Novedades

Encuentran a una mujer muerta en un pozo ciego y la camioneta de su pareja, principal sospechoso, apareció flotando en el mar

Una camioneta Volkswagen Amarok flotando sobre las aguas del mar en Miramar sorprendió en la mañana de este sábado a personal del Comando de Patrullas que recorría la costa. Poco después se supo que el vehículo pertenece a Sebastián Leandro Cecchetto (46), quien es buscado por tierra, aire y mar por ser el principal sospechoso del femicidio de Valeria Luján González (28), la pareja y la mamá de su hijo de tan solo un año.

El padre de la joven la encontró muerta en el pozo ciego de su casa.

El vehículo fue hallado sin ocupantes en el mar, a la altura del Vía Crucis del vivero Florentino Ameghino. Al revisar la zona, los policías encontraron la huella de recorrida del vehículo sobre el terraplén hacia una caída de diez metros de altura sobre la bajada de la playa.

Una serie de rastrillajes marítimos y terrestres se activaron rápidamente para intentar localizar a Cecchetto ante la hipótesis de que pudo haber existido un suicidio o pudo haberlo simulado al arrojar su vehículo al mar.

El sospechoso era intensamente buscado desde la madrugada, después de haber escapado de la localidad de Batán, a 17 kilómetros de Mar del Plata, luego de ser visto por los hermanos de la víctima en un boliche.

Todo comenzó sobre la noche del viernes, cuando el padre de Valeria llamó a Cecchetto. Estaba preocupado porque no se podía comunicar con su hija, quien no había ido al cumpleaños de la madre. La pareja de la joven le dijo que tampoco sabía nada.

Entonces, el padre de Valeria se presentó en la Comisaría 8va. de Batán para realizar la denuncia por averiguación de paradero y lo hizo acompañado de su yerno, según revelaron a 0223 desde la Jefatura Departamental de Policía de Mar del Plata. Cecchetto, consultado por los agentes, ratificó la denuncia por la desaparición.

Poco después de estar en la dependencia policial, dos hermanos de la víctima vieron al hombre en un boliche de Batán y le habrían reprochado la falta de preocupación. Su hijo había quedado al cuidado de la abuela. En ese momento, habría existido una pelea que terminó cuando Cecchetto se dio a la fuga en su camioneta.

El sospechoso tiene un negocio de herrería en Batán y no se le conocen antecedentes penales. Tampoco había ninguna denuncia por violencia de género aunque los familiares de la víctima sospechaban de la existencia de algún tipo de maltrato en la pareja.

A través de redes sociales, familiares de Valeria expresaron su dolor. «Lamentablemente perdimos a mi prima, de la peor manera, de la cual jamás nos hubiéramos imaginado, de la que jamás desearía que alguien lo viviera», posteó Gabriela, prima de la víctima, en Facebook.

Y denunció: «Ella nunca se fue: a Vale la mataron, la mató el padre de su bebé, la persona con la cual había dormido horas antes, la misma que se paseó por todo Batán sin sentir un poquito de culpa, sin importarle que le arrebató la vida a la mamá de su hijo».

Luego de realizar la denuncia, el padre de Valeria fue hasta la casa de la pareja, ubicada en las calles 133 y 122, sobre la ruta provincial 88. No la encontró. Se dirigió al fondo de la vivienda y se acercó hasta un pozo ciego. Movió la tapa de cemento de la cámara séptica y descubrió el cuerpo flotando de la joven a algunos metros de profundidad.

Con la llegada de la Policía Científica se logró extraer el cuerpo ya entrada la madrugada, al mismo tiempo que se emitía un alerta para localizar la camioneta de Cecchetto.

A la espera de la autopsia, los investigadores notaron en primera instancia que no había lesiones de arma blanca ni de arma de fuego, pero el cuerpo presentaba golpes y signos de ahorcamiento.

La fiscal Romina Díaz de la UFI N°6 está a cargo de la investigación y ordenó distintas diligencias para reconstruir las últimas horas de la víctima.

Clarin

compartir