Novedades

Juicio por corrupción: “Era previsible la condena porque había muchas pruebas”, dijo Taleb

El ex embajador en Cuba y ex legislador provincial, Raúl Taleb, se refirió a la condena a ocho de prisión contra el ex gobernador, Sergio Urribarri, por delitos de corrupción. Cabe recordar que Taleb también fue condenado por enriquecimiento ilícito en 2016.

En declaraciones realizadas al programa A Quien Corresponda (Radio De la Plaza), Taleb afirmó que “son momentos muy difíciles”. “No hablé con él, intercambié algunos mensajes hace algún tiempo, no sabía cuál era el pensamiento de él, pero leí sus últimas declaraciones rechazando el fallo, estimo que habrá una apelación en Casación y de ser confirmada en segunda instancia le queda la alternativa de la Sala Penal del Superior Tribunal”, refirió.

Y agregó: “Pude seguir la lectura del fallo, que fue medio largo y por ahí me confundía con algunas de las causas, pero creo que era previsible la condena porque había muchas pruebas que deberán ser corroboradas en Casación y en una nueva defensa. También me pareció correcta la decisión inmediata de Sergio Urribarri de renunciar al cargo (de embajador), y ya sea que se la solicitaran desde el gobierno fue en tiempo exprés”.

Al respecto, Taleb sostuvo que “hubiera hecho lo mismo porque no comprometería a mi gobierno”. “He sido condenado, bajé mi perfil político hasta tanto se cumpla la condena que dispone solo tres años de inhabilitación y se cumplen en breve, pero estoy retirado de la política”.

Agregó que “la condena no afecta al funcionario, uno compromete a su gobierno, uno representa a un gobierno en tanto y en cuanto ha sido designado; cuando es un cargo electivo es distinto porque depende de su propia voluntad. Siempre fui reacio a tener un cargo designado siempre en mi carrera política estuve sustentado por el voto popular, incluso pasando por internas”.

Por otra parte, sobre las implicancias de la condena en la interna del Frente de Todos, estimó que “por parte del kirchnerismo habrá un silencio prudente por un tiempo” y en lo personal adelantó: “Voy a esperar el regreso de Urribarri y si tengo posibilidad de hablar con él, lo haré. Hay que esperar la instancia de apelación, soy un hombre de derecho y siempre respeté –más allá de no estar de acuerdo con mi condena- los fallos judiciales se cumplen, se acatan y no se discuten, y terminada mi condena hablaré y diré lo que realmente pienso del fallo y mostraré absolutamente todas las pruebas que mostré en el mismo proceso”.

Consideró que hace falta un debate o autocrítica al interior del peronismo provincial pero cuestionó que “hoy el partido está cerrado, no existe la posibilidad del debate interno, el Congreso provincial que es el órgano máximo del partido donde se pueden debatir estas cosas hace mucho tiempo no ha sido convocado; no hay elecciones internas, los mandatos de los congresales provinciales están vencidos hace ya mucho tiempo, estamos en una acefalía”. En tal sentido, admitió que “generalmente esto sucede que cuando el justicialismo es gobierno, el partido se traslada al gobierno”.

“La autocrítica debe ser una decisión de conjunto, de nada sirve hacer una autocrítica individual porque no tiene la fuerza política suficiente para que esto se revierta seriamente. Creo que esto tiene que venir no sólo desde lo nacional hacia lo provincial sino también desde abajo hacia arriba, y sería la única manera en que nos reencontremos con nosotros mismos, con nuestra ideología, con nuestro trabajo militante. Hoy el Partido Justicialista parece el PRO y el PRO parece el Partido Justicialista y esto es lamentable. Si puedo colaborar desde lo partidario lo voy a hacer, no pretendo ni aspiro ni voy a ocupar ningún cargo electivo ni designado en ningún gobierno justicialista próximo, si es que volvemos a ganar una elección”, reflexionó.

Reconoció que “puede ser” que Urribarri se equivocó en el manejo de los fondos públicos. “Puede ser que esa aspiración que pudo haber sido legítima en su momento de ser candidato a Presidente de la Nación, lo haya llevado por un camino equivocado. Pero como hombre de derecho, que ha sufrido en carne propia la Justicia o la injusticia según de qué lado se lo mire, esperaré que se confirme el fallo en todas sus instancias, para no pecar de apresurado en este sentido”, afirmó.

Finalmente, aseveró: “Urribarri va a venir, va a poner la cara, lo conozco y es un hombre de pelea. Me hubiese gustado haber seguido trabajando al lado suyo, siempre fui un hombre de consulta pero el tiempo dijo otra cosa. De todas maneras, en mi proceso judicial, si bien es cierto que lo afronté en soledad, no me sentí solo, me sentí muy acompañado por la gente, porque fue una denuncia política de un dirigente radical de Diamante y denunciado y todo gané las elecciones a senador por más de 7.000 votos. Mi tranquilidad de espíritu fue que no tuve condena social, tuve condena judicial que como condena hecha por los hombres puede ser equivocada”.

compartir