Novedades

Gasoil: Por la falta de combustible los transportistas de Tucumán van a un paro por tiempo indeterminado

La medida de fuerza comenzó a las 0 horas de este martes. El Gobierno tucumano presentó un recurso judicial para garantizar la libre circulación por las rutas. Habrá manifestaciones en siete puntos estratégicos.

El diálogo con el Gobierno provincial ingresó en un callejón sin salida y no pudo evitar la medida de fuerza. Este martes 21, desde las 0 horas, se pone en marcha en Tucumán un paro por tiempo indeterminado de los transportistas de cargas. La falta de gasoil en las estaciones de servicio, el elevado costo ante la escasez y la necesidad de renegociar con las empresas el valor de los contratos para llevar los productos de un punto a otro, son parte de los reclamos, de acuerdo a la dirigencia de la Cámara de Transporte de Cargas local (CTCT).

El jueves sesionó en Resistencia, Chaco, el Consejo Federal del Autotransporte de Cargas y el tema más relevante que se analizó fue el desabastecimiento que impacta, sobre todo, en las provincias del Norte Grande. Por esta razón se analizó una medida de fuerza nacional que más tarde se desestimó porque los problemas de desabastecimiento de gasoil y la distorsión de su precio se producen desde Córdoba hacia arriba, salvo algunas excepciones en el centro del país, según Eduardo Reinoso, presidente de la CTCT.

Este último sábado la entidad tucumana sesionó en su sede de San Miguel de Tucumán y por abrumadora mayoría decidió activar el paro por tiempo indeterminado que se iba a realizar el 31 de mayo, también por los mismos motivos, pero que se dejó de lado por el inicio de una mesa de diálogo a la que convocó el gobernador interino Osvaldo Jaldo, por la asunción de Juan Manzur como Jefe de Gabinete de Ministros. En varias reuniones se anticipó que el faltante se iba a solucionar en el corto plazo, mientras los camioneros también reclamaban renegociar los contratos con los empresarios para los que trabajan.

“Ninguna de las cosas se han resuelto. Sigue el faltante y nuestros socios consiguen hasta un máximo de 200 litros por camión, con suerte, y a un precio de $ 190. Si queremos más en algunas estaciones piden hasta $ 230. Esta situación afecta nuestra actividad y la competitividad porque cuando cerramos los contratos con las empresas lo hicimos a un valor de $ 110 el litro de gasoil y ese costo ya no existe. Trabajamos con tarifas que no fueron actualizadas. El gasoil subió un 230 % y las cubiertas un 150 %. Queremos un país federal, que el gobierno nacional se comprometa en una solución, estos problemas no existen en la Capital Federal”, señaló Reinoso en diálogo con elDiarioAr.

El último viernes elDiarioAr entrevistó a un camionero en la fila de una estación de servicio que contó el hastió y el cansancio extra que padece por las esperas de hasta siete horas. Detalló que un viaje hacia el centro de país, con destino a La Plata, descargando azúcar y cargando harina, que suma un total de 2800 kilómetros, le insumen hasta 10 ingresos a estaciones de servicio. Así, un viaje de 40 horas se estiró a cuatro días. “Estas esperas te vuelven loco, te estresan, porque te subís al camión sin saber cuándo llegarás al destino, perdes largas horas de tu vida esperando cargar gasoil”, sostuvo el camionero Germán Ontivero, que vive en Aguilares, en el sur tucumano y desde hace 15 años maneja camiones de gran porte.

Según datos de las entidades, alrededor de 2000 camiones se mueven a diario por las calles y las rutas tucumanas trasladando distintos tipos de mercaderías, desde golosinas y bebidas, hasta productos para supermercados. A esta altura del año se le suman los vehículos de las dos producciones más importantes de Tucumán, que le reportan ingresos en dólares: la zafra azucarera y la cosecha del limón. Todas estas actividades se verán afectadas por la medida de fuerza. No habría inconvenientes en el traslado de camiones con combustibles, traslado de móviles con caudales y el transporte público de pasajeros.

El viernes el gobernador Jaldo había señalado públicamente su desacuerdo con la protesta cuya decisión era inminente. “Si hay un paro, miles y miles de trabajadores quedarán sin trabajo, sin su jornal. El Gobierno sigue sosteniendo que un paro no beneficia, no ayuda y no es una solución, solo agrava la situación. Por eso, estamos en diálogo. Hemos pedido a los sectores que sigan conversando con la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac)”, había dicho.

No alcanzó, al día siguiente, decidido el paro, Reinoso recibió el llamado del Ministro de Desarrollo Productivo de Tucumán, Álvaro Simón Padros, en un último intento para que se desactive la protesta pero no fue posible. El dirigente la ratificó en ese diálogo por teléfono.

El paro también incluye la concentración de transportistas en siete puntos estratégicos de Tucumán por donde circulan gran parte de los camiones: en la rotonda conocida como El Empalme (al este de San Miguel de Tucumán, RN 9), rotonda de Los Gutiérrez, cruce de Las Cejas, La Palomita, Famaillá, Monteros y Concepción. Según la dirigencia, las asambleas comenzarán en esos lugares a las 7 y no habrá bloqueos en las rutas. “Les pedimos a nuestros socios que les avisen a los empresarios que no carguen, sobre todo a las alimenticias, para evitar problemas”, manifestó Reinoso.

El Gobierno tucumano insiste en que ninguna fábrica, ingenio azucarero o citrícola tuvo que parar sus máquinas por el faltante, aunque admitió que es aún mayor la demanda que la oferta para medianos y pequeños transportistas, que son los más afectados. Se espera que la llegada de los buques con gasoil desde el exterior que compró YPF normalice el abastecimiento.

La respuesta del Poder Ejecutivo tucumano a la confirmación de la protesta se tradujo en que la Dirección Judicial de Fiscalía de Estado, por pedido de Jaldo, le solicitó a la Fiscalía Regional del Centro Judicial Capital que adopte, según el escrito, “todas las medidas conducentes al cuidado de los bienes y libertades personales de todos los ciudadanos del territorio provincial con motivo de la huelga anunciada por la asociación de transporte de cargas de Tucumán”. Con esto, el Gobierno quiere garantizar la libre circulación en rutas provinciales y nacionales. Es que en la asamblea de los transportistas se deslizó que podría haber acciones para evitar que ingresen camiones a Tucumán.

Por esta razón, en la denuncia se señala: “la decisión de la comisión directiva asume plena y agravada entidad, al decidir una huelga cuyos resultados pueden traer aparejados trastornos y daños irreparables a la actividad productiva de la provincia: transportes pasajeros, perdida de jornales de trabajadores de todas las actividades, daño a la actividad sucroalcoholera, desarrollo de actividades esenciales, etc. La huelga es en este caso una estrategia destructiva que generará más problemas que los que supuestamente desea corregir”.

DC/MG

compartir