Novedades

Falleció Ricardo Maxit, propietario y editorialista de El Entre Ríos

El Doctor Ricardo Maxit, propietario y editorialista de El Entre Ríos, falleció este viernes. Tenía 86 años.

Era tal su pasión por el periodismo, que hasta el último aliento continuó escribiendo los editoriales del diario al que destinó sus energías y toda su pasión, junto a su esposa, la Escribana Graciela Marcó de Maxit, y a sus hijos María, Ricardo, Sofía, Josefina y Alejo. De hecho, el editorial de hoy viernes, titulado “El Salvador: un caso de estrategia inadmisible en materia de seguridad pública”, es de su autoría.

Pero Colón no sólo despide al hombre del diario, al ensayista de honda cultura, y al esposo y padre de familia. También le dice adiós al profesor de instrucción cívica, que formó a generaciones desde sus clases en el nivel secundario de la Escuela Normal Mixta República Oriental del Uruguay. Sin olvidar otras facetas de su accionar, como su servicio desde siempre a la cultura a través de la Biblioteca Fiat Lux y el ejercicio de su vocación de abogado. En su despacho supo atender a gente de todos los orígenes, guiando a quienes venían a verlo no sólo en lo jurídico sino en lo humano.

Su generosidad, ejercida desde el más absoluto bajo perfil, se prodigó en favor de múltiples vecinos e instituciones.

Durante muchísimos años, incluso hasta no hace mucho, viajaba a San Salvador para atender clientes en esa zona, que antiguamente perteneciera al Departamento Colón. No le importaba tener que lidiar con caminos y rutas desechas para cumplir con sus defendidos.

Quienes lo conocieron desde hace años quizá también lo recuerden por su presencia en misa de domingo, siempre de traje y, por lo general, parado en el fondo del templo, casi como pidiendo permiso, lejos de ocupar los primeros lugares.

Entre sus causas, hay una que abrazó con enorme amor y fervor: los árboles. En especial, el arbolado urbano, a sabiendas de que al mismo tiempo estaba defendiendo calidad de vida, el hábitat necesario para que se realicen las personas.

En lo político, defendió sus ideas con firmeza, pero siempre con un enorme respeto hacia quienes sostienen posturas diferentes. Es más, los textos de sus últimos años destilaban una verdadera “misericordia” hacia todos y cada uno de los actores de la hoy agrietada vida política argentina.

El Entre Ríos extrañará por siempre sus editoriales, como también extrañará a uno de sus más fieles «lectores», porque desde siempre permaneció atento a cada línea publicada, extrayendo reflexiones valiosas incluso de hechos que parecían insignificantes, pero que bajo su mirada se volvían motivos para una mejor comprensión de la realidad y de la condición humana.

Fuente: El Entre Ríos

compartir