Novedades

Fuertes críticas a los organismos de Derechos Humanos por su silencio ante la llegada de Nicolás Maduro al país

La llegada de Nicolás Maduro, en el marco de la cumbre de la Celac que se realizará este martes en Buenos Aires, motivó numerosos cuestionamientos de dirigentes de la oposición, así como del exterior, pero curiosamente, convivieron con un llamativo silencio de los organismos de Derechos Humanos locales.

Durante el domingo se conoció la decisión de Patricia Bullrich de recurrir a la DEA para que detenga al presidente de Venezuela en su ingreso al país y además surgieron críticas directas ante la inacción de los organismos de DD.HH. frente a la llegada del dictador. Algunas versiones aseguran que Maduro ya estaría en vuelo y podría arriba a la Argentina en la madrugada del lunes.

Miguel Ángel Pichetto fue uno de los que se expresó sobre el rol de los organismos. «No me sorprende para nada, son parte del problema y de la falta de debate. Se han convertido en un sector de reivindicación de derechos humanos faccioso. Lo que importa es siempre mirar hacia atrás, hacia los ’70, sin proyectar para nada el futuro de la Argentina, con los Derechos Humanos en su conjunto», opinó el auditor general y referente de Juntos por el Cambio, en diálogo con Radio Rivadavia.

Consultado por Clarín, el titular de la Coalición Cívica, Maximiliano Ferraro, dijo: «Es un silencio que duele y preocupa. Las violaciones de derechos humanos en Venezuela, Cuba y Nicaragua son graves. Es un retroceso en nuestra historia en materia de DDHH», sostuvo, añadiendo a la lista de invitados por el Gobierno a la cumbre de la Celac a líderes de gobiernos dictatoriales, como Miguel Díaz Canel de Cuba y Daniel Ortega de Nicaragua.

El presidente de la UCR, Gerardo Morales, ante la pregunta de este diario, expresó su cuestionamiento a la «repudiable actitud de estos organismos politizados y alejados de su verdadero rol de garantes de los derechos humanos». El gobernador de Jujuy agregó: «Es otro de los retrocesos culturales impuestos por el relato kirchnerista en las dos últimas décadas».

También habló con este medio Javier Milei, de la Libertad Avanza, que dijo que Argentina «no tiene que hacer tratos con comunistas, con ninguno, ni con Venezuela ni con Cuba ni con Nicaragua, ni con China». Y fue más allá: «A los que me vengan a decir que no tengo con quién exportar, me importa un rábano, lo haré con otro». Milei recordó también que el Foro de San Pablo, del que fueron parte Lula y Hugo Chávez, buscó instaurar la Unión Soviética en Latinoamérica».

Algunas de las organizaciones de DDHH que suelen expresarse y que esta vez no lo hicieron son especialmente las vinculadas al kirchnerismo, que recientemente avalaron el pedido de juicio político iniciado contra la Corte Suprema.

Sobresalen, entre otras, Abuelas de Plaza de Mayo, CELS, Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas, H.I.J.O.S., Capital Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, Asociación Buena Memoria, Comisión Memoria, Verdad y Justicia de Zona Norte, Familiares y compañeros de los 12 de la Santa Cruz,  Fundación Memoria Histórica y Social Argentina,  Liga Argentina por los Derechos Humanos,  Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos y Asamblea Permanente por los Derechos Humanos La Matanza.

Un repudio

En los últimos días hubo escasas expresiones de referentes de DDHH ante la visita de dichos dirigentes al país. Una de ellas fue la del Foro Argentino por la democracia en la región, que tituló «Dictadores nunca más» un spot que difundió en redes sociales.

«Para un país como la Argentina, que no olvida los horrores de su propia dictadura, estas visitas son una ofensa. Para miles de migrantes, expulsados por estos mismos dictadores, estas visitas son un insulto y una provocación», sostienen en el corto.

Allí, además, critican al régimen cubano por tener presos políticos «desde que Fidel Castro llegó al poder en 1959», la situación «represiva y sangrienta, responsable de más de 300 asesinatos en las protestas de 2018″ en Nicaragua y la violación a los derechos humanos en Venezuela, denunciada por organismos internacionales en la Corte de La Haya».

Los integrantes de Fader pidieron al presidente Alberto Fernández suspender las invitaciones a Maduro, Díaz-Canel y Ortega. «Acá no son bienvenidos. ¡Suspenda esto! Entienda que en la Argentina, “nunca más” significa… ¡nunca más!», concluyen.

Los miembros de FADER que firmaron el escrito fueron dirigentes nacionales, más periodistas y referentes de distintos sectores como Waldo Wolff, Elisa Trotta, Karina Banfi, Daniel Sabsay, Santiago Kovadloff, Graciela Fernández Meijide, Ricardo López Murphy, Jorge Faurie, Alfredo Leuco, Maximiliano Ferraro, Jorge Ferronato, Eduardo Feinmann, Alfredo Cornejo, Diego Guelar, Álvaro De Lamadrid, Paula Bertol, Brian Schapira, Héctor Schamis, Sabrina Ajmechet y Marcelo Birmajer.

Además, el viernes pasado, representantes de Juntos por el Cambio en la Cámara de Diputados redactaron un comunicado en el que pidieron evitar el ingreso al país a Nicolás Maduro y declararlo «persona non grata».

LOS DICTADORES NO SON BIENVENIDOS

Presentamos un proyecto para declarar a Maduro “persona non grata” por la constante violación a los DDHH del pueblo venezolano. Alberto Fernández invitó a un dictador a pasear por nuestro país. El kirchnerismo es cómplice. pic.twitter.com/UwTfokYt6C

— María Eugenia Vidal (@mariuvidal) January 19, 2023 » data-providername=»twitter»>

 

LOS DICTADORES NO SON BIENVENIDOS

Presentamos un proyecto para declarar a Maduro “persona non grata” por la constante violación a los DDHH del pueblo venezolano. Alberto Fernández invitó a un dictador a pasear por nuestro país. El kirchnerismo es cómplice. pic.twitter.com/UwTfokYt6C

compartir