menos, malo; yo creo que fue el peor de todos”, sentenció el senador ultrakirchnerista para salirle al cruce al radical Martín Lousteau (Capital).

Lo que no calculó el neuquino fue que sus palabras, como si fueran una bomba de racimo, soltaron esquirlas para todos lados. Así fue como, heridos por la intervención de su compañero de interbloque, los oficialistas Pablo Yedlin (Tucumán), Carlos Espínola (Corrientes) y Edgardo Kueider (Entre Ríos) se levantaron y abandonaron el recinto donde se discutía el proyecto. Es que los tres respaldaron públicamente y luego votaron el acuerdo con el FMI, igual que 17 senadores del Frente de Todos y 32 de JxC.

Quirós, el invitado estrella de su “amigo” Ginés

La foto llamó la atención, no tanto por una relación personal que se sabe fluida, sino porque se dio en momentos de pelea abierta entre el Gobierno y la oposición. Hace diez días, la Fundación y Universidad I-Salud, creada por el exministro de Salud Ginés González García, llevaron a cabo la entrega de premios en el trigésimo aniversario de la entidad, y allí estuvo, como “invitado estrella”, el actual ministro de Salud porteño, Fernán Quirós.

“Ellos se llevaron siempre bien, aún en los momentos más duros de la pandemia”, expresaron cerca del exministro, que luego de su abrupta salida por el escándalo del vacunatorio vno quedó en tan buenos vínculos con su sucesora, Carla Vizzotti, o el propio presidente Alberto Fernández. Sobrevoló en el encuentro la eventual candidatura a jefe de gobierno porteño de Quirós, hombre de confianza de Horacio Rodríguez Larreta en el gobierno porteño.

Juntos, Ginés y Quirós entregaron reconocimientos a la asesora presidencial Dora Barrancos, quien recibió la estatuilla a la trayectoria; a Carlos Díaz, por su labor en el ámbito de Economía de la Salud; la Federación de Asociaciones de Trabajadores de la Sanidad y el Hospital Materno Infantil Ramón Sardá, en el rubro servicios de salud.

Con la colaboración de Gustavo Ybarra

Jaime Rosemberg / La Nación

compartir