Novedades

Guerra de Malvinas, a 40 años: las huellas en los ex combatientes

Según el listado oficial del Ministerio de Defensa de la Nación, 460 soldados misioneros combatieron en Malvinas, incluidos los nueve que fallecieron en las islas y otros que murieron luego de finalizada la guerra. En vísperas de cumplirse el 40° aniversario, varios de esos sobrevivientes y sus familiares dan cuenta de las huellas y de las heridas aún presentes. Cómo siguieron sus vidas y las relecturas que deja el conflicto, desde la perspectiva que da el paso de cuatro décadas.

Guerra de Malvinas, a 40 años: las huellas en los ex combatientes
Luis Durán ingresó al Ejército y se hizo mecánico armero, por lo que al estallar la guerra se convirtió en imprescindible. Desde su casa en Villa Sarita, revive el desgaste por el conflicto y cuenta cómo son ahora sus días. //Foto: Marcelo Rodríguez

Este 2 de abril se cumplen 40 años del desembarco de tropas argentinas en las Islas Malvinas en un intento de recuperar los territorios soberanos en el Atlántico Sur. Esta acción orquestada por la Junta Militar que gobernaba de facto la Argentina provocó la ofensiva británica y escaló en un conflicto bélico que se extendió por 74 días hasta el 14 de junio de 1982, cuando ante el avance de las fuerzas enemigas y los ataques simultáneos, el gobernador de las Islas general Mario Benjamín Menéndez firma la capitulación argentina.

Más allá de las reales motivaciones de la dictadura para ir a la guerra y de las interpretaciones de estos hechos, en aquella incursión patriota en el suelo argentino más austral y usurpado por Reino Unido perdieron la vida 649 soldados argentinos; nueve eran misioneros.

En las cuatro décadas siguientes muchos ex combatientes además de las secuelas físicas y psicológicas de la guerra, sufrieron las consecuencias de la desmalvinización y de un Estado que muchas veces les dio la espalda.

Vigente

Esta fecha que constituye un capítulo trascendente, doloroso y abierto de la historia argentina, la Cuestión Malvinas como rasgo de identidad está latente en la mirada, los cuerpos y las voces de los ex combatientes, al mismo tiempo que una agenda oficial se prepara para reconocerlos y visibilizar el reclamo por recuperar el ejercicio de la soberanía desde el diálogo.

El Territorio, en este informe, rescata el valioso testimonio de los veteranos de Malvinas, su valentía, las condiciones extremas que afrontaron y su causa en el presente: evitar que Malvinas se olvide, también el recuerdo de los caídos a través de la familia del soldado Alfredo Gregorio, y una aproximación a la comprensión y la memoria.

De las imágenes del presidente de facto Galtieri dirigiéndose victorioso a una Plaza de Mayo colmada en apoyo a la contienda, a la caída de la dictadura y la transición democrática, la Guerra de Malvinas es un actor fundamental en el devenir de la historia del país y sus vaivenes, también en las historias individuales y familiares de quienes estuvieron en el campo de batalla.

Y aún permite revisitas, como el rescate del rol de las mujeres que fue invisibilizado y que prestaron servicios de enfermeras e instrumentadoras quirúrgicas como parte de las Fuerzas Armadas atendiendo a los heridos.

«Ni bien concluyó la guerra, la sociedad argentina fue sometida a un proceso de ‘desmalvinización’, fue orquestado por los vencedores y ejecutado por ciertos sectores de poder en la Argentina, siempre afectos a defender los intereses foráneos antes que los propios», sostuvo el historiador Pablo Camogli, autor del libro Batallas de Malvinas: todos los combates de la guerra del Atlántico Sur.

Y señaló que otra consecuencia fue la generalización de teorías simplistas o «directamente falsas» sobre las causas del conflicto por la soberanía austral. «Para buena parte de las y los argentinos la guerra fue la última locura militar de la dictadura. Reducir la totalidad del conflicto a las necesidades políticas de la Junta Militar o al grado alcohólico de Galtieri no sólo es absurdo, también es funcional a los vencedores, cuyas culpas se esfuman en estas interpretaciones simplistas».

En primera persona

Evelio Castelnovo, veterano de Malvinas y presidente de la Federación Misionera de Veteranos Héroes de la Guerra de Malvinas y Oscar Daniel Valiente, también veterano y actual director general de Atención a Veteranos de Guerra del Ministerio de Gobierno de Misiones, destacaron que es la primera vez que se designa al frente de esta área oficial a un ex combatiente elegido por sus camaradas. De esta manera, Valiente fue elegido en consenso por las siete asociaciones de veteranos que hay en la provincia y en sintonía con la federación.

Esta dirección tiene nueva oficina en calle Córdoba 2251 entre Junín y San Luis que está abierta a todos los veteranos y sus familias e impulsará próximamente un nuevo relevamiento de la situación de cada ex combatiente en la provincia.

En el listado del Ministerio de Defensa de la Nación están registrados 460 soldados misioneros que combatieron en Malvinas, incluidos los nueve que fallecieron en las Islas y otros que murieron luego de finalizada la guerra.

Los ex combatientes coincidieron en que «es importante que se puedan conocer los testimonios de los veteranos, que todavía estamos y podemos contar desde nuestras vivencias lo que fue la guerra, y en tantos años con la causa Malvinas recorriendo las escuelas y otros espacios llevando nuestra verdad sobre la guerra y para que no se olvide, se puede decir que no hay dos relatos iguales, cada veterano tiene su propia experiencia y su propia mirada y sus propios recuerdos y heridas de la guerra».

compartir