El servicio de Guardia del Hospital Escuela de Salud Mental de Paraná se constituye como un dispositivo clínico para la atención de las urgencias en salud mental. Es la única en su tipo en la provincia, dado que el resto de los monovalentes no cuentan con una y en los hospitales generales las guardias de salud mental son en modalidad pasiva. El funcionamiento activo las 24 horas, durante todo el año, ubica al nosocomio como único establecimiento de la provincia que brinda asistencia a las urgencias bajo esta modalidad.

En ese sentido, las guardias se conforman mayoritariamente por equipos interdisciplinarios y cuentan con personal de Enfermería exclusivo, lo cual es fundamental para el sostenimiento de una atención diferenciada de las salas de internación.

Este servicio es coordinado por la psicóloga Lourdes Herrlein y el psiquiatra Lisandro Reyes, ambos especialistas en salud mental, egresados de la Residencia Interdisciplinaria en Salud Mental (RISaM). Asimismo, es un espacio para la formación de recurso humano, fundamentalmente de residentes de la RISaM,y también de estudiantes de carreras de grado.

Allí se atienden las demandas espontáneas y las que puedan surgir de las 5 salas de internación con las que cuenta el hospital. Las situaciones más frecuentes tienen que ver con la angustia en sus diversas manifestaciones, el malestar subjetivo asociado a violencia, las descompensaciones de las psicosis, las excesos y conductas disruptivas en los consumos problemáticos, y las autolesiones como problemática creciente, principalmente en jóvenes.

Al mismo tiempo, se articulan las intervenciones con otras instituciones y órganos como centro de salud, hospitales generales, Copnaf, Justicia, y Educación.

Cabe señalar que en marzo de 2021 se inició un proceso de regularización de los cargos de planta, a partir de la efectivización de un concurso profesional histórico que permitió el pase a planta de seis profesionales.

Criterios de internación

La internación, en tanto recurso terapéutico, surge de la evaluación interdisciplinaria de cada situación singular. Sin embargo, cuando sobrepasa la capacidad de respuesta del propio sujeto, del sistema familiar/social y de las estrategias de los equipos de salud ambulatorios, la internación se torna una posibilidad para dar curso a otras intervenciones. En el caso de las internaciones voluntarias las mismas implican un acuerdo terapéutico entre el equipo de salud y el usuario mediante consentimiento informado.

Salas de observación

La observación en salud mental se viene realizando desde hace algunos años en el hospital, y busca introducir un tiempo para el abordaje de las urgencias subjetivas. Este tiempo permite abordar la crisis, realizar las entrevistas que sean necesarias, efectuar los cuidados y controles de enfermería, solicitar interconsultas en el hospital general, realizar coordinaciones institucionales y con profesionales de otros servicios, y contactar a familiares.

La observación posibilita introducir un momento de pausa para abordar la situación de urgencia que permite realizar intervenciones alternativas a la internación o la derivación a consultorios externos.