El Gobierno oficializará como secretario de Trabajo a Julio Cordero, abogado laboralista del Grupo Techint y vicepresidente del departamento de Política Social de la Unión Industrial Argentina (UIA), tras el despido de Omar Yasín. 

Una alta fuente del círculo rojo confirmó a la agencia Noticias Argentinas que será el abogado con perfil proempresarial el que ocupará el cargo de Yasín, luego del “error” cometido en el aumento salarial del 48% en los cargos del Poder Ejecutivo.

Cordero es delegado ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT) por la parte empleadora de la Argentina, y además vicepresidente del Instituto Derecho Social y del Trabajo. También, se desempeña como asesor de grandes empresarios del país.

El futuro secretario de Trabajo participó de la redacción del capítulo de reforma laboral del mega DNU 70/2023 de desregulación estatal que el Presidente presentó a fines del año pasado, apartado que se encuentra trabado en la Justicia.

Cordero estuvo presente en el debate que se dio en el Congreso sobre el proyecto de ley para reducir la jornada laboral y se opuso a la iniciativa. “Yo limito la jornada para que trabaje menos, ¿para qué? ¿O sea, está mal trabajar, estamos en contra del trabajo? ¿Para qué, para ir afuera a hacer qué? Por supuesto, la vida familiar es absolutamente importante, pero esto ya se debatió internacionalmente. El límite dispuesto por la OIT es de 8 horas diarias o 48 horas semanales”, indicó durante su exposición en la comisión.

En la administración libertaria dan por hecho que Cordero estará en sintonía con las ideas de Milei en materia laboral y sindical.

La salida de Omar Yasin

Si bien hubo un argumento legal que respaldó el accionar del mandatario, en Casa Rosada admitieron que el Yasín estaba bajo la atenta mirada del jefe de Gabinete, Nicolás Posse.

«Lo he despedido por un error que no debió haber sucedido. Lo están notificando en este momento», sostuvo Milei durante una entrevista que dio a LN+.

La justificación formal es que el jefe de Estado le había pedido al funcionario de la cartera de Capital Humano que en la resolución homologatoria del acuerdo salarial de enero aclarara que los incrementos de sueldo no fueran extensivos a los funcionarios del Ejecutivo, y no cumplió con la diligencia.

Pero una fuente con oficinas en Balcarce 50 le alertó a la agencia Noticias Argentinas que existían “diferencias de criterios con Posse a la hora de trabajar”, y que el descuido “precipitó todo”, es decir, motorizó la salida del ya apuntando abogado laboralista. 

El titular de ministros había dado muestras de sus intenciones luego de que el 6 de enero, instrumentara el desplazamiento del subsecretario de Trabajo, Horacio Pitrau, el número dos de Yasín, por considerarlo responsable de una mala estrategia negociadora ante los sindicatos.