Novedades

Intentando navegar plata-formas electorales

En estas horas he intentado considerar el impacto positivo de la crisis ambiental, a partir de sus manifestaciones en la diversidad de sucesos ocurridos en el Cono sur, por lo menos en los últimos cuatro años: sequías, incendios, crisis del agua, deforestación, especies en extinción, como de inapelables informes científicos y el reciente del comité de expertos de la Convención de cambio climático y la pandemia, etc., es decir, insisto, sus efectos positivos en la construcción de las plataformas electorales* de los Frentes que participan de las próximas elecciones, en la provincia de Entre Ríos.

Las sorpresas son enormes, la frustración para la meditación, la reflexión, todo lo que los unos y los otros, no hacemos bien, incluso nosotros, los denominados ecologistas. No perder la capacidad de asombro, es aún poder sostenernos, caminar y soñar que sí es posible.

La plataforma del oficialismo (Frente de Todos) de no más de cuatro páginas, no merece consideración ni calificación alguna. Los enunciados sobre política ambiental o más desafiante, de transición hacia la sustentabilidad, son deseos de no más de una línea, que no pueden ser, reitero, incluso calificados. No existe una sola posición, una idea, una creación, sobre las conductas legislativas que se adoptarán en temáticas hoy centrales en el debate cívico nacional sobre sustentabilidad y preservación de los ecosistemas.

No tenemos idea entonces ¿o sí?, qué se propone impulsar legislativamente en el Congreso de la Nación. No aparece, seriamente, una idea erotizante.

La plataforma del PRO, la U.C.R. y otros (ahora Juntos por Entre Ríos) es una propuesta desarrollista neoliberal, redactada incluso como si estuviéramos frente a una elección del gobierno nacional, en su integridad.  Promociona la mayor artificialización de nuestros ríos, la profundización del modelo de simplificación productivo vigente, con los impactos más que negativos de desarticulación de las diversidades culturales, económicas y ecológicas.

Expone sí, una fuerte convicción de promoción de la energía nuclear, los combustibles fósiles no convencionales en Vaca Muerta, la biotecnología como la nanotecnología. Solo le faltó un deseo mayo de avanzar hacia un nuevo «tipo humano», el de la inteligencia artificial, siguiendo la línea de Yuval N. Harari y convocarnos a ser los casi primeros «Homo Deus» (hombre Dios) en el planeta todo.

En los dos textos es absoluta la ausencia de posición política, clara y transparente, en relación a los proyectos legislativos en debate social, sobre:

-Ley de protección de los humedales,

-o renovadas iniciativas legislativas hacia la agroecología,

-la protección contra la desertificación o una sola idea de cómo salvaguardar la diversidad biológica y cultural de nuestros pueblos tradicionales como indígenas.

-De la transición justa hacia energías limpias, cuáles y cómo, vacío.

-O sobre nuestra calidad como país acreedor por crédito ecológico (huella ecológica) solo en sueños, para no perder los tiempos con eso de deuda externa fraudulenta. Los dos frentes electorales las legitimaron siendo gobiernos y desde el Congreso como oposición.

No se encuentra sinergia alguna que la crisis climática produce en su vastedad, atravesando el conjunto de las políticas sectoriales, desde salud, educación, infraestructura, hasta las relaciones internacionales.

Los que se denominan Juntos por Entre Ríos, no hacen una sola mención a las reformas radicales que necesita el Tratado de la Cuenca del Plata como el Acuerdo Marco Ambiental del MERCOSUR, menos aún el acuerdo sobre la hidrovía Paraguay Paraná, etc. Se siguen promocionando los tratados de libre comercio, dibujando las palabras desde este mundo mega competitivo, el mismo que nos está llevando derecho y por la derecha hacia el iceberg.  Se convoca a la riqueza, palabra que compite con crecimiento y competencia.

Autocrítica, en parte, a los movimientos ecofeministas y ecologistas. No hemos aún logrado ecologizar el pensamiento y la acción política de los partidos más votados, hasta ahora.

El Partido Socialista como la Nueva Izquierda, tocan algunos puntos de los aquí expuestos como prioritarios, el primero en modo suave, la Nueva Izquierda más focalizado, estudiado, sentido y apropiado desde el acompañamiento militante, quizás, más comprometidos con un proceso de transición justa hacia un modelo, o modelos de salida hacia sociedades sustentables, con su lenguaje tradicional y confrontativo.

Se observa, entonces, que los partidos tradicionales no se conmueven en sus representaciones de candidatas y candidatos a la consideración del pueblo, por la crisis de civilización, por las causas de las pandemias, o las razones, finalmente, del desastre climático, consecuencia todas de estos modelos de desarrollo que unos y otros siguen promoviendo, promocionando, siguiendo el mismo camino de los países que lo han causado mayoritariamente, en emisiones de gases de efecto invernadero e ilimitada como descontrolada mega-escala de consumo de los bienes naturales y comunes de la humanidad toda y el conjunto de seres que conforman la Pachamama. Huella ecológica que hemos sufrido como país y que los unos y otros, aún mayoritarios, la siguen impulsando, celebrando y promoviendo.

Las Plata-Formas se han convertido en un teatro inexpresivo, aburrido y maquillado de palabras, donde se busca a cualquier precio Plata, y donde la Forma es solo eso, una formalidad vacía de crisis de civilización, de justicia climática, formas para cumplir con la norma que obliga a su presentación, textos cargados de pasado sin futuros, sin esos otros mundos posibles o un mundo donde quepan otros mundos – aquellas utópicas urgencias del Foro Social Mundial-.

Y en ese juego de palabras ahora, las Plata-Formas se olvidan o niegan al Ser río.

Se van a quedar y nos vamos a quedar sin río de La Plata, sin delta y sin agua potable para la mayor población de la argentina, no mañana, claro, pasado mañana, dentro de algunos años, décadas, eso que algunos atrevidos ecologistas, hace pocos años denominaron «equidad intergeneracional» y ahora, desde las plata-formas se podría llamar injusticia social, ambiental y climática, inequidad generacional.

Tienen mucha suerte que los carpinchos no votan.

Tienen suerte estas representaciones del pasado, que la naturaleza y sus diversidades no son aún sujeto de derechos. Que aún no está en una Sentencia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, el Yaguareté. Si así fuera, ya no lograrían conformar un congreso mayoritario ni una minoría interesante y conmovedora, serían lo que son, una triste expresión del pasado que nos lleva a este desastre.

Es mil veces más creativo, visionario, como conmovedor, el mensaje ambiental de Perón a los pueblos del Mundo (1972) que esta plata-forma oficialista retrógrada**.

O las bases de la política exterior de Raúl Alfonsín para el sueño de la Unión Sudamericana, como sus fundamentos para llevar a la Unión Cívica Radical hacia la Internacional Socialista.

Están bailando arriba del piano del Titanic, sin grieta en el escenario extractivista de saqueo. Es la ratificación de un modelo de país como parte de una región de sacrificio.

En este intento de navegación de las Plata-Formas, nos estamos hundiendo.

Pero vamos a los botes los seres carpincho, los seres Yaguareté, vamos a los botes a perdurar por un por-venir de esperanza, vamos como la madre tierra.

Sería más leal, saludable y honorable para los territorios y sus gentes, como para con los propios candidatos, comprometerse como plataforma legislativa, con la expansión nacional de su propia Constitución reformada en Entre Ríos durante el año 2008, con más de veinte artículos donde se expone un deber ser sobre sustentabilidad y políticas ambientales -hasta ahora solo en el papel- que lo hecho llegar a la Justicia Nacional Electoral. Los compromisos dibujados en estas Plata-Formas mayoritarias, son un retroceso enorme, no alcanza, no es suficiente, no está a la altura de las graves circunstancias.

(*) Abogado ecologista.

 

*https://www.electoral.gob.ar/nuevo/paginas/plataformas2021/er.php

**http://www.labaldrich.com.ar/wp-content/uploads/2013/03/Mensaje-Ambienta.

compartir