Novedades

Hallan muerta a Elizabeth Di Legge, la enfermera del Churruca que había desaparecido el viernes en González Catán

El cuerpo fue encontrado dentro de un galpón de su casa. Tenía una sonda colocada y una aguja de jeringa en su brazo. Su marido quedó demorado.

Elizabeth Julia Di Legge (47), la enfermera del Hospital Churruca que había desaparecido el último viernes, fue hallada muerta este lunes cerca del mediodía. Su cuerpo fue encontrado dentro un galpón en su casa de González Catán tras un operativo realizado con una brigada de perros rastreadores de la Policía Bonaerense. Su marido quedó demorado.

Según confirmaron fuentes policiales a Clarín, la mujer fue encontrada dentro de un galpón de la vivienda, ubicada en Larre 10 esquina Conde, en la que vivía junto a sus tres hijos y su pareja. Para ingresar, los policías debieron forzar una puerta. Fue luego de que el can Afra marcara el lugar.

El cuerpo de Elizabeth fue encontrado con una sonda colocada y una aguja de jeringa en su brazo. Tenía una campera cubriéndole el rostro.

Di Legge tenía una discapacidad auditiva. De acuerdo a la reconstrucción que se hizo durante la búsqueda, la mujer habría salido a trabajar el viernes por la mañana y no llegó nunca al lugar de trabajo. Su esposo, Silvio Eduardo Espíndola, fue quien denunció su desaparición. El hombre, de 44 años, también es enfermero en el Churruca.

Ahora, tras la noticia de su muerte, las pericias determinarán si efectivamente llegó a salir de la vivienda o si siempre estuvo allí.

Pasado el mediodía, mientras la Policía Científica tomaba rastros, vecinos y amigos de Elizabeth se acercaron a la puerta de la casa. En el lugar también se encontraba presente el fiscal Matías Folino, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) descentralizada 3 de Gregorio de Laferrere, quien tiene a su cargo la causa que inicialmente se caratuló como «averiguación de paradero».

En este sentido, la mayoría de los allegados que arribaron al lugar apuntó directamente contra su pareja. «Fue él, la trataba como a una basura», afirmó una testigo y agregó: «La mató física y psicológicamente».

El chat que aportó una amiga de Elizabeth Di Legge a la Justicia antes de que la enfermera fue hallada muerta en su casa de González Catán.El chat que aportó una amiga de Elizabeth Di Legge a la Justicia antes de que la enfermera fue hallada muerta en su casa de González Catán.

Susana, una de las amigas de Di Legge, había aportado a los investigadores un chat que tuvo horas antes de la desaparición. «Imaginate que cuando llego estoy destruida y encima acá (tengo) cada pelea con el otro hdp (sic)», dice uno de los mensajes. «La verdad estoy muy triste, me trata mal y mi casa es un desorden», agregó.

En diálogo con los medios, la mujer afirmó: «Ese hijo de puta la tiene que pagar. Tres días un cadáver en un galpón y va a andar por la calle diciendo ‘no sé dónde está mi mujer’«, Y agregó: «Siempre la trató mal. Ella venía siempre a mi casa llorando. La mató él, no lo dudo, porque él siempre la maltrató. Yo le decía que se tenía que venir a vivir conmigo, que no tenía porqué aguantar a esa basura».

Otra vecina que también dio su testimonio a los canales que llegaron a la puerta de la casa contó que en el último tiempo la veía muy mal. «Venían con crisis y la veía mal. Se la veía cabizbaja», relató.

Qué dijo el marido de la enfermera

Más temprano, el hombre había dado una entrevista a TN en el mismo domicilio donde fue hallado el cuerpo de Di Legge. «Salió entre las 8 de la mañana y las 12 del mediodía. La noche anterior tuvimos una discusión, pero no hubo gritos, ni nada«, contó.

«Fue un intercambio de cosas de lo cotidiano. Todo me indica que ella salió de casa normalmente. Trabajamos en el mismo lugar, somos los dos enfermeros, yo me levanté para ir a trabajar 5, 5 .20 de la mañana para ir a trabajar», afirmó. «Yo me entero mucho más tarde (de la desaparición) porque nada me hacía suponer que iba a pasar algo así», agregó.

Por su parte, Silvio también reveló que el último contacto que había tenido con su mujer fue a las 10 del viernes último, a través de Whatsapp. Según señaló, ese día ella debía ir a trabajar.

Este último dato lo desmintió el Director del Hospital Churruca, Norberto Grisolia, quien aseguró que los viernes ella no suele prestar servicio y que la enfermera trabajó el jueves de 14 a 21 horas.

Asimismo, remarcaron que él llamó ese viernes a la noche al Hospital y que los horarios de la mujer eran «sábados, domingos y feriados habitualmente».

DD

compartir