Novedades

Importante hallazgo arqueológico en parque San Carlos


En un trabajo conjunto con científicos del CONICET, que se encuentran realizando exploraciones arqueológicas en la zona, el equipo de la Dirección del Parque San Carlos encontró restos fosilizados de un árbol cuya datación puede estimarse en más de 80.000.
El hallazgo es consecuencia de una labor iniciada tiempo atrás, cuando el guardaparque Marcelo Cortiana localizó los primeros vestigios y la Dirección del Parque se contactó con la museóloga Cristina Vasallo de Cettour, especialista en el tema, quien estableció los correspondientes vínculos con investigadores del CONICET relacionados a este tipo de investigaciones.

Es así entonces que la doctora Soledad Ramos (bióloga e investigadora del CONICET de la ciudad de Diamante); la doctora Daniela Kröhling (geóloga e investigadora de la Universidad Nacional del Litoral) y el becario Tomás Navarro (licenciado en Ciencias Naturales del Centro de Investigaciones de La Plata) dieron comienzo a las labores que finalmente concretaron el significativo descubrimiento en el predio del parque.

Al respecto, los especialistas informaron que se trata de una planta fósil de hábito arbóreo – de 1.30 de largo por 55 cm de diámetro – hallado en la formación geológica denominada “El Palmar”, habiendo sido depositada allí por las corrientes del río Uruguay en el período Pleistoceno Superior.

La edad de dicha formación geológica puede presumirse en 80.000 años; aunque otras dataciones de la formación “El Palmar” arrojan una estimación de 173.000 años, por lo que la pieza localizada podría ser aún más antigua.

A partir de su estado de preservación y visibilizando su corteza, se deduce que es un espécimen autóctono. A través del proceso iniciado a partir de su extracción, se determinará de qué especie arbórea se trata.

Sobre este punto, Kröhling y Ramos explicaron que la posibilidad del hallazgo está relacionada a los factores naturales que intervinieron para que haya sido posible: “para que la fosilización o petrificación puede darse , deben ocurrir condiciones excepcionales en el ambiente, en el que actuaron a través de miles de años la humedad, el hierro y el sílice, entre otros elementos”, indicaron.

Por su parte, el director del Parque San Carlos, Paulos Tisocco, agradeció a los investigadores del CONICET, al Museo de Antropología y Ciencias Naturales, al equipo de trabajo del Parque y las diferentes áreas del municipio que colaboraron.

“Este descubrimiento le aporta aún más volumen a la dimensión natural, arqueológica e histórica del parque, aspectos que en el marco de los lineamientos de trabajo acordados con el intendente Enrique Cresto tenemos la intención de resaltar”, afirmó el funcionario.

EVOLUCIÓN DEL CAMBIO CLIMÁTICO

“Este fósil es de suma relevancia porque está incluido alrededor de una unidad geológica, de una formación asociada a la faja fluvial del río Uruguay, que tiene una importancia paleoclimática y paleoambiental que se estudia a nivel mundial, para hacer reconstrucciones y analizar la evolución del cambio climático”, detalló la doctora Kröhling.

En el mismo sentido, Tomás Navarro – oriundo de Concordia y becario del CONICET que actualmente prepara su tesis doctoral sobre análisis del sedimento de diferentes formaciones – destacó que “es una grata sorpresa y un motivo de orgullo que este descubrimiento se haya dado en Concordia, porque permite abrir la puerta a nuevas hallazgos, a más información sobre este período, que es precisamente el eje de los estudios que actualmente estamos realizando en el CONICET”, concluyó.

compartir